La UE im­plo­ra al pre­si­den­te po­la­co que pa­re el gi­ro au­to­ri­ta­rio

Los ex­per­tos su­gie­ren un «blo­queo di­plo­má­ti­co» ma­si­vo si Varsovia li­qui­da el Es­ta­do de de­re­cho

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

«Por fa­vor, in­ten­ta ha­cer lo me­jor po­si­ble», fue el rue­go que lan­zó por carta el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, a su com­pa­trio­ta, el pre­si­den­te po­la­co Andrzej Du­da. En sus ma­nos es­tá fre­nar la ofen­si­va del par­ti­do en el Go­bierno, Ley y Jus­ti­cia (PiS), pa­ra li­qui­dar la in­de­pen­den­cia del sis­te­ma ju­di­cial y el Es­ta­do de de­re­cho en Po­lo­nia. Las re­for­mas im­pul­sa­das por el ul­tra­con­ser­va­dor Kaczyns­ki ob­tu­vie­ron an­te­ayer el vis­to bueno del Par­la­men­to. A la es­pe­ra de que el Se­na­do ra­ti­fi­que su apo­yo al la­va­do de ca­ra del Tri­bu­nal Su­pre­mo, la UE lan­zó un úl­ti­mo men­sa­je de­ses­pe­ra- do a Du­da pa­ra que es­cu­che las vo­ces de las más de 50.000 per­so­nas que se con­gre­ga­ron es­tos días an­te el pa­la­cio pre­si­den­cial, im­plo­ran­do su ve­to a es­te úl­ti­mo asal­to a la de­mo­cra­cia.

¿Se pue­de de­te­ner el ro­di­llo de Kaczyns­ki? Ex­per­tos co­mo Adam La­zows­ki su­gie­ren uti­li­zar la ne­go­cia­ción de los fu­tu­ros pre­su­pues­tos plu­ri­anua­les pa­ra for­zar la ca­pi­tu­la­ción de Po­lo­nia si Du­da da la es­pal­da a la UE. En un do­cu­men­to del think tank CEPS ad­vier­te que la UE es­tá ha­blan­do «con la gen­te equi­vo­ca­da» y lan­za una se­ñal de alar­ma. «Varsovia acep­ta­rá fe­liz­men­te los che­ques de Bruselas, pe­ro no to­le­ra­rá nin­gu­na crítica. Kaczyns­ki no se de­ten­drá aquí. Es el mo­men­to de ac­ti­var el ar­tícu­lo 7 de los Tra­ta­dos». La­zows­ki cree que ade­más de avan­zar ha­cia la sus­pen­sión del vo­to de Po­lo­nia en el Con­se­jo, la ofen­si­va de la UE de­be in­cluir la aper­tu­ra de ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res y un ais­la­cio­nis­mo po­lí­ti­co o «blo­queo di­plo­má­ti­co» co­mo el que su­frió Aus­tria en el año 2000 cuan­do el Par­ti­do Po­pu­lar Aus­tría­co abrió las puer­tas del Go­bierno al ul­tra­de­re­chis­ta Jörg Hai­der.

Bruselas no quie­re que­mar to­dos los car­tu­chos aun­que re­co­no­ce que el con­flic­to con Po­lo­nia «es un pro­ble­ma de di­fí­cil so­lu­ción» por­que, a di­fe­ren­cia del Fi­desz del hún­ga­ro Vik­tor Or­bán, el PiS no for­ma par­te de nin­gu­na fa­mi­lia po­lí­ti­ca eu­ro­pea que pue­da man­te­ner­lo a ra­ya: «Aun­que Or­bán re­ci­be más apo­yo de los po­pu­la­res del que de­be­ría, hay di­fe­ren­cias en­tre su re­tó­ri­ca y los con­te­ni­dos. Po­lo­nia es otro ca­so», ase­gu­ra una fuen­te de la Co­mi­sión. La ins­ti­tu­ción no quie­re en­ve­ne­nar las ne­go­cia­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, pe­ro no des­car­ta ju­gar la ba­za de los fon­dos es­truc­tu­ra­les. «Te­ne­mos el ejem­plo de las re­co­men­da­cio­nes por paí­ses en las que se pue­den vin­cu­lar los fon­dos a con­di­cio­nes pre­vias. Se po­drían usar pa­ra exi­gir­les que se pon­gan las pi­las», ase­gu­ran. Por el mo­men­to des­car­tan pa­sar a «la op­ción nu­clear», que su­po­ne sus­pen­der el vo­to en el Con­se­jo, pe­ro avan­za­rán en ese pro­ce­so que pue­de desem­bo­car en «un se­gun­do bre­xit». Bruselas ad­mi­te que ha «ago­ta­do to­do el ca­mino» y que es­tá can­sa­da del tra­to «hu­mi­llan­te» del Go­bierno po­la­co ca­da vez que in­ten­tó dia­lo­gar con Varsovia.

W. RADWANSKI AFP

Mi­les de per­so­nas vol­vie­ron a ma­ni­fes­tar­se ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.