Cre­ce el rui­do de sa­bles en Ve­ne­zue­la

Las crí­ti­cas se multiplican a pe­sar del es­fuer­zo de Ma­du­ro por con­tro­lar al ejér­ci­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JUAN FRA­NCI­SCO ALON­SO

Aun­que sus man­dos tie­nen más de un lus­tro ca­li­fi­cán­do­la co­mo «bo­li­va­ria­na, an­ti­im­pe­ria­lis­ta y pro­fun­da­men­te cha­vis­ta», el con­trol que el Go­bierno vie­ne ejer­cien­do so­bre la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal (FAN) pa­re­ce res­que­bra­jar­se. Al menos esa es la sen­sa­ción que de­ja el go­teo de de­ser­cio­nes y de pro­nun­cia­mien­tos que se vie­nen pro­du­cien­do den­tro de la ins­ti­tu­ción ar­ma­da

El úl­ti­mo de ellos lo pro­ta­go­ni­za la pri­me­ra te­nien­te del Ejér­ci­to, Ca­ro­li­na Drae­gert, que di­fun­dió un ví­deo en el cual ins­ta­ba a Ma­du­ro a re­nun­ciar: «So­mos mu­chos, us­te­des no sa­ben ni si­quie­ra la can­ti­dad de ofi­cia­les que es­ta­mos res­tea­dos (de­ci­di­dos) y que­re­mos un cam­bio para la na­ción».

La gra­ba­ción de la ofi­cial, cu­yo pa­ra­de­ro se des­co­no­ce, es la cuar­ta que se di­fun­de des­de fi­na­les de abril, cuan­do tres efec­ti­vos de la Gua­rdia Na­cio­nal (po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da) pu­bli­ca­ron uno en si­mi­la­res tér­mi­nos y ac­to se­gui- do de­ser­ta­ron a Co­lom­bia, don­de so­li­ci­ta­ron asi­lo.

Es­tos he­chos su­ma­dos a la re­nun­cia del ge­ne­ral re­ti­ra­do Ale­xis Ra­mí­rez Ló­pez a la Se­cre­ta­ría del Con­se­jo de De­fen­sa de la Na­ción (Co­de­na) y a las in­for­ma­cio­nes so­bre la de­ten­ción de de­ce­nas de mi­li­ta­res para ser in­te­rro­ga­dos, han he­cho no po­cos co­mien­cen a ha­blar de la po­si­bi­li­dad de un al­za­mien­to.

«En Ve­ne­zue­la des­de hace apro­xi­ma­da­men­te 12 o 14 años el tér­mino gol­pe mi­li­tar no fi­gu­ra­ba en los es­ce­na­rios po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, pe­ro aho­ra sí», ad­vir­tió la ex­per­ta en te­mas cas­tren­ses, Ro­cío San Mi­guel, quien agre­gó: «Hay des­con­ten­to en la FAN por la cri­sis rei­nan­te en el país y ese des­con­ten­to que­dó de ma­ni­fies­to con el asun­to del he­li­cóp­te­ro, pues mien­tras los ve­ne­zo­la­nos asis­tían a lo que creían era un gol­pe ni el pue­blo ni la FAN sa­lie­ron a de­fen­der al Go­bierno ve­ne­zo­lano».

A fi­na­les de ju­nio, el ins­pec­tor de la po­li­cía cien­tí­fi­ca (Cicpc), Os­car Pé­rez, to­mó uno de los dos he­li­cóp­te­ros del or­ga­nis­mo y des­de él dis­pa­ró con­tra las se­des del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) y del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, sin que na­die hi­cie­ra na­da.

Los ru­mo­res de gol­pe han si­do ali­men­ta­dos por el pro­pio Ma­du­ro. «Hay que ver cuán­ta gen­te an­da por ahí, tra­tan­do de ca­len­tar, de in­tri­gar, de di­vi­dir. Me de­cía hoy un buen ofi­cial: ‘Me bus­ca­ron los dipu­tados tal y tal para ofre­cer­me la vi­sa nor­te­ame­ri­ca­na para man­dar a mi fa­mi­lia a los Es­ta­dos Uni­dos. Me te­nían to­do lis­to en los Es­ta­dos Uni­dos si me pro­nun­cia­ba con­tra usted. Yo los man­dé lar­go al ca­ra­jo por­que soy leal a es­ta pa­tria y no voy a trai­cio­nar’. Me con­mo­vió el al­ma, la leal­tad de ese va­lien­te, de ese pa­trio­ta», re­ve­ló el je­fe de Es­ta­do el pa­sa­do 24 de ju­nio du­ran­te los fes­te­jos del día del Ejér­ci­to.

Sin em­bar­go, es­ta po­si­bi­li­dad es des­car­ta­da por el ma­yor ge­ne­ral re­ti­ra­do Cli­ver Al­ca­lá, exe­de­cán del fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez, quien afir­mó de for­ma ro­tun­da que los mi­li­ta­res «son cons­cien­tes de que un gol­pe no es la sa­li­da la cri­sis, por­que de pa­so no va­le la pe­na sa­car por la fuer­za a un Go­bierno que ya es­tá de sa­li­da».

No obs­tan­te, las au­to­ri­da­des pa­re­cen pen­sar lo con­tra­rio y por ello en lo que va de año al menos trece uni­for­ma­dos han si­do de­te­ni­dos y acu­sa­dos de de­li­tos co­mo trai­ción a la pa­tria.

Otros es­ce­na­rios

Más ca­tas­tro­fis­ta se mos­tró el diputado ofi­cia­lis­ta y ex­je­fe de la In­te­li­gen­cia Mi­li­tar con Chá­vez, el ge­ne­ral Hu­go Car­va­jal, quien aler­tó que el país es­tá «a las puer­tas de una gue­rra ci­vil».

En una en­tre­vis­ta con Efe, el ofi­cial, aho­ra crí­ti­co del Go­bierno y al que Es­ta­dos Uni­dos acu­sa de te­ner ne­xos con el nar­co­trá­fi­co, afir­mó que la ola de pro­tes­tas que sa­cu­de al país «tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les», pues «a ve­ces no hay ni di­ri­gen­tes opo­si­to­res con­vo­can­do (ac­cio­nes de ca­lles», al­go es­pon­tá­neo es­tá pa­san­do los ma­ni­fes­tan­tes no tie­nen mie­do y eso pu­die­ra in­ten­si­fi­car el conflicto, yo di­go que es­ta­mos en las puer­tas de una gue­rra ci­vil, es lo que vie­ne. To­dos los pa­sos se han ido cum­plien­do».

RO­NAL­DO SCHEMIDT AFP

La du­re­za de la re­pre­sión a los ci­vi­les (en la fo­to, una car­ga de ayer) es­tá au­men­tan­do las crí­ti­cas en­tre los uni­for­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.