Y de las fuen­tes bro­tó el cla­re­te

Co­mo ca­da ma­ña­na, las fa­mi­lias ou­ren­sa­nas acu­die­ron a las pla­zas a lle­nar se­llas y to­ne­les, pa­ra des­cu­brir que ni el sa­bor ni el co­lor del agua eran los de siem­pre

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Á. M. CAS­TI­ÑEI­RA

En pleno agos­to y ba­jo un sol de jus­ti­cia, los ou­ren­sa­nos que se acer­ca­ban a los ca­ños a lle­nar se­llas y to­ne­les o a apa­gar la sed di­rec­ta­men­te se en­con­tra­ron con una gran sor­pre­sa —gra­ta o no, allá ca­da cual—, de esas que no es­ca­pan a la pri­me­ra pla­na: «Las fuen­tes pú­bli­cas de Oren­se vier­ten vino». ¿Ha­bía el Ayun­ta­mien­to cons­trui­do en se­cre­to una traí­da des­de las la­de­ras de O Ri­bei­ro? No. ¿Mi­la­gro? Tam­po­co.

Un plei­to más pa­ra los cla­re­tes, que es­ta­ban con­ti­nua­men­te en la pi­co­ta. Por un la­do, acu­sa­dos de ins­ti­gar las des­gra­cias que ali­men­ta­ban con har­tu­ra las no­tas de su­ce­sos. Por otro (el que in­tere­sa al ca­so), por mor de su pe­la­je. Es de­cir, del em­pe­ño de la cla­se ta­ber­na­ria en dar ga­to por lie­bre a pre­cio de sal­do. Mu­chas ve­ces am­bos pro­ble­mas iban de la mano. Pa­ra re­su­mir la cues­tión, un ex­ten­so ar­tícu­lo ti­tu­la­do So­bre el ma­to­nis­mo re­pro­du­cía un ró­tu­lo vis­to en­tre to­ne­les: «Ven­de An­tón vi­ño a pa­ta­cón e a cán­ta­ra a tre­ce reás».

«Cri­mi­nal in­dus­tria»

Ya 30 años an­tes se de­nun­cia­ba que, «pa­ra de­mos­trar la exis­ten­cia de tan cri­mi­nal in­dus­tria, no era ne­ce­sa­rio ape­lar al aná­li­sis de los vi­nos; bas­ta­ba con fi­jar­se en el nú­me­ro de ta­ber­nas de la po­bla­ción, en la im­por­tan­cia de las ven­tas y el pre­cio del ar­tícu­lo». «Los ta­ber­ne­ros —pro­se­guía es­ta re­fle­xión— ven­den el vino más ba­ra­to que los co­se­che­ros; en la ma­yo­ría de las ca­lles hay dos ta­ber­nas cuan­do me­nos, y no al­can­zan­do por con­si­guien­te las ga­nan­cias pa­ra pa­gar el arrien­do del lo­cal, la con­tri­bu­ción y gas­tos de alum­bra­do, so­lo re­pi­tién­do­se el mi­la­gro de las bo­das de Ca­naán po­dría jus­ti­fi­car­se que tan­tos es­ta­ble­ci­mien­tos se sos­ten­gan».

Los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les eran los mo­ra­pios im­por­ta­dos de allen­de A Can­da y Pe­dra­fi­ta, con­tra los que los vi­ti­cul­to­res se le­van­ta­ban en ar­mas. «Su in­dig­na­ción se tra­du­ce en ex­plo­sio­nes vio­len­tas co­mo la re­gis­tra­da en días pa­sa­dos en la Rúa. Gru­pos de agri­cul­to­res asal­ta­ron el al­ma­cén de aque­lla es­ta­ción fe­rro­via­ria», don­de ha­bía «de­po­si­ta­dos bo­co­yes de vino adul­te­ra­do, pro­ce­den­tes de Cas­ti­lla. Se­rá de­plo­ra­ble que los in­dig­na­dos la­bra­do­res to­men la jus­ti­cia por su mano, pe­ro la ver­dad es que la de­frau­da­ción to­ma ca­da vez más enor­mes ca­rac­te­res sin que na­die, has­ta aho­ra, pro­cu­ra­se evi­tar­la». Así que se or­ga­ni­za­ron mí­ti­nes pa­ra con­de­nar «a los ex­plo­ta­do­res, a los mi­xi­fi­ca­do­res sin con­cien­cia que des­acre­di­tan el ri­co vino del Ri­ve­ro» y pre­sio­nar pa­ra que se per­si­guie­se «de­ci­di­da­men­te a los co­mer­cian­tes y tra­fi­can­tes que son cau­sa del enor­me que­bran­to del cam­po vi­tí­co­la gallego».

«Inau­di­tos bre­ba­jes»

La mo­vi­li­za­ción ter­mi­nó te­nien­do efec­to. Al fi­nal, las au­to­ri­da­des pu­sie­ron más em­pe­ño en aca­bar con la ex­pe­di­ción de «inau­di­tos bre­ba­jes». Aun­que en oca­sio­nes, no con el es­me­ro que de­bie­sen. Fue lo que su­ce­dió el día que en Ou­ren­se «nu­me­ro­sas fa­mi­lias [...] ad­vir­tie­ron que el agua de­ja­ba en el pa­la­dar un li­ge­ro gus­to a vino, y que en al­gu­nos mo­men­tos pre­sen­ta­ba un dé­bil tin­te ro­sa­do». Esa mis­ma ma­ña­na, «los con­ce­ja­les Sres. Fá­bre­ga y Suá­rez, a pre­sen­cia de al­gu­nas co­mi­sio­nes de las so­cie­da­des agra­rias li­mí­tro­fes y de nu­me­ro­so pú­bli­co, ha­bían ver­ti­do el vino adul­te­ra­do a la puerta de la mis­ma bo­de­ga» en la que se ha­bía lo­ca­li­za­do una par­ti­da de «unos cin­cuen­ta mo­yos».

Pe­ro el vino, que obe­de­cía ór­de­nes de la gra­ve­dad, «co­rrió a rau­da­les bus­can­do la in­cli­na­ción del te­rreno, y fue a su­mir­se en el al­can­ta­ri­lla­do de la po­bla­ción. No ha­bía trans­cu­rri­do una ho­ra cuan­do el lí­qui­do, fil­trán­do­se a tra­vés del te­rreno en pro­por­cio­nes más o me­nos sen­si­bles, con­ta­mi­nó to­das las fuen­tes [...], co­mu­ni­can­do a las aguas el sa­bor y aún el co­lor». To­do es­to «lle­gó a con­fir­mar­se en me­dio de la in­dig­na­ción, el es­cán­da­lo y aun el te­mor de to­do el ve­cin­da­rio». Y «quié­re­se de­cir que al fin los ve­ci­nos de Oren­se tu­vie­ron que tra­gar el vino ma­lo. Aun­que ya sin pa­gar­lo».

MI­GUEL VI­LLAR

Una de las an­ti­guas fuen­tes ou­ren­sa­nas, la de la Pra­za do Fe­rro, de las que por sor­pre­sa ma­nó vino en el ve­rano de 1920.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.