Los ho­lan­de­ses se van de vacaciones sin Go­bierno a la vis­ta

Las ne­go­cia­cio­nes para rom­per el blo­queo su­man ya 130 días y los más pe­si­mis­tas ya pien­san en re­pe­tir elec­cio­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Lle­ga el ve­rano y con él las vacaciones para los ho­lan­de­ses. Tam­bién para sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, quie­nes han he­cho las ma­le­tas para des­co­nec­tar quin­ce días de la cri­sis de Go­bierno en la que se ha su­mi­do el país des­de las elec­cio­nes del pa­sa­do 15 de mar­zo. Han pa­sa­do 130 días y Ho­lan­da si­gue sin Eje­cu­ti­vo. Una si­tua­ción que ya vi­vie­ron sus ciu­da­da­nos en el año 1977, cuan­do lle­ga­ron a es­tar 208 días sin man­do.

Las ne­go­cia­cio­nes no avan­zan. Le­jos de acer­car pos­tu­ras, los par­ti­dos si­guen sin atis­bar po­si­bles sa­li­das al la­be­rin­to en el que se en­cuen­tran sus lí­de­res. A pe­sar de que la Twee­de Ka­mer cuen­ta con dipu­tados de has­ta 13 for­ma­cio­nes con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, la ecua­ción es im­po­si­ble. ¿Por qué?

Aho­ra mis­mo hay cua­tro par­ti­dos ne­go­cian­do. Los Ver­des aban­do­na­ron las conversaciones hace tres se­ma­nas. Los li­be­ra­les del pri­mer mi­nis­tro Mark Rut­te (VVD), los de­mó­cra­tas cris­tia­nos de la CDA y la Unión Cris­tia­na (UC) tra­tan de con­ven­cer a los li­be­ra­les de cen­tro-iz­quier­da del D66 para que de­pon­gan las ar­mas y ac­ce­dan a for­mar un Go­bierno de cla­ro signo con­ser­va­dor para aban­do­nar la ac­tual si­tua­ción de pa­rá­li­sis.

El par­ti­do de Ale­xan­der Pech­told se re­sis­te. No so­lo por el des­equi­li­brio ideo­ló­gi­co, tam­bién por la vi­sión an­ta­gó­ni­ca de la UC so­bre la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da o el de­re­cho a la eu­ta­na­sia. Pech­told hi­zo de su de­fen­sa ban­de­ra de la campaña elec­to­ral, pe­ro sus fu­tu­ri­bles so­cios la quieren erra­di­car.

La lla­ve de la cri­sis

El pro­ble­ma es que si la UC se cae de las ne­go­cia­cio­nes, no hay un so­cio con su­fi­cien­tes es­ca­ños para su­plir su au­sen­cia. Los eco­lo­gis­tas (14 es­ca­ños) son el par­ti­do que mar­ca la ba­rre­ra en­tre lo ne­go­cia­ble y lo in­ne­go­cia­ble, pe­ro su pos­tu­ra abier­ta con la in­mi­gra­ción es­pan­ta a li­be­ra­les y con­ser­va­do­res. La ex­tre­ma iz­quier­da (PS) ob­tu­vo 14 es­ca­ños, pe­ro su lí­der de­jó cla­ro que no ha­brá tra­tos con Rut­te. In­clu­so si los cua­tro par­ti­dos lle­ga­sen a un acuer­do, el Go­bierno es­ta­ría so­lo un es­ca­ño por en­ci­ma de la ma­yo­ría en el Par­la­men­to (76 de 150). La fra­gi­li­dad del Eje­cu­ti­vo po­dría desem­bo­car en una nue­va cri­sis po­lí­ti­ca a mi­tad de le­gis­la­tu­ra y for­zar la con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes.

El re­loj si­gue co­rrien­do, la bau­ti­za­da co­mo le­gis­la­tu­ra «Rut­te III» no lle­ga y se aso­man ci­tas im­por­tan­tes. El des­gas­te de es­tos me­ses de ne­go­cia­cio­nes em­pie­zan a pa­sar fac­tu­ra: «Ne­ce­si­to unas vacaciones», re­co­no­ció el lí­der de la CDA, Sy­brand Bu­ma. En sep­tiem­bre se de­be­rían apro­bar los nue­vos pre­su­pues­tos. Un ejer­ci­cio que de­ja­rá en cla­ro las in­ten­cio­nes en ma­te­ria fis­cal de un Eje­cu­ti­vo, por aho­ra inexis­ten­te. Echan­do mano de la ter­mi­no­lo­gía del Tour ci­clis­ta, el nue­vo coor­di­na­dor de las ne­go­cia­cio­nes, Ge­rrit Zalm, ad­mi­tió que «he­mos de­ja­do atrás al­gu­nas eta­pas de mon­ta­ña, pe­ro nos que­dan otras por de­lan­te. To­da­vía no es­ta­mos en Pa­rís»

JERRY LAMPEN EFE

Rut­te de­be­ría apro­bar el pre­su­pues­to en sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.