El Pa­sa­tiem­po

La Voz de Galicia (Barbanza) - - El Tiempo - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

La Wi­ki­pe­dia na­ció en Be­tan­zos. Fue en 1893. Los her­ma­nos Gar­cía Na­vei­ra, que se ha­bían ido a Ar­gen­ti­na co­mo jor­na­le­ros y ha­bían vuel­to con­ver­ti­dos en mag­na­tes na­vie­ros, hi­cie­ron lo que mu­chos in­dia­nos ri­cos re­tor­na­dos en­ton­ces: plan­ta­ron la clá­si­ca pal­me­ra y cons­tru­ye­ron co­le­gio, asi­lo, la­va­de­ro y círcu­lo re­crea­ti­vo obrero. Don Juan, uno de los her­ma­nos, te­nía una am­bi­ción a ma­yo­res: una en­ci­clo­pe­dia. Así que se com­pró nue­ve hec­tá­reas de un te­rreno im­pro­duc­ti­vo a los pies de la vi­lla y, co­mo en Ciu­da­dano Ka­ne, de Or­son We­lles, se de­di­có du­ran­te dé­ca­das a lle­nar­lo de es­ta­tuas, ré­pli­cas de edi­fi­cios his­tó­ri­cos, re­lie­ves di­dác­ti­cos, ca­sa de fie­ras, in­ver­na­de­ro, jar­dín bo­tá­ni­co... Para ello em­pleó a to­dos los po­bres y pa­ra­dos de Be­tan­zos, con suel­do y co­mi­da, y unos pro­fe­so­res que ve­nían al fi­nal de la jor­na­da para en­se­ñar a leer y es­cri­bir a quien qui­sie­ra.

La idea del par­que del Pa­sa­tiem­po, que fue co­mo se lla­mó es­ta ex­tra­va­gan­cia de fi­lan­tro­pía y op­ti­mis­mo ilus­tra­do, era la de to­da en­ci­clo­pe­dia: di­bu­jar un ma­pa mental del mun­do y el co­no­ci­mien­to. La idea era que, di­ga­mos, un ni­ño de Be­tan­zos, vien­do un di­no­sau­rio en pie­dra, o la Mu­ra­lla China, o un ae­ro­plano, o un bu­zo, se in­fec­ta­se con el de­seo de sa­ber, via­jar y co­no­cer. No era tan­to la sa­bi­du­ría co­mo la cu­rio­si­dad el re­ga­lo que don Juan que­ría ha­cer a sus ve­ci­nos y a los vi­si­tan­tes oca­sio­na­les.

Es­ta se­ma­na es­tu­ve en Be­tan­zos y pa­seé una vez más por la me­lan­co­lía del Pa­sa­tiem­po, que lle­va ago­ni­zan­do des­de la muer­te de su crea­dor en 1933. Plei­tos de he­ren­cia, la gue­rra y el des­cui­do fue­ron trans­for­man­do en una sel­va lo que fue una celebración del ra­cio­na­lis­mo. Aun­que tam­bién, en cier­to mo­do, in­clu­so en­ton­ces si­guió te­nien­do su sen­ti­do. Por­que en su caos de­ca­den­te el Pa­sa­tiem­po era una ale­go­ría apro­pia­da para el mun­do de des­pués de Hi­ros­hi­ma, Ausch­witz, el Gu­lag y el 36. Al­guien arran­có la ré­pli­ca de la ver­ja del pa­la­cio de Ver­sa­lles para ven­der­la co­mo cha­ta­rra. Los gran­des es­cri­to­res y pen­sa­do­res de la ave­ni­da de los Ála­mos fue­ron ca­yen­do de sus pe­des­ta­les. Y so­bre los pa­ne­les di­dác­ti­cos que ex­pli­ca­ban las vir­tu­des del ciu­da­dano tre­pó la hie­dra co­mo una ara­ña. Ca­mi­nan­do por lo que que­da, el pro­fe­sor Car­los Tei­jo, que es be­tan­cei­ro, nos ex­pli­ca­ba lo fas­ci­nan­te, y a la vez in­quie­tan­te, que era para los ni­ños de su generación sal­tar la va­lla y me­ter­se de no­che en aquel lu­gar lleno de fan­tas­mas: la ré­pli­ca del es­tan­que del Re­ti­ro col­ma­ta­do de ho­jas se­cas, el León Co­lo­sal de pie­dra vol­ca­do y he­cho pe­da­zos, la ave­ni­da de los Em­pe­ra­do­res Ro­ma­nos co­lo­ni­za­da por las zar­zas y las cu­le­bras. Hoy pa­sear por O Pa­sa­tem­po es co­mo ho­jear un li­bro al que se le han arran­ca­do mu­chas pá­gi­nas. Y sin em­bar­go, to­da­vía es po­si­ble leer en él una his­to­ria, la de la fe en el fu­tu­ro y la ins­truc­ción. Los co­no­ci­mien­tos que im­par­te ya so­lo evo­can una dul­ce nos­tal­gia, pe­ro la cu­rio­si­dad que ins­pi­ran si­gue sien­do la que que­ría su cons­truc­tor. Se han he­cho mu­chos in­ten­tos de re­cu­pe­rar el par­que. Aho­ra mis­mo hay en mar­cha uno que, tan­to si tie­ne éxi­to co­mo no, pa­re­ce que se­rá el úl­ti­mo; pues­to que al Pa­sa­tiem­po, sin una so­lu­ción in­te­gral, ya no le que­da mu­cho tiem­po. Me­re­ce­ría la pe­na que las au­to­ri­da­des hi­cie­sen un es­fuer­zo, y no so­lo por­que el Pa­sa­tiem­po, que fi­gu­ró de for­ma pro­mi­nen­te en las guías tu­rís­ti­cas de hace cien años, tie­ne el po­ten­cial para atraer vi­si­tan­tes. Pien­so que hay al­go más pro­fun­do en la ne­ce­si­dad de sal­var esa en­ci­clo­pe­dia. El mun­do en el que na­ció el Pa­sa­tiem­po, y el mun­do que re­pre­sen­ta, no exis­ten ya. Se los ha lle­va­do la bri­sa del tiem­po y las de­cep­cio­nes. Pe­ro el mun­do que as­pi­ra­ba a crear, en cam­bio, to­da­vía es­tá por lle­gar.

ILUSTRACIÓN ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.