Ca­si 50 años sin un mes de vacaciones

El des­can­so ya es vo­lun­ta­rio para ellos, pe­ro sus ne­go­cios les im­pi­den dis­fru­tar de los días a los que re­nun­cia Ci­fuen­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - PA­BLO CAR­BA­LLO

La pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid su­ge­ría que las vacaciones pue­dan con­ver­tir­se en al­go vo­lun­ta­rio. Ellos son­ríen con cier­ta re­sig­na­ción. Para ellos siem­pre lo fue­ron. Pe­ro di­fí­ci­les de asu­mir. Ca­da día de des­can­so, un día sin in­gre­sar y en el que los gas­tos si­guen co­rrien­do. «Lle­vo tra­ba­jan­do en hos­te­le­ría des­de 1968 y nun­ca me he co­gi­do un mes de vacaciones. Ja­más». Al otro la­do de la ba­rra, Jo­sé Ma­nuel Me­re­la. En 1973, cuan­do la de­mo­cra­cia pa­re­cía to­da­vía una uto­pía, abrió jun­to a su mu­jer su pro­pio ne­go­cio. El bar O’Mas­co­to, en la co­ru­ñe­sa ave­ni­da de Ar­tei­xo. «Y des­de en­ton­ces no he­mos he­cho más que tra­ba­jar. Lo más que po­de­mos co­ger es una se­ma­na apro­ve­chan­do la Se­ma­na San­ta o unos días en agos­to, que es cuan­do baja más la clien­te­la en es­te ba­rrio, pe­ro no más».

Es­te año, ni la Se­ma­na San­ta. «Y la se­ma­na de agos­to es­tá por ver». Jo­sé Ma­nuel lle­va po­co ju­bi­la­do, pe­ro si­gue en el ta­jo al la­do de su mu­jer, a la que to­da­vía le fal­tan años para poder ha­cer­lo. Le gus­ta el con­tac­to con la gen­te, pe­ro admite que mu­chas ve­ces el cuer­po cla­ma por un des­can­so: «Cuan­do te vas una se­ma­na y te sa­cas to­do es­to de la ca­be­za, el rit­mo que lle­vas to­dos los días... eso va­le mu­chí­si­mo». Par­te de ese pla­cer es­ca­so re­si­de, para él, en le­van­tar­se a las diez de la ma­ña­na. Y es que el bar abre a las sie­te. «Fi­nes de se­ma­na, fes­ti­vos, cuan­do la ma­yo­ría de la gen­te es­tá dis­fru­tan­do, a ti te toca siem­pre tra­ba­jar». Me­re­la no quie­re en­trar en ta­pu­jos po­lí­ti­cos. A pe­sar de que son, con los de­por­tes, di­ce, los te­mas de ha­bi­tual des­tri­pe al otro la­do de la ba­rra. Pe­ro le de­ja un re­ca­do a Ci­fuen­tes: «Si ella se va de vacaciones, su em­pre­sa si­gue fun­cio­nan­do igual. La mía, no».

«Os ani­mais co­men e pro­du­cen to­dos os días. De luns a luns. Aquí non hai nin sá­ba­dos, nin do­min­gos, nin va­ca­cións, nin na­da». Da­vid Bo­ta­na atien­de a de­ce­nas de va­cas en su ex­plo­ta­ción de Me­sía: «Non te po­des des­pe­xar nun­ca. Tra­ba­llas ca­tor­ce ho­ras dia­rias. Can­do hai que se­men­tar e apa­ñar son aín­da máis. Non po­des de­pen­der dun día li­bre para na­da». Su ru­ti­na es la que acom­pa­ña a mu­chos ga­na­de­ros con pe­que­ñas ex­plo­ta­cio­nes que no pue­den per­mi­tir­se con­tra­tar per­so­nal para to­mar­se un me­re­ci­do des­can­so. «Ela ao me­llor non se co­lle va­ca­cións por­que non que­re —di­ce so­bre Ci­fuen­tes—, ou­tros di­rec­ta­men­te non po­de­mos fa­ce­lo. Nes­te ofi­cio fa­rían moi­ta fal­ta, é moi­tí­si­mo des­gas­te to­dos os días. Non tes ho­ra­rio. Non hai for­ma de des­co­nec­tar».

Ma­nuel Sán­chez se subió al ta­xi por pri­me­ra vez hace vein­ti­séis años. Es­pe­ra clien­tes a me­dio­día fren­te al cen­tro co­mer­cial de Ma­ri­ne­da. Le pre­gun­ta­mos cuán­tas ve­ces, en ese cuar­to de si­glo lar­go, ha con­se­gui­do to­mar­se un mes de vacaciones. «Nin­guno. Me des­cua­dra­ría las cuen­tas de to­do el año». Un son­deo pre­vio en otra pa­ra­da, pró­xi­ma a la co­ru­ñe­sa ca­lle de Juan Fló­rez, ratifica la sen­sa­ción del co­lec­ti­vo. «Al­gu­nos pa­tro­nes en es­te ne­go­cio pue­den per­mi­tír­se­las, pe­ro el cu­rran­te se que­da sin tra­ba­jo o sin pagar las fac­tu­ras», ale­ga­ban allí.

Días suel­tos

«Te vas co­gien­do días suel­tos cuan­do pue­des, pro­si­gue Ma­nuel, más que na­da para coin­ci­dir con la fa­mi­lia, so­bre to­do cuan­do tie­nes ni­ños pe­que­ños. Vas tram­pean­do así. Por una par­te tie­nes la ven­ta­ja de poder de­ci­dir cuán­do ha­cer­lo. Pe­ro esos días que pa­ras de pro­du­cir de­jas de re­cu­pe­rar di­ne­ro. Y la si­tua­ción no es tan hol­ga­da co­mo para que te lo pue­das per­mi­tir, y aho­ra mu­cho menos que an­tes».

En mu­chas py­mes es­tos re­la­tos son au­to­bio­grá­fi­cos. Ga­li­cia cuen­ta con al­go más de 215.000 au­tó­no­mos. Mu­chos de ellos al fren­te de pe­que­ñas em­pre­sas. «Hay mu­chos co­lec­ti­vos que no pue­den co­ger­se ni un día. En el pe­que­ño co­mer­cio pa­sa con fre­cuen­cia», re­tra­ta Ra­fael Gra­na­dos, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Au­tó­no­mos de Ga­li­cia. «Se­ría sa­lu­da­ble —di­ce— que se to­ma­sen vacaciones, por­que acu­mu­lan un es­trés con­ti­nuo a lo lar­go del año pe­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no les per­mi­te el re­lax. De­be­rían va­lo­rar qué pe­río­do del año es más flo­jo en su ne­go­cio y pa­rar unos días ahí. Se­ría lo desea­ble». Y no es que no lo deseen. Ni que no les gus­te su ofi­cio: «Es que hay ve­ces en las que, por sub­sis­ten­cia, no puede ser».

S. ROUCO

Jo­sé Ma­nuel Me­re­la. Re­gen­ta el bar O’Mas­co­to en A Co­ru­ña des­de 1973. Sue­le to­mar­se una se­ma­na de des­can­so al año. Nun­ca ha te­ni­do un mes de pa­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.