In­ter­vie­nen 171 ki­los de viei­ra de Fe­rrol des­ti­na­dos a la zo­na tu­rís­ti­ca de Arou­sa

Un chi­va­ta­zo per­mi­tió dar el gol­pe a un mer­ca­do ne­gro per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Marítima - RO­SA ESTÉVEZ

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na de ayer, agen­tes del Se­pro­na y de Gar­da­cos­tas des­em­bar­ca­ron en el cen­tro de Vi­la­no­va. Tras re­ci­bir un chi­va­ta­zo, bus­ca­ban a tres per­so­nas que via­ja­ban en un co­che, un Opel As­tra blan­co, con el ma­le­te­ro lleno a re­bo­sar de viei­ra que pre­ten­dían ven­der. Los agen­tes no tar­da­ron en dar con el vehícu­lo. Sus ocu­pan­tes eran tres hom­bres, dos de ellos de la zo­na de Fe­rrol, de don­de pre­su­mi­ble­men­te ha­bían ex­traí­do, du­ran­te la no­che an­te­rior, los 171,05 ki­los de ma­ris­co que in­ten­ta­ban co­mer­cia­li­zar.

«Es­to no es na­da nue­vo», ex­pli­ca­ban los agen­tes que par­ti­ci­pa­ron en el ope­ra­ti­vo. Ca­da ve­rano, el mer­ca­do ne­gro de viei­ras fe­rro­la­nas se reac­ti­va. Con la lle­ga­da de los tu­ris­tas, los hos­te­le­ros me­nos es­cru­pu­lo­sos ti­ran de un ma­ris­co que, en el mer­ca­do ne­gro, se ven­de a me­nos de un eu­ro la pie­za —en­tre 70 y 80 cén­ti­mos, se­gún ex­pli­can los agen­tes—, mien­tras que la viei­ra evis­ce­ra­da dis­pa­ra su va­lor de ven­ta. Así que hay quien ali­men­ta a unas re­des de fur­ti­vos que, per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­das, se de­di­can a la ex­trac­ción de es­te pro­duc­to en la ría fe­rro­la­na, ce­rra­da por to­xi­na ASP (am­né­si­ca), y lo en­vían a las Rías Bai­xas, el pa­raí­so del ve­rano gallego.

Es es­te un trá­fi­co bien en­tra­ma­do, en el que las co­sas no se sue­len de­jar al azar. «En otras oca- sio­nes he­mos com­pro­ba­do que lo tie­nen to­do muy pre­pa­ra­do, in­clu­so con co­ches lan­za­de­ra». Días an­tes de la lle­ga­da de la viei­ra se es­ta­ble­cen con­tac­tos con los po­si­bles com­pra­do­res pa­ra, una vez lle­ga­do el pro­duc­to a su des­tino, su re­par­to sea lo más rá­pi­do y lim­pio po­si­ble.

De Fe­ne y Vi­la­no­va

En es­ta oca­sión, el guion pa­re­ce cum­plir­se. Los agen­tes con­si­de­ran que dos de los im­pli­ca­dos, na­tu­ra­les del mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Fe­ne, es­ta­rían re­la­cio­na­dos di­rec­ta­men­te en la ex­trac­ción del ma­ris­co de las aguas fe­rro­la­nas. Am­bos ten­drían an­te­ce­den­tes por fur­ti­vis­mo y «sa­bían per­fec­ta­men­te lo que es­ta­ban ha­cien­do». La ter­ce­ra per­so­na iden­ti­fi­ca­da es un ve­cino de Vi­la­no­va, S. F. P., cu­yo pa­pel en el ne­go­cio se­ría el de «abrir las puer­tas, por­que se­ría el que tie­ne con­tac­tos en la zo­na» que fa­ci­li­ta­rían la co­lo­ca­ción del pro­duc­to en el mer­ca­do. Tam­bién él es un vie­jo co­no­ci­do de to­dos los cuer­pos de se­gu­ri­dad que, de una u otra for­ma, tra­ba­jan pa­ra des­man­te­lar el mer­ca­do ne­gro de ma­ris­co fur­ti­vo en una su­ce­sión de ope­ra­cio­nes co­mo la que ayer tu­vo por es­ce­na­rio Vi­la­no­va de Arou­sa.

Se han to­ma­do mues­tras de los 171,05 ki­los de viei­ra re­qui­sa­da ayer —al­go me­nos de un mi­llar de pie­zas— pa­ra su aná­li­sis a fin de com­pro­bar si el ma­ris­co tie­ne to­xi­na. Si es así, se abri­rían di­li­gen­cias pe­na­les por un de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca. Si los aná­li­sis dan ne­ga­ti­vo, se ins­trui­ría una cau­sa por fur­ti­vis­mo. El res­to de la car­ga iba a ser de­vuel­to al mar en la ría de Arou­sa.

MAR­TI­NA MISER

Los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil pe­san las viei­ras de­co­mi­sa­das en Vi­la­no­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.