Echar al PP: ¿es eso un pro­gra­ma de go­bierno?

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Más allá de sus acier­tos y sus equi­vo­ca­cio­nes, el gran pro­ble­ma del Go­bierno for­ma­do tras las re­gio­na­les del 2005 en­tre el PS­deG y el BNG fue su in­ca­pa­ci­dad para trans­mi­tir la idea de que en Ga­li­cia ha­bía un Eje­cu­ti­vo y no dos, ca­da uno ac­tuan­do por su cuen­ta. El bi­par­ti­to fra­ca­só por el em­pe­ño del BNG en que el vi­ce­pre­si­den­te Quin­ta­na fue­ra un pre­si­den­te bis de los na­cio­na­lis­tas, a quie­nes los so­cia­lis­tas do­bla­ban en dipu­tados (25 fren­te 13) tras ha­ber ga­na­do en­ton­ces ocho es­ca­ños mien­tras los na­cio­na­lis­tas per­dían cua­tro. Ni si­quie­ra la per­so­na­li­dad de Pé­rez Tou­ri­ño, si­tua­do por ex­pe­rien­cia y for­ma­ción a años luz de cual­quie­ra de los lí­de­res que hoy pug­nan en Ga­li­cia por el li­de­raz­go de la iz­quier­da, pu­do evi­tar que el BNG le se­ga­ra la hier­ba de­ba­jo de los pies al nue­vo pre­si­den­te y tra­ba­ja­se, de he­cho, a fa­vor de una de­rro­ta que, por esa desunión in­ter­na, se vio ve­nir des­de muy pron­to.

La pre­gun­ta que hoy se ha­cen mu­chos elec­to­res ga­lle­gos es com­pren­si­ble: si el PS­deG y el BNG no lo­gra­ron go­ber­nar de for­ma so­li­da­ria ba­jo una pre­si­den­cia in­dis­cu­ti­da, ¿po­dría al­can­zar ese ob­je­ti­vo una iz­quier­da di­vi­di­da en Ga­li­cia co­mo nun­ca an­tes des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia? Pa­sa­do ma­ña­na En Ma­rea, Ano­va, Es­quer­da Uni­da y Po­de­mos, que for­man un lla­ma­do par­ti­do ins­tru­men­tal en el Par­la­men­to ga­lle­go, ce­le­bra­rán por se­pa­ra­do el Día de Ga­li­cia. A los cua­tro hay que aña­dir al PS­deG y al BNG, ca­da uno de los cua­les ha­rá co­mo ya es cos­tum­bre ran­cho apar­te.

Para de­cir­lo con cla­ri­dad: las fuer­zas de muy di­ver­sa pro­ce­den­cia e ideo­lo­gía que pre­ten­den con­for­mar la al­ter­na­ti­va al PP ni si­quie­ra son ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do para con­me­mo­rar to­das a una y ba­jo un le­ma co­mún el Día de Ga­li­cia, lo que siem­bra una du­da pro­fun­da y ra­zo­na­ble so­bre su ca­pa­ci­dad para afron­tar una la­bor tan com­ple­ja co­mo es la de go­ber­nar uni­dos un país y ad­mi­nis­trar con eficacia un pre­su­pues­to mil­mi­llo­na­rio del que de­pen­den ser­vi­cios tan esen­cia­les co­mo la sa­ni­dad o la edu­ca­ción.

Seis fuer­zas en la iz­quier­da para for­mar un fu­tu­ro Go­bierno son ya, sin du­da, mu­chas fuer­zas, pe­ro la co­sa se com­pli­ca si te­ne­mos en cuen­ta la si­tua­ción de al menos cua­tro de ellas: En Ma­rea en una lu­cha de to­dos con­tra to­dos, Po­de­mos y el PS­deG me­ti­dos en una gre­ña in­ter­na de muy in­cier­ta evo­lu­ción y el BNG en la re­la­ti­va paz que so­lo ha con­se­gui­do a ba­se de de­pu­rar to­das sus vo­ces dis­cre­pan­tes.

Que esa iz­quier­da desuni­da y pe­lea­da, en la que na­die ten­dría una cla­ra he­ge­mo­nía, que pro­ce­de de cul­tu­ras ideo­ló­gi­cas dis­tin­tas y has­ta opues­tas y cu­yas fuer­zas com­pi­ten en­tre sí, en gran me­di­da, por los mis­mos elec­to­res as­pi­re a echar al PP de la Xun­ta es pre­vi­si­ble. Pe­ro que ese sea su úni­co pro­gra­ma de go­bierno no so­lo es in­creí­ble: su­po­ne una lo­cu­ra y cons­ti­tu­ye un riesgo in­men­so para Ga­li­cia, que se ve­ría con­ver­ti­da en el país de los líos (des)go­ber­na­da por el ca­ma­ro­te de los Her­ma­nos Marx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.