Los im­pro­duc­ti­vos seis primeros me­ses de Trump en la Ca­sa Blan­ca

Cua­tro men­ti­ras, dia­rias, un des­pi­do al mes y el fias­co con el Oba­ma­ca­re y el ve­to mi­gra­to­rio mar­can su agen­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ADRIA­NA REY

Do­nald Trump cum­ple los seis primeros me­ses de Go­bierno, con­su­mi­do por el es­cán­da­lo y al­zan­do el ti­tu­lo del pre­si­den­te más im­po­pu­lar en los úl­ti­mos 70 años, aun­que ello ape­nas le res­ta cre­di­bi­li­dad en­tre los su­yos. Su fa­lli­da agen­da po­lí­ti­ca lle­na de fra­ca­sos le­gis­la­ti­vos y ju­di­cia­les —co­mo el Oba­ma­ca­re o el ve­to mi­gra­to­rio—, así co­mo sus en­fren­ta­mien­tos per­ma­nen­tes con los me­dios han he­cho de es­ta pri­me­ra eta­pa de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump co­mo una de las más bron­cas e im­pro­duc­ti­vas de la his­to­ria de EE.UU. Has­ta cua­tro men­ti­ras dia­rias en sus de­cla­ra­cio­nes y un des­pi­do al mes, in­clu­yen­do a dos de sus más cer­ca­nos ase­so­res —Mi­ke Flynn, de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, y Sean Spi­cer, su por­ta­voz— com­ple­tan la pri­me­ra ra­dio­gra­fía de un ba­lan­ce re­ple­to de in­ci­den­cias.

Ru­sia­ga­te

La tra­ma que azo­ta a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción es sin du­da la gran pro­ta­go­nis­ta de es­tos seis me­ses de Go­bierno, don­de la som­bra del im­peach­ment ha vuel­to a apa­re­cer en los pa­si­llos de Ca­pi­tol Hill. Las sos­pe­chas so­bre los víncu­los en­tre la campaña del mag­na­te y el Krem­lin para per­ju­di­car a Hi­llary Clin­ton son in­ves­ti­ga­das hoy por un fis­cal es­pe­cial, el FBI y el Con­gre­so. Los pro­ble­mas han sal­pi­ca­do a la fa­mi­lia del pre­si­den­te y su hi­jo ma­yor, Do­nald Trump Jr., y su yerno, Ja­red Kush­ner, ten­gan que de­cla­rar la se­ma­na que vie­ne para ex­pli­car sus con­tac­tos con agen­tes ru­sos. La tra­ma pro­vo­có ade­más la di­mi­sión del ex­con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Mi­chael Flynn, así co­mo la re­cu­sa­ción del fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, por ocul­tar sus con­tac­tos con el hom­bre de Pu­tin en Washington, el em­ba­ja­dor Ser­guei Kisl­yak.

El Oba­ma­ca­re re­sis­te

Es el gran fra­ca­so del pre­si­den­te, in­ca­paz de con­tro­lar e im­po­ner or­den en las fi­las de su pro­pio par­ti­do. Las di­fe­ren­tes ver­sio­nes de la re­for­ma de la ley sa­ni­ta­ria no con­ven­cen ni a con­ser­va­do­res ni a mo­de­ra­dos, en­fras­ca­dos to­da­vía en in­fruc­tuo­sas ne­go­cia­cio­nes que han im­pe­di­do que Trump cum­pla con su gran pro­me­sa elec­to­ral, a pe­sar de los sie­te años de lu­cha re­pu­bli­ca­na. El pre­si­den­te no ha lo­gra­do ni un so­lo triun­fo le­gis­la­ti­vo pe­se a que su par­ti­do cuen­ta con la ma­yo­ría tan­to en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes co­mo en el Se­na­do.

