«Dos hom­bres no pa­ra­ban de gri­tar: “Los muer­tos no, los vi­vos, los vi­vos”»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - ANDREA PRESEDO, L.L.

El 24 de ju­lio del 2013 ama­ne­cía tris­te a la par que es­pe­ran­za­dor pa­ra Loreto Mena. Na­tu­ral de Chi­le pe­ro re­si­den­te en Pi­lo­ño (Pon­te­ve­dra), es­ta mu­jer de 74 años de­ci­dió mon­tar­se en un tren con des­tino a Madrid la no­che an­te­rior. Ne­ce­si­ta­ba ir a la ca­pi­tal pa­ra for­ma­li­zar su pa­sa­por­te y aban­do­nar Es­pa­ña. En su Chi­le na­tal la es­pe­ra­ba su her­ma­na, que, en­fer­ma de cán­cer, desea­ba des­pe­dir­se en per­so­na.

Loreto con­si­guió po­ner en re­gla el do­cu­men­to, pe­ro no lle­gó a tiem­po pa­ra des­pe­dir­se de su her­ma­na, que fa­lle­ció ese mis­mo día. Ya no ha­bía na­da más que la re­tu­vie­se en la ca­pi­tal, así que de­ci­dió vol­ver en el si­guien­te tren que hu­bie­se a Ga­li­cia: el Al­via 04155.

«En cues­tión de se­gun­dos el tren em­pe­zó a dar vuel­tas. Lo re­cuer­do to­do has­ta el mo­men­to en que me di un gol­pe en la ca­be­za y me dor­mí», re­la­ta. Al re­co­brar la cons­cien­cia el va­gón era otro to­tal­men­te dis­tin­to y ella so­lo quería sa­lir de allí. La ayu­da tar­dó po­co en lle­gar. «De re­pen­te en­tra­ron dos hom­bres que no pa­ra­ban de gri­tar: “Los muer­tos no, los vi­vos, los vi­vos”. Se acer­ca­ron a mí y me ayu­da­ron a sa­lir». Pe­ro ella se­guía en shock. La con­mo­ción era tan gran­de que a pe­sar de te­ner diez hue­sos ro­tos, Loreto no sen­tía do­lor. «¡Es­ta­ba con­ven­ci­da de que al lle­gar al hos­pi­tal me da­rían el al­ta y me iría pa­ra casa!», pe­ro le es­pe­ra­ban me­ses de re­cu­pe­ra­ción. «Los pri­me­ros me­ses es­tu­ve a tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co, pe­ro la me­di­ca­ción so­lo me ha­cía dor­mir. Al des­per­tar­me vol­vía a re­cor­dar to­do. ¿De qué me va­lía dor­mir to­do el día si lue­go iba a se­guir igual? Así que de­ci­dí de­jar de to­mar las pas­ti­llas y afron­tar­lo por mi cuen­ta. Me di de al­ta del psi­có­lo­go yo mis­ma. Llo­ran­do no se re­me­dia na­da».

X. Á. S.

Mena no pu­do des­pe­dir­se de su her­ma­na por el ac­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.