Hos­te­le­ros y dis­tri­bui­do­res im­por­tan de for­ma ile­gal be­bi­das fo­rá­neas por su ba­jo pre­cio

El aho­rro en una ca­ja de re­fres­cos lle­ga a los cin­co eu­ros

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ÁL­VA­RO SEVILLA

Dos in­cau­ta­cio­nes por par­te de la Pa­tru­lla Fis­cal de la Gua­rdia Ci­vil de Noia pu­sie­ron en la dia­na un mer­ca­do ile­gal que pa­sa des­aper­ci­bi­do para la opi­nión pú­bli­ca, el de be­bi­das lle­ga­das de Por­tu­gal y Fran­cia que ca­re­cen de eti­que­ta­do en es­pa­ñol. El aho­rro con res­pec­to a las que se ela­bo­ran en Es­pa­ña es la cla­ve que in­vi­ta a hos­te­le­ros, dis­tri­bui­do­res y pro­vee­do­res a me­ter­se en un ne­go­cio que puede con­ver­tir­se en un pe­li­gro real para la sa­lud de los clien­tes.

Sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia en­tre los pre­cios que ofre­cen las ca­sas ofi­cia­les y las ale­ga­les de­can­ta la ba­lan­za a fa­vor de las se­gun­das. Las cifras son cla­ras, una ca­ja de Co­ca-Co­la eti­que­ta­da en Es­pa­ña al­can­za los 18.48 eu­ros con IVA, mien­tras que la lle­ga­da de los paí­ses ve­ci­nos no so­bre­pa­sa los 12, un 35 % menos. Cin­co eu­ros que pue­den pa­re­cer na­da si no se tie­ne en cuen­ta que la Gua­rdia Ci­vil in­cau­tó, el pa­sa­do 11 de ju­lio, 5.136 bo­tes, y el 23 de ju­nio, otros 4.000, por lo que un hos­te­le­ro que com­pre 100 ca­jas po­dría aho­rrar­se más de 648 eu­ros en una so­la transac­ción.

Ca­da cén­ti­mo

«Pa­re­ce que no, pe­ro hay mu­chí­si­mo mo­vi­mien­to de es­te ti­po de pro­duc­tos. Hay que te­ner en cuen­ta que hay cier­tos clien­tes que cam­bian de ven­de­dor por unos céntimos, ima­gí­na­te por el di­ne­ro que es­ta­mos ha­blan­do», apun­ta un pro­vee­dor ofi­cial de Co­ca-Co­la, que su­fre en sus car­nes una san­gría con­ti­núa de em­pre­sa­rios del sec­tor hos­te­le­ro que de­ci­den arries­gar para aho­rrar unos eu­ros que pue­den ser im­por­tan­tes a fi­nal de mes.

A pe­sar de que la pri­me­ra im­pre­sión es que es­te ti­po de be­bi­das, con eti­que­ta­dos en por­tu­gués o fran­cés, sue­len te­ner co­mo des­tino las fies­tas ju­ve­ni­les de ve­rano, eso no siem­pre es así, ya que no fal­tan al­gu­nos hos­te­le­ros que tam­bién las sir­ven con to­tal im­pu­ni­dad.

To­do apun­ta a que la de­tec­ción de es­tos re­fres­cos en al­gu­nos lo­ca­les de la co­mar­ca fue el de­to­nan­te que pu­so a la Pa­tru­lla Fis­cal de la Gua­rdia Ci­vil so­bre la pis­ta y que, ade­más, en­cen­dió las alar­mas en Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria, or­ga­nis­mo en­car­ga­do de con­tro­lar es­te ti­po de prác­ti­cas ile­ga­les. Sin em­bar­go, a pe­sar de las po­ten­tes dos in­cau­ta­cio­nes, que tu­vie­ron sus cen­tros en Noia y Por­to do Son, des­de los pro­vee­do­res ofi­cia­les ase­gu­ran que no se­rá su­fi­cien­te para cer­ce­nar es­te mer­ca­do. «No­so­tros te­ne­mos cons­tan­cia de que no tie­nen pen­sa­do de­jar de ha­cer­lo, di­cen que tie­nen fac­tu­ras de to­do y que no les pue­den ha­cer na­da», apun­tan des­de el sec­tor, que re­co­no­ce que «hay clien­tes que si­guen sin co­ger­nos a no­so­tros la mer­can­cía, y eso de­mues­tra que la están ad­qui­rien­do por otro la­do».

Una mi­no­ría

Sin em­bar­go, hos­te­le­ros pre­gun­ta­dos por es­tos he­chos nie­gan que se co­mer­cie con be­bi­das lle­ga­das des­de los paí­ses ve­ci­nos. «A no­so­tros nun­ca, y lle­va­mos abier­tos des­de 1975, nos han ofre­ci­do esos pro­duc­tos», apun­ta el em­pre­sa­rio ri­bei­ren­se An­to­nio Li­jó, que afir­ma que son muy po­cos es­ta­ble­ci­mien­tos los que se su­man a es­te mer­ca­do: «Yo creo que en Ri­bei­ra na­die ven­de ese ti­po de be­bi­das».

To­do apun­ta a que la in­ves­ti­ga­ción se­gui­rá abier­ta por par­te de la Gua­rdia Ci­vil, que in­ten­ta­rá ve­lar por la pro­tec­ción ali­men­ta­ria de sus ve­ci­nos. Co­mo prin­ci­pa­les sec­to­res de riesgo se en­cuen­tran las per­so­nas alér­gi­cas al glu­ten o dia­bé­ti­cas, que po­drían con­fun­dir­se a la ho­ra de in­ge­rir una, al no poder leer los in­gre­dien­tes que tie­nen.

Ade­más, los pro­vee­do­res que sí cum­plen la nor­ma­ti­va española son otros de los prin­ci­pa­les dam­ni­fi­ca­dos, ya que se en­fren­tan a una com­pe­ten­cia des­leal con la que ca­da vez es más com­pli­ca­do lu­char.

ILUSTRACIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.