Re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les

Trump ha te­ni­do un de­but com­pli­ca­do en la are­na in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do en las re­la­cio­nes con sus alia­dos eu­ro­peos. En ma­yo, el re­pu­bli­cano de­jó en el ai­re su apo­yo a la OTAN y días más tar­de de­frau­dó al pla­ne­ta con su sa­li­da del Acuer­do de Pa­rís. La úl­ti­ma cum­bre del G20 sir­vió para evi­den­ciar que para tra­tar a Trump los lí­de­res del mun­do si­guen mo­vién­do­se en­tre la cor­te­sía y la cau­te­la. Su vi­si­ta Fran­cia le ha ser­vi­do para ga­nar al­go de cré­di­to tras sus tro­pie­zos con otros his­tó­ri­cos alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos.

In­mi­gra­ción

Su po­lí­ti­ca de mano du­ra se ha tra­du­ci­do en la pues­ta en mar­cha del ve­to mi­gra­to­rio a los ciu­da­da­nos de seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na, que sin em­bar­go, so­lo ha po­di­do im­ple­men­tar par­cial­men­te tras va­rios blo­queos ju­di­cia­les. Ade­más, Trump ha con­ti­nua­do con su gue­rra con­tra las ciu­da­des san­tua­rio que pro­te­gen a los in­do­cu­men­ta­dos y ha ace­le­ra­do el nú­me­ro de de­por­ta­cio­nes.

Fal­se­da­des cons­tan­tes

Se­gún The Washington Post, el neo­yor­quino ha men­ti­do o rea­li­za­do afir­ma­cio­nes en­ga­ño­sas en 836 oca­sio­nes, lo que su­po­ne una me­dia de 4,6 men­ti­ras dia­rias. Por ejem­plo, Trump pre­su­mió diez ve­ces del ma­yor re­cor­te de im­pues­tos de la his­to­ria de nues­tro país, a pe­sar de que su Ad­mi­nis­tra­ción no ha pu­bli­ca­do ni un so­lo plan, más allá de una ho­ja de pa­pel. Es más, de ha­cer­se reali­dad lo has­ta aho­ra pro­pues­to, en nin­gún ca­so los re­cor­tes lle­ga­rían a los rea­li­za­dos por Harry Tru­man, o Ro­nald Rea­gan. Trump sue­le ig­no­rar los cons­tan­tes fact-checks (ve­ri­fi­ca­cio­nes) de los me­dios, tra­tan­do de mi­nar su cre­di­bi­li­dad ba­jo la eti­que­ta de fa­ke news (no­ti­cias fal­sas).

Gue­rra con los me­dios

El es­can­da­lo­so ma­ne­jo de la ver­dad por par­te de Do­nald Trump, ha he­cho que sus re­la­cio­nes con la pren­sa re­gis­tren pi­cos de ten­sión ja­más vis­tos an­tes con una ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se. Sal­vo Fox News, Breit­bart News y otros me­dios con­ser­va­do­res, el pre­si­den­te ha car­ga­do con­tra to­dos aque­llos que no han co­mu­ni­ca­do co­mo era de su agra­do, lle­gan­do a in­sul­tar gra­ve­men­te y sin me­su­ra, a pe­rio­dis­tas con­sa­gra­dos.

Pa­sión por Twit­ter

«Voy a ser muy co­me­di­do, si es que lo uso», di­jo el pre­si­den­te al res­pec­to de Twit­ter en no­viem­bre. Le­jos de es­ta afir­ma­ción, la red so­cial se ha con­ver­ti­do en la pla­ta­for­ma pre­fe­ri­da del mag­na­te para dar su opi­nión, cam­bian­do por com­ple­to las re­glas de la co­mu­ni­ca­ción, la di­plo­ma­cia y el de­co­ro. Des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca ha tui­tea­do en 1.002 oca­sio­nes. Si mantiene el há­bi­to en es­tos ni­ve­les, Trump tui­tea­rá más de 8.000 ve­ces an­tes del fi­nal de su man­da­to. A gol­pe de 140 ca­rac­te­res, el pre­si­den­te ha car­ga­do con­tra los me­dios, la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se, re­pu­bli­ca­nos, de­mó­cra­tas y lí­de­res in­ter­na­cio­na­les de po­ten­cias alia­das.

YURI GRIPAS AFP

Trump no ha ob­te­ni­do nin­gún éxi­to le­gis­la­ti­vo aún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.