Ci­vis­mo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Ali­cia Fer­nán­dez

Ha­ce unos días se que­ja­ba amar­ga­men­te una mu­jer a tra­vés de su Fa­ce­book de que otra ha­bía lla­ma­do a la Po­li­cía Lo­cal por­que pa­sea­ba con va­rios pe­rros por una pla­ya de baño en Boi­ro. Co­mo ar­gu­men­to a su fa­vor de­cía que te­nía ca­sa en el lu­gar des­de ha­cía 20 años y lle­va­ba ha­cien­do eso mis­mo siem­pre, sin que hu­bie­se pro­ble­ma al­guno. Tam­bién que se di­ri­gía a una zo­na de ro­cas. Se des­pe­día lan­zan­do al­gún im­pro­pe­rio y una ame­na­za cla­ra a su de­la­to­ra.

Qui­so la ca­sua­li­dad que quien sus­cri­be pa­sea­se por esa mis­ma pla­ya unos días an­tes y dos pe­rros que acom­pa­ña­ban a esa mu­jer cru­zan­do el are­nal, con mu­cha gen­te to­da­vía, se aba­lan­za­ron la­dran­do y ha­cien­do ama­go de mor­der. Son pe­rros pe­que­ños y no su­po­nían una gra­ve ame­na­za, pe­ro cier­to so­bre­sal­to sí que me cau­sa­ron. Me de­tu­ve y no hi­ce ade­mán al­guno, es­pe­ran­do que así ce­sa­ran en su ac­ti­tud. Co­mo no lo ha­cían y su due­ña ni se ha­bía mo­les­ta­do en mi­rar, la lla­mé y le di­je que ya es­ta­ba bien, que lla­ma­se a sus ca­nes. Lo hi­zo, pe­ro ni me di­ri­gió una pa­la­bra de ex­cu­sa, ni un ges­to, co­mo si no fue­se con ella. Con sus pa­la­bras en la red so­cial y su ac­ti­tud con­mi­go unos días an­tes com­pren­dí bas­tan­te bien la de­ci­sión de quien pu­so en co­no­ci­mien­to de la Po­li­cía Lo­cal su an­ti­rre­gla­men­ta­ria con­duc­ta que, tam­bién sé, se re­pro­du­ce ca­si to­dos los días, con pro­ble­mas en va­rias oca­sio­nes.

Su fal­ta de ci­vis­mo y res­pe­to a los de­más que­da pa­ten­te y me sor­pren­día que al­gu­nas per­so­nas, po­cas, se so­li­da­ri­za­sen con ella lan­zan­do to­da una se­rie de in­sul­tos y des­con­si­de­ra­cio­nes ha­cia la de­nun­cian­te. Por des­gra­cia es­tas es­tam­pas se re­pi­ten con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en nues­tros are­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.