Obli­ga­cio­nes y de­be­res

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - Ana Gerpe

La Ad­mi­nis­tra­ción, que re­cuer­da a sus ciu­da­da­nos, co­mo es ló­gi­co, que de­ben cum­plir con sus obli­ga­cio­nes, se ol­vi­da a ve­ces de cum­plir las su­yas. Es de­cir, de dar ejem­plo. Su­ce­de con la obli­ga­ción de man­te­ner una fran­ja de pro­tec­ción, li­bre de ár­bo­les co­mo pi­nos y eu­ca­lip­tos, así co­mo de ma­le­za, en los bor­des de las ca­rre­te­ras. Bas­ta con re­co­rrer un buen nú­me­ro de vías de la co­mar­ca, tan­to ba­jo ju­ris­dic­ción de la Xun­ta co­mo de la Dipu­tación, para ver que hay una bue­na ma­sa ar­bó­rea que, se­gún la ley de mon­tes de la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción, de­be­ría ha­ber­se cor­ta­do.

El he­cho de que con­ti­núen en pie no so­lo cons­ti­tu­ye un pe­li­gro en la épo­ca de al­to riesgo de in­cen­dios, sino tam­bién en invierno. No es la pri­me­ra vez que, de­bi­do a los arras­tres del te­rreno por las llu­vias, al­gu­nos de es­tos ejem­pla­res se in­cli­nan pe­li­gro­sa­men­te so­bre la cal­za­da e, in­clu­so, más de uno ha caí­do so­bre ella. Cuan­do eso su­ce­de, o al­gún ve­cino ad­vier­te del pe­li­gro, son, en mu­chas oca­sio­nes, los vo­lun­ta­rios de Pro­tec­ción Ci­vil, esos que desem­pe­ñan su la­bor de for­ma al­truis­ta, los que se en­car­gan de re­ti­rar los ár­bo­les.

Hace so­lo unos días, el pre­si­den­te de una co­mu­ni­dad de mon­tes ri­bei­ren­se me ha­bla­ba del lar­go pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co para rea­li­zar una lim­pie­za en los te­rre­nos de la en­ti­dad y, al mis­mo tiem­po, me co­men­ta­ba la si­tua­ción en la que se en­cuen­tran al­gu­nas ca­rre­te­ras del tér­mino en las que, afir­ma­ba, la ma­le­za lo in­va­de to­do.

Eso sí, la Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne la po­tes­tad de mul­tar, pe­ro los ciu­da­da­nos no tie­nen la ca­pa­ci­dad de im­po­ner­le san­cio­nes a ella cuan­do no cum­ple con su co­me­ti­do.

Ade­más del poder coer­ci­ti­vo, tam­bién se­ría desea­ble que se agi­li­za­sen los pro­ce­di­mien­tos y que no se tor­tu­ra­se a los ad­mi­nis­tra­dos con com­ple­jas tra­mi­ta­cio­nes que, por en­ci­ma, en mu­chas oca­sio­nes son con­tra­dic­to­rias. Si­guien­do con el asun­to de la ta­la pre­ven­ti­va de ár­bo­les no au­tóc­to­nos, me ex­pli­ca­ba un pro­pie­ta­rio que mien­tras una Ad­mi­nis­tra­ción le ins­ta­ba a cor­tar­los otra se lo im­pe­día por­que era zo­na pro­te­gi­da. Así es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.