«En ‘Dun­ker­que’ he in­ten­ta­do con­tar una his­to­ria hu­ma­na»

El di­rec­tor estrena su nue­vo fil­me so­bre un epi­so­dio bé­li­co que to­da­vía per­du­ra en la men­te de los británicos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MA­RÍA ES­TÉ­VEZ

Ch­ris­top­her No­lan (Lon­dres, 1970) de­ci­dió que la me­jor ma­ne­ra de con­tar el sal­va­men­to del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co en las pla­yas fran­ce­sas de Dun­ker­que te­nía que ha­cer­se des­de tres pun­tos de vis­ta (tie­rra, mar y ai­re) y con el ma­yor rea­lis­mo po­si­ble. «Co­mo un puz­le», el di­rec­tor pre­sen­ta una de las me­jo­res pe­lí­cu­las bé­li­cas de las úl­ti­mas dé­ca­das.

—¿Qué fue lo que le atra­jo de Dun­ker­que?

—Co­mo la ma­yo­ría de los británicos, he cre­ci­do es­cu­chan­do los por­me­no­res de es­ta ba­ta­lla. No re­cuer­do la pri­me­ra vez que su­pe de es­ta his­to­ria por­que ha per­ma­ne­ci­do en mi ca­be­za des­de mi in­fan­cia. Em­ma [No­lan, su mu­jer] y yo atra­ve­sa­mos el Ca­nal con ami­gos en un pe­que­ño bo­te hace vein­te años y fue ho­rri­ble, di­fí­cil, an­gus­tio­so. Me sen­tí en pe­li­gro una do­ce­na de ve­ces y pen­sé que era un via­je muy com­pli­ca­do. Ima­gi­nar­lo, ade­más, con bom­bas ca­yen­do, me im­pac­tó. Eso ci­men­tó la idea de con­tar es­ta his­to­ria. Ten­go un gran res­pe­to por to­dos los que vi­vie­ron aquel epi­so­dio de la gue­rra.

—¿Es­ta his­to­ria es más im­por­tan­te para usted por ser bri­tá­ni­co?

—Para los británicos es un re­cuer­do que per­du­ra en el tiem­po, no ca­be du­da. Mi pa­dre, que mu­rió hace unos años, es­ta­ba ob- se­sio­na­do con avio­nes y ca­da vez que veía una pe­lí­cu­la de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial vo­ci­fe­ra­ba con­tra to­do lo que con­si­de­ra­ba erró­neo y me ex­pli­ca­ba por qué. Sin du­da, es muy es­pe­cial para mí di­ri­gir es­te fil­me por­que es una res­pon­sa­bi­li­dad y for­ma par­te de la cul­tu­ra de In­gla­te­rra.

—¿Por qué la pe­lí­cu­la so­lo se cen­tra en los sol­da­dos?

—He in­ten­ta­do con­tar una his­to­ria hu­ma­na, no aban­do­nar el ele­men­to hu­mano y vis­ce­ral de la his­to­ria. Es­tos sol­da­dos nun­ca su­pie­ron lo que ocu­rría en el ga­bi­ne­te de Chur­chill, no sa­bían lo que su­ce­día en los bar­cos. Lo mis­mo he in­ten­ta­do con el pú­bli­co. Ve­mos a unos jó­ve­nes atra­ve­sar si­tua­cio­nes ate­rra­do­ras que les están pro­vo­can­do trau­mas. Es una ex­pe­rien­cia te­rri­ble, pe­ro tie­nen que pro­ce­sar­la. He que­ri­do man­te­ner­me en ese es­ta­do de re­fe­ren­cia.

—¿Por qué era im­por­tan­te desa­rro­llar el trián­gu­lo de los tres tiem­pos?

—El ci­ne tie­ne una ha­bi­li­dad fas­ci­nan­te a la ho­ra de in­fluir o ma­ni­pu­lar a la au­dien­cia sin­tien­do el tiem­po se­gún lo ven. Es­toy ha­blan­do de cual­quier pe­lí­cu­la. Com­pa­ra­do con cual­quier otro me­dio, el ci­ne es úni­co, por­que en dos ho­ras po­de­mos con­tar una his­to­ria en tiem­po real o den­tro de un mi­le­nio. Sa­bía que ne­ce­si­ta­ba va­rios pun­tos de vis­ta para desa­rro­llar la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va.

—Usted en­cuen­tra cier­to pa­ra­le­lis­mo con los re­fu­gia­dos que aho­ra es­ca­pan de las gue­rras y su pe­lí­cu­la.

—Si, mu­chí­si­mo. Cuan­do fil­má­ba­mos en Dun­ker­que es­tá­ba­mos a po­cos ki­ló­me­tros de uno de los campos de re­fu­gia­dos más gran­des de Eu­ro­pa. No quiero ser muy es­pe­cí­fi­co por­que he in­ten­ta­do con­tar un ca­pi­tu­lo his­tó­ri­co que ocu­rrió en los años cua­ren­ta, pe­ro me he de­ja­do in­fluir por lo que ocu­rre aho­ra. So­mos hu­ma­nos y, la ver­dad, a to­dos nos preo­cu­pa lo mis­mo, no po­de­mos ver imá­ge­nes de la gue­rra en los cua­ren­ta y no ha­cer un pa­ra­le­lis­mo con lo que su­ce­de aho­ra mis­mo. Es im­po­si­ble. Los re­fu­gia­dos son se­res hu­ma­nos en pe­que­ños bo­tes su­frien­do de an­gus­tia. Que­re­mos pen­sar que vi­vi­mos en un mun­do so­fis­ti­ca­do de al­ta tecnología, cuan­do en reali­dad, al ver las fo­tos de los re­fu­gia­dos, se­gui­mos vi­vien­do en el pa­sa­do. No po­de­mos ig­no­rar es­tos even­tos por­que to­da­vía se­gui­mos en el mis­mo mun­do.

FRA­NÇOIS LO PRESTI AFP

Ch­ris­top­her No­lan, en el cen­tro, con la pro­duc­to­ra y va­rios ac­to­res del fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.