So­cie­dad

Lu­ga­res co­mo el río Pe­dras o el mon­te Pin­do atraen ca­da vez a más vi­si­tan­tes y los res­ca­tes han au­men­ta­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza - A. GERPE

La ma­si­va afluen­cia de per­so­nas a zo­nas na­tu­ra­les con cier­ta pe­li­gro­si­dad ha dis­pa­ra­do los res­ca­tes

Las cam­pa­ñas de pro­mo­ción de los es­pa­cios más em­ble­má­ti­cos de la co­mar­ca que rea­li­zan aso­cia­cio­nes y Ad­mi­nis­tra­cio­nes, uni­das a la tremenda ca­pa­ci­dad de di­fu­sión de las re­des so­cia­les, han pro­pi­cia­do que ca­da vez sean más las per­so­nas que se acer­can a la zo­na, tan­to para dis­fru­tar de sus vacaciones co­mo para co­no­cer y re­co­rrer pa­ra­jes na­tu­ra­les vír­ge­nes. Aun­que lu­ga­res co­mo las piscinas del río Pe­dras, el mon­te Pin­do o las pla­yas de mar abier­to de Ri­bei­ra, Mu­ros o Por­to do Son nun­ca han es­ta­do exen­tos de per­can­ces, es­tos se han mul­ti­pli­ca­do de­bi­do a la ma­yor afluen­cia de gen­te y, co­mo se­ña­lan los equi­pos de emer­gen­cias, al he­cho de que mu­chos de los usua­rios no ca­li­bran los ries­gos y no adop­tan las me­di­das de pre­cau­ción ne­ce­sa­rias, co­mo el uso de cal­za­do y ro­pa ade­cua­dos o evi­tar aden­trar­se en es­pa­cios des­co­no­ci­dos si no se acu­de con un guía que do­mi­ne el lu­gar.

Un ejem­plo son los tres res­ca­tes, re­gis­tra­dos en menos de una se­ma­na, en las piscinas del río Pe­dras. Una de las in­te­gran­tes del equi­po de Pro­tec­ción Ci­vil de A Po­bra, y que par­ti­ci­pó en ellos, Yo­lan­da So­bra­de­lo, ex­pli­ca: «Pu­xé­ron­se de mo­da e ven xen­te de fó­ra que pen­sa que é co­ma un­ha praia, non do­mi­nan ben o ti­po de si­tio do que se tra­ta».

So­bra­de­lo de­cla­ra que con el fin de me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta an­te una in­ter­ven­ción, los vo­lun­ta­rios están ha­cien­do prác­ti­cas: «Que­re­mos co­ñe­cer ben o lu­gar, ca­da re­cun­cho, para sa­ber por on­de están os ac­ce­sos máis doa­dos en ca­so de ter que sa­car a al­guén e ata on­de po­de­mos che­gar cos vehícu­los».

Re­co­no­ci­mien­to de pla­ya flu­vial

Por su par­te, el Con­ce­llo ya ha anun­cia­do su in­ten­ción de so­li­ci­tar el re­co­no­ci­mien­to de pla­ya flu­vial para es­te pa­ra­je del río Pe­dras, con el fin de que el pró­xi­mo año pue­da con­tar con ser­vi­cio de so­co­rris­mo. Ade­más, se co­lo­ca­rán pa­ne­les in­for­ma­ti­vos y de ad­ver­ten­cia.

Tam­bién en el mon­te Pin­do se han re­gis­tra­do per­can­ces re­cien­te­men­te. El úl­ti­mo, co­men­ta el po­li­cía lo­cal Je­sús Ló­pez, el de un jo­ven de Cee con pro­ble­mas car­día­cos que se per­dió en el as­cen­so has­ta A Moa. An­te­rior­men­te le ha­bía su­ce­di­do lo mis­mo a una pa­re­ja. Tam­bién tu­vie­ron que re­ci­bir au­xi­lio unos sen­de­ris­tas que, se­ña­la el agen­te, subie­ron un día de fuer­te ca­lor, a la ho­ra en la que el sol in­ci­de con ma­yor fuer­za y, ade­más, con muy po­ca agua para poder hi­dra­tar­se.

El Con­ce­llo de Car­no­ta se­ña­li­zó el ca­mino has­ta la ci­ma en los cru­ces en los que re­sul­ta más fá­cil per­der­se des­de las su­bi­das de O Fiei­ro, Cal­de­bar­cos y O Pin­do, pe­ro Je­sús Ló­pez ma­ni­fies­ta: «A xen­te pen­sa que che­gar á Moa é sin­xe­lo e ata van po­lo si­tio máis di­fí­cil, ás ve­ces in­clu­so con ne­nos pe­que­nos».

Es­te po­li­cía, que con el pa­so de los años se ha con­ver­ti­do en un gran co­no­ce­dor del ma­ci­zo car­no­tano, en el que en­tre­na ha­bi­tual­men­te, apun­ta que los lu­ga­res en los que se ex­tra­vían más vi­si­tan­tes son «na bai­xa­da ca­ra a co­va da Xoa­na, por­que non é un­ha ru­ta ha­bi­tual; en chan de Lou­ren­zo, can­do hai né­boa, e en Peñafiel, que é un­ha sen­da com­pli­ca­da. O im­por­tan­te é sa­ber ca­les son as mar­cas».

Por su par­te, des­de la en­ti­dad Mon­te Pin­do pre­pa­ran la ela­bo­ra­ción de unos pla­nos para dis­tri­buir en­tre quie­nes acu­den a la zo­na, ade­más del tra­ba­jo de ma­pea­do que rea­li­za­ron con Google.

Las pla­yas de mar abier­to que hay en la co­mar­ca son otro de los si­tios fre­cuen­ta­dos en los que hay que ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes por­que ya se han pro­du­ci­do va­rios in­ci­den­tes trá­gi­cos. La ma­yo­ría de los lu­ga­res más con­flic­ti­vos tie­nen so­co­rris­tas du­ran­te el ve­rano, pe­ro no to­dos. Así su­ce­de en los are­na­les de la zo­na de O An­co­ra­doi­ro. Un miem­bro del GES de Mu­ros in­di­ca que, sin ir más le­jos, hace un par de me­ses se pro­du­jo el res­ca­te de dos ba­ñis­tas ir­lan­de­ses a los que arras­tra­ba la co­rrien­te por­que es­ta­ba ba­jan­do la ma­rea: «Ti­vo que in­ter­vir a lan­cha de sal­va­men­to Sal­va­mar e a un de­les axu­douno un sur­fis­ta. Tó­do­los anos te­mos al­gún sus­to».

Es­te in­te­gran­te del gru­po de emer­gen­cias ex­pli­ca que mu­chas per­so­nas que se ven atra­pa­das por la co­rrien­te «que­ren loi­tar con­tra ela e son in­ca­pa­ces de aguan­tar, en lu­gar de in­ten­tar man­ter­se a flo­te. O gran pro­ble­ma é o des­co­ñe­ce­men­to do lu­gar no que se ato­pan».

La di­fi­cul­tad para lle­gar a las piscinas del río Pe­dras y el res­ba­la­di­zo ac­ce­so di­fi­cul­tan las eva­cua­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.