Sui­ci­dar­se

La Voz de Galicia (Barbanza) - - El Tiempo - Fer­nan­da Ta­ba­rés

El sui­ci­dio es uno de los po­cos ac­tos ín­ti­mos que se man­tie­nen al mar­gen del ex­hi­bi­cio­nis­mo post­mi­llen­nial. Se re­gis­tran los coi­tos, los be­sos, esa mag­da­le­na re­cién sa­li­da del horno, la ma­ne­ra exac­ta de ex­ten­der­se el car­mín, una tar­de ha­cien­do surf, la pri­me­ra me­jor ami­ga, unas lá­gri­mas por nues­tro pe­rro, el ataúd a lo le­jos de un pa­rien­te le­jano y has­ta la muer­te en di­rec­to mien­tras con­du­cías y te gra­ba­bas con el mó­vil o mien­tras em­pu­ña­bas un pa­lo de sel­fie y, anor­mal, des­apa­re­cis­te pre­ci­pi­cio aba­jo. Pe­ro al­go de no­so­tros se de­tie­ne cuan­do al­guien se sui­ci­da y nos en­te­ra­mos, por­que ese que­bran­to del ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia si­gue sien­do el gran se­cre­to a vo­ces, una he­ca­tom­be a la que ca­da año su­cum­ben en Ga­li­cia el do­ble de per­so­nas que víc­ti­mas mor­ta­les se co­bra la ca­rre­te­ra. Un sui­ci­dio nos in­ter­pe­la de una for­ma di­fe­ren­te, aun­que pue­da ser con­si­de­ra­do co­mo el ac­to de li­ber­tad más bru­tal, tan ra­di­cal que la Igle­sia lo ha con­de­na­do has­ta el pun­to de exi­liar sus cadáveres a las cu­ne­tas de los ce­men­te­rios, un pu­ñe­ta­zo en la mo­ral de una épo­ca en la que so­lo ella de­ci­día so­bre las vi­das y las muer­tes. Del sui­ci­da nos in­quie­ta que po­da­mos ser no­so­tros y por eso se mantiene un có­di­go tá­ci­to de si­len­cio que los ale­ja de las no­ti­cias, li­te­ral­men­te, para evi­tar el con­ta­gio, co­mo si cons­ta­tar que al­guien se arro­ja al va­cío des­ac­ti­va­se nues­tros fre­nos y nos in­vi­ta­se a con­su­mar nues­tra pro­pia des­apa­ri­ción.

La cien­cia fic­ción ha ju­ga­do mu­cho con ese te­rror in­te­rior, una po­si­ble au­to­des­truc­ción del ser hu­mano por el ca­mino evi­den­te, na­da de con­ta­mi­nar los ríos o re­ca­len­tar el pla­ne­ta; di­rec­ta­men­te arro­jé­mo­nos en ma­sa por la ven­ta­na y ya es­tá.

Por eso de­vo­ra­mos los de­ta­lles del sui­ci­dio de es­tos días, su pla­ni­fi­ca­ción, com­par­tir el mó­vil de la mu­jer con los tes­ti­gos del trán­si­to, es­co­ger el lu­gar, le­jos de ca­sa, usar tu pro­pia es­co­pe­ta, un apa­gón que ade­más es el chis­pa­zo de una épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.