Más de la mi­tad de la so­cie­dad ca­ta­la­na no es­tá por la rup­tu­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - C. R.

El pa­sa­do 27S, el 52 % del elec­to­ra­do vo­tó a for­ma­cio­nes no se­ce­sio­nis­tas. En las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, la pro­por­ción fue aún ma­yor. Se­gún el cen­tro de es­tu­dios de opi­nión ca­ta­lán (CEO), el 34 % de los ca­ta­la­nes quieren que Ca­ta­lu­ña sea un es­ta­do in­de­pen­dien­te. El res­to apues­tan por mo­da­li­da­des no se­ce­sio­nis­tas: co­mu­ni­dad au­tó­no­ma (30 %), es­ta­do den­tro de una Es­pa­ña fe­de­ral (21 %) o re­gión (5 %). «Al in­de­pen­den­tis­mo le une una épi­ca», se­ña­la Te­re­sa Frei­xes, de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. La ca­te­drá­ti­ca mantiene que el so­be­ra­nis­mo, «sub­ven­cio­na­do y con el apo­yo de TV3 y los me­dios ca­ta­la­nes», es­tá ade­más mu­cho más or­ga­ni­za­do y es ca­paz de pre­sen­tar­se co­mo más ho­mo­gé­neo, a pe­sar de las di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre un vo­tan­te de la CUP y uno del PDECat.

En es­te pun­to, lla­ma la aten­ción la di­fe­ren­cia que hay en la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), por un la­do, y de So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na, por el otro. «SCC es vis­ta co­mo el es­pa­cio de la de­re­cha del PP. Los de iz­quier­das no se sien­ten in­ter­pe­la­dos por sus mo­vi­li­za­cio­nes», afir­ma Ga­briel Co­lo­mé. Ser­gio Fi­dal­go sos­tie­ne que la iz­quier­da ca­ta­la­na tie­ne unos «com­ple­jos» de ti­po na­cio­nal que ten­dría que «em­pe­zar a des­te­rrar». «Hay com­ple­jo de que te eti­que­ten co­mo un fa­cha», apun­ta. «El re­la­to lo han cons­trui­do los in­de­pen­den­tis­tas y to­do el que no es­té por el pro­ce­so y por el de­re­cho a de­ci­dir es pre­sen­ta­do co­mo un an­ti­de­mó­cra­ta y un fas­cis­ta y, si lo di­ces mil ve­ces, al fi­nal el dis­cur­so ca­la», mantiene Frei­xes. Re­co­no­ce el ti­rón de la ANC y admite que el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo ten­drá que sa­lir a la ca­lle, pe­ro apun­ta que el día im­por­tan­te es el de las elec­cio­nes. «El dis­cur­so del in­de­pen­den­tis­mo puede so­nar atrac­ti­vo, pe­ro lle­va una car­ga de des­truc­ción so­cial tremenda, su apo­yo va ba­jan­do, pe­ro el nú­cleo se ra­di­ca­li­za para que pa­rez­ca que son más», con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.