Lin­do ga­ti­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - JOR­GE MI­RA

No nos ca­be en la ca­be­za que una ca­ni­ca pue­da es­tar en dos lu­ga­res al mis­mo tiem­po. Pe­ro la fí­si­ca cuán­ti­ca nos di­ce que una par­tí­cu­la subató­mi­ca sí puede es­tar­lo. Pe­ro ojo: si mi­ra­mos dón­de es­tá… ¡so­lo la ve­re­mos en un lu­gar de­fi­ni­do! El me­ro ac­to de ob­ser­va­ción es el res­pon­sa­ble de ese cam­bio. Es­ta idea es tan alu­ci­nan­te que cos­tó acep­tar­la. Mu­chos fí­si­cos pen­sa­ron que la fí­si­ca cuán­ti­ca era apli­ca­ble so­lo a con­jun­tos de par­tí­cu­las (a ni­vel es­ta­dís­ti­co), y no a una so­la par­tí­cu­la. Para ilus­trar lo ri­dícu­lo de apli­car­la a una so­la, el pre­mio No­bel Er­win Schrö­din­ger pen­só en 1935 lo si­guien­te: un gato en­ce­rra­do en una ca­ja, con un de­to­na­dor de ve­neno ac­ti­va­do por una so­la par­tí­cu­la subató­mi­ca que es­tá en on y off a la vez. De ese mo­do, an­tes de abrir la ca­ja y ob­ser­var su in­te­rior, el de­to­na­dor es­ta­ría on y off al mis­mo tiem­po y, por lo tan­to, el gato es­ta­ría vi­vo y muer­to a la vez: un ab­sur­do. Schrö­din­ger se aca­bó arre­pin­tien­do de ha­ber crea­do es­ta pa­ra­do­ja, por la con­fu­sión que ge­ne­ra.

En el año 2006, Da­vid Wi­ne­land y Ser­ge Ha­ro­che con­si­guie­ron ha­cer reali­dad ese experimento y ob­ser­var por pri­me­ra vez en la his­to­ria có­mo el pro­ce­so de aper­tu­ra de la ca­ja va acla­ran­do pro­gre­si­va­men­te la bo­rro­si­dad cuán­ti­ca. Am­bos re­ci­bie­ron el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca en el 2012 por ese pro­di­gio téc­ni­co. Eso sí, Ser­ge Ha­ro­che con­tó es­ta se­ma­na en Ga­li­cia que con un nú­me­ro muy gran­de de áto­mos se rom­pen las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para que la co­sa fun­cio­ne: el experimento no es rea­li­za­ble con un gato de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.