Ac­ce­sos di­fí­ci­les y co­rrien­tes son los prin­ci­pa­les pe­li­gros

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

La co­mar­ca tie­ne lu­ga­res de gran be­lle­za que me­re­ce la pe­na vi­si­tar, pe­ro en las que tam­bién hay que te­ner cui­da­do.

RI­BEI­RA O Vi­lar y A La­dei­ra. Son pla­yas de mar abier­to en las que hay mu­chas co­rrien­tes. En la de O Vi­lar se han aho­ga­do va­rias per­so­nas en los úl­ti­mos años y se han re­gis­tra­do com­pli­ca­dos res­ca­tes. Los sur­fis­tas han ayu­da­do a más de un ba­ñis­ta en apu­ros. Am­bas cuen­tan con so­co­rris­tas.

A PO­BRA Piscinas na­tu­ra­les. El ac­ce­so a las piscinas es com­pli­ca­do, así co­mo la pro­pia zo­na de ba­ño, en la que es fá­cil res­ba­lar­se. Tam­bién hay que te­ner cui­da­do a la ho­ra de sal­tar a las po­zas para dar­se un cha­pu­zón si no se co­no­ce el lu­gar. No hay vi­gi­lan­cia.

POR­TO DO SON Río Sieira, As Fur­nas, O Di­que. Las co­rrien­tes tam­bién cons­ti­tu­yen el prin­ci­pal riesgo de es­tos be­llos are­na­les, en los que ya se ha pro­du­ci­do más de un trá­gi­co per­can­ce. Las dos pri­me­ras dis­po­nen de so­co­rris­tas. La de O Di­que tie­ne, ade­más, un di­fí­cil ac­ce­so.

Fer­ven­za de Ri­ba­siei­ra. Se en­cuen­tra en un en­cla­ve vir­gen al que se lle­ga por un ca­mino de mon­te es­tre­cho, por lo que con­vie­ne ir muy aten­to. Has­ta la fe­cha no exis­te cons­tan­cia de que se ha­yan re­gis­tra­do in­ci­den­tes

MU­ROS O An­co­ra­doi­ro. Es una su­ce­sión de pla­yas de mar abier­to que ya se han co­bra­do al­gu­na vi­da. No hay in­di­ca­do­res de ad­ver­ten­cia ni tie­nen so­co­rris­tas, aun­que sí los hay en Lou­ro, por lo que si se pro­du­ce un avi­so se des­pla­zan rá­pi­da­men­te.

CAR­NO­TA

Bo­ca do Río. Nu­me­ro­sos car­te­les ad­vier­ten a los ba­ñis­tas del riesgo, es­pe­cial­men­te cuan­do baja la ma­rea. Tie­ne vi­gi­lan­cia. La pla­ya es muy ex­ten­sa y en Bo­ca do Río, la de ma­yor pe­li­gro, hay dos so­co­rris­tas.

Mon­te Pin­do. Los ac­ce­sos están se­ña­li­za­dos, pe­ro se re­co­mien­da su­bir con una per­so­na que co­noz­ca el te­rreno, no aden­trar­se en ru­tas des­co­no­ci­das, lle­var cal­za­do có­mo­do y te­ner muy en cuen­ta las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, ya que en la cum­bre el tiem­po puede ser muy dis­tin­to al que uno se en­cuen­tra al ini­ciar el as­cen­so.

MA­ZA­RI­COS Fer­ven­za de San­ta Leo­ca­dia. El lu­gar no en­tra­ña riesgo si quien lo vi­si­ta no pre­ten­de aden­trar­se más allá de sus po­si­bi­li­da­des, pe­ro al­gu­nos no ca­li­bra­ron los ries­gos y tu­vie­ron que ser res­ca­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.