El sis­te­ma que ha­rá más se­gu­ra la trá­gi­ca cur­va de An­grois si­gue sin fe­cha

El pla­zo pre­vis­to para la ins­ta­la­ción del ERTMS aca­bó hace seis me­ses To­da­vía no se sabe cuán­do en­tra­rá en fun­cio­na­mien­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - MA­RÍA SAN­TA­LLA

Den­tro de so­lo unos días, el 31 de es­te mes, se cum­pli­rán dos años des­de que el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de ADIF Al­ta Ve­lo­ci­dad apro­bó la ad­ju­di­ca­ción del con­tra­to de eje­cu­ción y man­te­ni­mien­to del sis­te­ma ERTMS en el en­torno de la es­ta­ción de San­tia­go, in­clui­da la cur­va de An­grois. El pla­zo de ins­ta­la­ción y prue­bas que mar­ca­ba ese con­tra­to era de año y me­dio. Me­dio año des­pués de fi­na­li­za­do ese pla­zo, las prue­bas, se­gún ADIF, no han co­men­za­do, y no hay fe­cha para que el sis­te­ma que mo­ni­to­ri­za la mar­cha de los tre­nes en­tre en fun­cio­na­mien­to. «Se es­tá ela­bo­ran­do el plan de prue­bas que per­mi­ta pro­bar el ERTMS en vía a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble», de­cía es­te mis­mo vier­nes un por­ta­voz del Ad­mi­nis­tra­dor de In­fra­es­truc­tu­ras Fe­rro­via­rias, que ase­gu­ra­ba tam­bién que se es­tá ela­bo­ran­do la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria para la ins­ta­la­ción de las ba­li­zas y que «los en­cla­va­mien­tos han si­do ya equi­pa­dos con los in­ter­fa­ces con el ERTMS y des­ple­ga­do el equi­pa­mien­to de cam­po del ERTMS en su prác­ti­ca to­ta­li­dad».

El ERTMS, que per­mi­te con­tro­lar en to­do mo­men­to la ve­lo­ci­dad del tren, ha­bría evi­ta­do, se­gún los ex­per­tos, el des­ca­rri­la­mien­to de An­grois cuan­do el Alvia cir­cu­la­ba a una ve­lo­ci­dad inade­cua­da. Sin em­bar­go, pe­se a que la cur­va en la que mu­rie­ron 80 per­so­nas y otras 144 re­sul­ta­ron he­ri­das no tie­ne to­da­vía la se­gu­ri­dad óp­ti­ma, el ADIF afir­ma que «la lí­nea Ourense-San­tia­go cum­ple ri­gu­ro­sa­men­te con la nor­ma­ti­va fe­rro­via­ria apli­ca­ble y es com­ple­ta­men­te se­gu­ra». Las me­di­das de re­fuer­zo de la se­gu­ri­dad que se de­ter­mi­na­ron tras el ac­ci­den­te de An­grois, aña­de el ad­mi­nis­tra­dor, están ya im­plan­ta­das, tan­to en la lí­nea Ourense-San­tia­go co­mo en el res­to de la red.

La lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre Ourense y San­tia­go, inau­gu­ra­da a fi­na­les del 2011, cuen­ta con sis­te­ma ERTMS des­de la sa­li­da de la es­ta­ción ou­ren­sa­na has­ta cua­tro ki­ló­me­tros an­tes de la de Com­pos­te­la. La cur­va en la que des­ca­rri­ló el Alvia hace ma­ña­na cua­tro años se en­cuen­tra en es­te úl­ti­mo tra­mo de 4.000 me­tros que fal­ta­ba por com­ple­tar. El con­tra­to que se eje­cu­ta aho­ra y que, se­gún los cálcu­los de ADIF, pron­to es­ta­rá en prue­bas in­cluía la ins­ta­la­ción del ERTMS en esos cua­tro ki­ló­me­tros y en el eje A Co­ru­ña-San­tia­go y San­tia­go-Vi­go.

Es­te sis­te­ma eu­ro­peo de se­gu­ri­dad fe­rro­via­ria es una es­pe­cie de con­duc­ción au­to­má­ti­ca «que so­lo sal­ta si el ma­qui­nis­ta no cum­ple. Si cum­ple, no in­ter­vie­ne para na­da, pe­ro el sis­te­ma de­tec­ta en­se­gui­da la ve­lo­ci­dad que co­rres­pon­de al si­tio don­de es­tá y, si el ma­qui­nis­ta no res­pon­de, le re­ti­ra la con­duc­ción, con­du­ce el sis­te­ma y, cuan­do la si­tua­ción se ha nor­ma­li­za­do, le de­vuel­ve otra vez la con­duc­ción», ex­pli­ca el ex­per­to en se­gu­ri­dad fe­rro­via­ria Luis Baa­mon­de.

Pe­ro la ins­ta­la­ción del sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción no es la úni­ca me­di­da que se pu­so en mar­cha tras el ac­ci­den­te del Alvia con el fin de me­jo­rar la se­gu­ri­dad en los tre­nes. Cuan­do el ADIF ha­bla de que las me­di­das de re­fuer­zo de la se­gu­ri­dad están com­ple­ta­men­te im­plan­ta­das se re­fie­re a cues­tio­nes co­mo la re­vi­sión de los cua­dros de ve­lo­ci­da­des má­xi­mas, la me­jo­ra de la se­ña­li­za­ción y del sis­te­ma ASFA, los sis­te­mas de gra­ba­ción en los tre­nes, los con­tro­les de ac­ce­so o la re­vi­sión del uso de mó­vi­les, en­tre otras co­sas. En to­tal, 22 me­di­das.

Sin por­tae­qui­pa­jes se­gu­ros

Una de ellas era la ins­ta­la­ción de por­tae­qui­pa­jes más se­gu­ros para evi­tar que las ma­le­tas se des­pla­cen o sal­gan dis­pa­ra­das si hay al­gún pro­ble­ma, co­mo ocu­rrió tras el des­ca­rri­la­mien­to de An­grois. En al­gu­nos tre­nes se han ins­ta­la­do, efec­ti­va­men­te, nue­vos dis­po­si­ti­vos de pro­tec­ción de equi­pa­jes, pe­ro al­gu­nos fe­rro­ca­rri­les si­guen sin dis­po­ner de es­tos me­ca­nis­mos. Se­gún ex­per­tos en se­gu­ri­dad y usua­rios, los tre­nes que operan en la lí­nea que cu­bre el tra­yec­to que rea­li­za­ba el Alvia ac­ci­den­ta­do, en­tre Ma­drid y Ga­li­cia, no dis­po­nen de es­tos nue­vos dis­po­si­ti­vos, y son los re­vi­so­res los que dan ins­truc­cio­nes a los pa­sa­je­ros para que no co­lo­quen ma­le­tas pe­sa­das en la re­pi­sa ins­ta­la­da so­bre los asien­tos o quie­nes in­di­can dón­de co­lo­car de­ter­mi­na­dos bul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.