La api­so­na­do­ra del Es­ta­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

La fuer­za del Es­ta­do. ¿Qué di­go? La api­so­na­do­ra del Es­ta­do. Ayer, mien­tras la opi­nión pu­bli­ca­da sa­bo­rea­ba el des­cen­so del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, el Go­bierno pa­sa­ba de ce­le­bra­cio­nes y da­ba un pu­ñe­ta­zo en la me­sa: si quie­res, Puig­de­mont, ce­le­brar un re­fe­ren­do, pá­ga­lo. Y acor­dó exi­gir a la Ge­ne­ra­li­tat una ren­di­ción se­ma­nal de cuen­tas pa­ra com­pro­bar en qué gas­ta el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes. Y si no hay esa ren­di­ción de cuen­tas, ame­na­za con la bom­ba ató­mi­ca: po­dría sus­pen­der las ayu­das del FLA, Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­ca. Es el gran ges­to de au­to­ri­dad de Ra­joy; la prue­ba de que tie­nen ra­zón los in­de­pen­den­tis­tas cuan­do acu­san al Go­bierno cen­tral de que los ata­ca por tie­rra, mar y ai­re; la com­pla­cen­cia a los sec­to­res más du­ros de la so­cie­dad que re­cla­man más con­tun­den­cia an­te la frí­vo­la ale­gría del anun­cio de la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na; un «has­ta aquí ha lle­ga­do la bro­ma».

¿Por qué ha­ce es­to el Go­bierno, si siem­pre man­tu­vo que el Fon­do de Li­qui­dez no se to­ca­ba co­mo ré­pli­ca al in­de­pen­den­tis­mo? Por­que tie­ne in­di­cios de que la Ge­ne­ra­li­tat es­tá des­vian­do di­ne­ro a la pre­pa­ra­ción del re­fe­ren­do. Tie­ne, so­bre to­do, evi­den­cias de que el Go­bierno ca­ta­lán es­tá ha­cien­do una tri­ple tram­pa: por una par­te ocul­ta de­ci­sio­nes pa­ra no pro­vo­car re­cur­sos e im­pug­na­cio­nes; por otra, es­con­de res­pon­sa­bi­li­da­des per­so­na­les pa­ra evi­tar la in­ha­bi­li­ta­ción de car­gos pú­bli­cos; y fi­nal­men­te, se dis­po­ne a pa­gar las ur­nas y de­más gas­tos con di­ne­ro de los Pre­su­pues­tos des­ti­na­do a otras fun­cio­nes y ta­reas. To­do es una tram­pa, que en su día fue anun­cia­da por Ar­tur Mas al atri­buir­se a sí mis­mo una as­tu­cia ca­paz de en­ga­ñar a to­do el mun­do. A la go­ber­nan­za con tram­pas se le res­pon­de co­mo se ha­bía anun­cia­do: «con to­das las ar­mas de que dis­po­ne el Es­ta­do».

Cris­tó­bal Mon­to­ro se va a po­ner el tra­je de los hom­bres de

ne­gro. De al­gu­na for­ma, es­ta es una in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía sin ne­ce­si­dad de apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. Y, por par­te de la Ge­ne­ra­li­tat y sus apo­yos po­lí­ti­cos, dis­pon­gá­mo­nos a una llu­via de de­ma­go­gia co­mo se han vis­to po­cas. Di­rán, si no lo han di­cho ya, que se cer­ce­na el au­to­go­bierno. Re­pli­ca­rán que to­do es una dis­cul­pa pa­ra aho­gar fi­nan­cie­ra­men­te a Ca­ta­lu­ña. Ale­ga­rán que se cas­ti­ga al pue­blo ca­ta­lán, que se vul­ne­ran sus de­re­chos, que se le quie­re so­me­ter por la vía del bol­si­llo, que ja­más hu­bo una agre­sión tan an­ti­de­mo­crá­ti­ca, y que an­te ello ya es ur­gen­te pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia… Es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a ese dis­cur­so, que re­sul­ta fá­cil­men­te pre­vi­si­ble. Yo so­lo ha­go es­te co­men­ta­rio: si el Go­bierno ca­ta­lán de­di­ca el di­ne­ro a lo que di­ce en el Pre­su­pues­to, no tie­ne na­da que te­mer; pe­ro si en­ga­ña, fal­si­fi­ca y ha­ce tram­pas, el Es­ta­do ac­túa en le­gí­ti­ma de­fen­sa.

El Go­bierno cen­tral tie­ne evi­den­cias de que la Ge­ne­ra­li­tat ocul­ta de­ci­sio­nes pa­ra no pro­vo­car re­cur­sos e im­pug­na­cio­nes y es­con­de res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra evi­tar la in­ha­bi­li­ta­ción de car­gos pú­bli­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.