Trump y su Twit­ter: 800 ba­las fal­sas en 1.000 dis­pa­ros

En seis me­ses co­mo pre­si­den­te pu­bli­có un mi­llar de tuits, de los que un 80 % son men­ti­ra, se­gún «The Was­hing­ton Post»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - YOHANA SIL­VA, R. R.

La gran de­pen­den­cia que el pre­si­den­te de los EE.UU. tie­ne con Twit­ter no es un se­cre­to pa­ra na­die. Sus más de 34 mi­llo­nes de se­gui­do­res pue­den dar fe de ello. La in­ten­sa ac­ti­vi­dad de Do­nald Trump en la red so­cial vie­ne ya de le­jos. De he­cho, él mis­mo ha afir­ma­do que es­ta es la úni­ca apli­ca­ción que tie­ne ins­ta­la­da en su mó­vil. Es más, el pro­pio Trump se nie­ga a día de hoy a uti­li­zar la cuen­ta ins­ti­tu­cio­nal @POTUS, ma­ne­ja­da por su equi­po de pren­sa, usan­do su pro­pio Twit­ter per­so­nal. Y lo ha­ce de for­ma tan ac­ti­va y di­rec­ta a co­mo te­nía acos­tum­bra­dos a sus se­gui­do­res.

Des­de que asu­mió el car­go el pa­sa­do enero, el mag­na­te re­pu­bli­cano tui­teó unas 1.000 ve­ces, con­cre­ta­men­te pu­bli­có 1.002 men­sa­jes y más de 9.000 des­de que em­pe­zó su ca­rre­ra por la pre­si­den­cia en el año 2015. A pe­sar de te­ner una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra en la red so­cial, un es­tu­dio, rea­li­za­do por la web es­pe­cia­li­za­da en tec­no­lo­gía Mas­ha­ble ha re­ve­la­do que la pre­sen­cia de Trump en la pla­ta­for­ma ha ba­ja­do un 45 % des­de que es­te es pre­si­den­te. Y es­to no es lo más cu­rio­so. The Was­hing­ton Post afir­ma­ba que de es­tos al­go más de 1.000 co­men­ta­rios, 800 de ellos son men­ti­ra o con­tie­nen in­for­ma­ción en­ga­ño­sa. Es de­cir, el 80 % de lo que pu­bli­ca en Twit­ter es fal­so, con una me­dia de 4,9 men­ti­ras al día.

Su te­ma pre­di­lec­to pa­ra el engaño se­ría el Oba­ma­ca­re, del que hi­zo 44 afir­ma­cio­nes erró­neas, co­mo, por ejem­plo, que la ley es­tá mu­rien­do o que es­tá «esen­cial­men­te muer­ta». Sin em­bar­go, la Ofi­ci­na de Pre­su­pues­to del Con­gre­so, afir­mó que se es­pe­ra que los pre­cios se man­ten­gan es­ta­bles con el Oba­ma­ca­re en un fu­tu­ro pre­vi­si­ble.

Más mo­de­ra­do

Des­pués de su vic­to­ria fren­te a la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, Trump afir­mó que se li­mi­ta­ría a ser más dis­cre­to y co­me­di­do en sus in­ter­ven­cio­nes en la red so­cial. «Voy a ser muy mo­de­ra­do, si es que lo uso, voy a ser muy co­me­di­do», de­cía el ac­tual pre­si­den­te en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va en el mes de no­viem­bre, aun­que no cum­plió su pa­la­bra.

Si se tie­ne en cuen­ta su tra­yec­to­ria has­ta el mo­men­to, no es de ex­tra­ñar que jus­to el mes pa­sa­do, Trump re­ci­bie­ra una ad­ver­ten­cia de par­te de sus prin­ci­pa­les ase­so­res de la Ca­sa Blan­ca. Es­tos le acon­se­ja­ron que re­du­je­ra su uso de la pla­ta­for­ma ad­vir­tién­do­le que sus tuits po­drían «arrin­co­nar­lo», de­bi­do a las du­ras afir­ma­cio­nes que pu­bli­ca­ba en la mis­ma.

Cap­tu­ra del per­fil de Twit­ter de Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.