El par­to de los mon­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

NOR­DÉS RAMÓN PER­NAS

Nas­ce­tur ri­di­cu­lus mus, así in­ter­pre­tó Ho­ra­cio a Eso­po, pa­ra se­ña­lar que el par­to de los mon­tes pa­rió un ra­tón, pe­ro en es­ta oca­sión no fue­ron los mon­tes en plu­ral, fue en Mon­te Al­to, el po­pu­lar y épi­co, el com­ba­ti­vo ba­rrio co­ru­ñés, don­de una ciu­da­da­na se en­con­tró un ra­tón en su ca­sa y alar­ma­da por su pe­rro, que por cier­to es­ta­ba te­me­ro­so y asus­ta­do, lo cap­tu­ró con un cu­bo, au­xi­lia­da por su cu­ña­do y blan­dien­do un es­pray que aton­tó (sic) al hu­mil­de roe­dor.

La mu­jer aler­tó te­le­fó­ni­ca­men­te a la Po­li­cía Lo­cal pa­ra que re­ti­ra­ran al ra­tón, lo que no hi­cie­ron de for­ma in­me­dia­ta ci­tan­do pa­ra el lu­nes —es­to acon­te­ció el sá­ba­do— a pro­pie­ta­ria y roe­dor.

Roe­dor, que por cier­to, era una ra­ta con­ser­va­do­ra y as­tu­ta, pues se­gún la in­qui­li­na de la ca­sa, hur­ta­ba pien­so del can y lo es­con­día en la par­te de atrás de la la­va­do­ra pa­ra pro­veer­se del ci­ta­do ali­men­to cuan­do el ham­bre lle­ga­ra. Te­nía aco­go­ta­do al pe­rro, pues el si­ba­ri­ta roe­dor fue pi­lla­do in fra­gan­ti acos­ta­do en la ca­ma del can.

Ya no que­dan pe­rros co­mo los de an­tes, ni ra­to- nes, que apren­die­ron a con­vi­vir con los hu­ma­nos y co­ger más con­fian­zas de las pro­pias de su es­pe­cie. Aca­so le hu­bie­ra con­ve­ni­do te­ner un ga­to en la ca-

1887 HA­CE 130 AÑOS sa, por­que los pe­rros no ca­zan ra­to­nes. Fue aba­ti­do den­tro del cu­bo don­de es­ta­ba re­te­ni­do, y que a jui­cio de la re­la­to­ra de tan ex­tra­or­di­na­rio su­ce­so es­ta­ba to­do mor­di­do, tal era el ham­bre ca­ni­na, y nun­ca me­jor di­cho, del po­bre ra­tón, que mu­rió víc­ti­ma de un ata­que de amo­nía­co.

La his­to­ria re­la­ta que el in­tru­so y su cu­bo pri­sión de plás­ti­co fue­ron arro­ja­dos al con­te­ne­dor más pró­xi­mo.

Aca­so el ra­tón no era otro que Pérez bus­can­do dien­tes de in­fan­tes en un edi­fi­cio de Mon­te Al­to, y el in­va­sor fue cap­tu­ra­do y de­nun­cia­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les co­mo de­nun­cia de lo que la Po­li­cía y la Con­ce­ja­lía de Me­dio Am­bien­te no qui­sie­ron o no pu­die­ron ata­jar so­lu­cio­nán­do­lo. ¡Lo que hay que ver! La Po­li­cía Lo­cal in­du­da­ble­men­te es­tá pa­ra es­pan­tar, e in­clu­so cap­tu­rar ra­to­nes do­més­ti­cos, o era una ra­ta de cam­po, quién sa­be.

Ya ven có­mo el par­to de Mon­te Al­to dio a luz, alum­bró un roe­dor. Y yo que en mi ima­gi­na­rio de no­ve­lis­ta fan­ta­sea­ba con los rui­dos noc­tur­nos cuan­do en las no­ches de no­viem­bre la llu­via gol­pea acom­pa­sa­da con­tra los cris­ta­les de las ven­ta­nas y es­cu­chas una puerta que se cie­rra, unos pa­sos en la ca­lle, y có­mo co­rre­tea el ra­tón del ho­gar por el des­ván de la ca­sa, y lue­go lle­ga el sue­ño y te duer­mes. Ha­ce mu­cho tiem­po que se ale­jó de mí esa fan­ta­sía, pe­ro si vuel­ve lla­mo de in­me­dia­to a la Po­li­cía Lo­cal y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y va­ya si no me re­suel­ven el ata­que del roe­dor so­li­ta­rio. Has­ta ahí po­día­mos lle­gar…

1967 HA­CE 50 AÑOS O mun­do do fút­bol (e non só es­te) an­da re­vol­to. A de­ten­ción —e pos­te­rior in­gre­so en pri­sión— do seu má­xi­mo di­ri­xen­te, Án­gel Ma­ría Vi­llar, acu­sa­do de diversos car­gos (apro­pia­ción in­de­bi­da, ad­mi­nis­tra­ción des­leal, co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res, po­si­ble al­za­men­to de bens, fal­si­da­de do­cu­men­tal), su­pón un du­ro gol­pe a un­ha per­so­na­xe con­tro­ver­ti­da, den­de hai xa moi­tos anos, e a un­has es­tru­tu­ras que o am­pa­ra­ron ao abei­ro dos éxi­tos que ob­ti­vo a se­lec­ción es­pa­ño­la de fút­bol.

Per­ma­ne­cer 29 anos nun car­go dun­ha enor­me re­per­cu­sión so­cial e de pres­ti­xio que move e xe­ra in­xen­tes can­ti­da­des de eu­ros, re­sul­ta moi ten­ta­dor.

As leis de­be­rían li­mi­tar man­da­tos pa­ra que, na me­di­da do po­si­ble, se mi­ti­guen eses efec­tos co­la­te­rais. Non va­len as es­cu­sas de «per­soa vá­li­da» ou «é o eli­xi­do». A so­cie­da­de ten a sen­sa­ción de que o in­to­ca­ble mun­do do «de­por­te rei» de­be­ría ser in­ves­ti­ga­do e con­tro­la­do dun xei­to moi­to máis efi­caz. MA­NO­LO ROMASANTA TOU­ZA. ¿Qué di­rían en Es­pa­ña las iz­quier­das y los na­cio­na­lis­tas, que de­fien­den el re­fe­ren­do en Ca­ta­lu­ña, si se pi­die­ran re­fe­ren­dos de in­de­pen­den­cia en re­gio­nes de Ve­ne­zue­la o Cu­ba? Pues es­ta­rían en con­tra, cla­ro, por afi­ni­dad con sus go­ber­nan­tes. TO­ÑO RO­DRÍ­GUEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.