El 8 de agos­to, día de­ci­si­vo pa­ra Es­pa­ña

Si an­tes de esa fe­cha Car­les Puig­de­mont no con­vo­ca elec­cio­nes, la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña se­ría ya irre­ver­si­ble

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO

Pa­ra pas­mo de mu­chos, el Go­bierno y la Ge­ne­ra­li­tat si­guen aguan­tan­do el pul­so en lo que en Es­ta­dos Uni­dos lla­man el chic­ken ga­me, y que no es otra co­sa que ese due­lo al es­ti­lo de la mí­ti­ca pe­lí­cu­la Re­bel­de sin cau­sa, en la que dos con­duc­to­res di­ri­gen su co­che a to­da ve­lo­ci­dad ha­cia el abis­mo con la es­pe­ran­za de que sea el otro el que fre­ne an­tes pa­ra pro­cla­mar­se así ven­ce­do­res del desafío. El triunfo so­lo se al­can­za si el ri­val se rin­de an­tes por mie­do a es­tre­llar­se de­fi­ni­ti­va­men­te, con­vir­tién­do­se así en un ga­lli­na.

La idea ge­ne­ra­li­za­da es que ese lo­co pul­so se es­tá pro­lon­gan­do mu­cho más de lo es­pe­ra­do, por­que ape­nas que­dan dos me­ses has­ta el 1 de oc­tu­bre, fe­cha que los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes han fi­ja­do pa­ra la ce­le­bra­ción de un re­fe­ren­do que su­pon­dría un pun­to de no re­torno a par­tir del cual ya no ha­bría so­lu­ción po­lí­ti­ca po­si­ble, por­que en ese due­lo en­tre Ma­riano Ra­joy y Car­les Puig­de­mont ya so­lo po­dría que­dar uno. Si el pre­si­den­te ca­ta­lán se sa­lie­ra con la su­ya y con­si­guie­ra que, pe­se a la opo­si­ción del Go­bierno, se aca­ba­ra ce­le­bran­do un re­fe­ren­do ile­gal que ha si­do ex­pre­sa­men­te prohi­bi­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, el jefe del Eje­cu­ti­vo es­ta­ría aca­ba­do, por­que su des­pres­ti­gio se­ría ab­so­lu­to. Al con­tra­rio, si des­pués de años de ór­da­gos y ame­na­zas el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat die­ra mar­cha atrás y esa con­sul­ta ile­gal so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña no lle­ga­ra a ce­le­brar­se, a Puig­de­mont no le que­da­ría otra op­ción que pre­sen­tar la di­mi­sión irre­vo­ca­ble.

Esa, de­ci­mos, es la idea ge­ne­ra­li­za­da so­bre una co­yun­tu­ra que pa­re­ce una lo­cu­ra po­lí­ti­ca. Pe­ro la si­tua­ción es en reali­dad es mu­cho peor. Pa­ra lle­gar a ese dra­má­ti­co pun­to de no re­torno, por increíble que pa­rez­ca, no fal­tan dos me­ses, sino po­co más de dos se­ma­nas. Y ello es así por­que tan­to en el Go­bierno co­mo en la Ge­ne­ra­li­tat sa­ben que la úni­ca op­ción con la que am­bas par­tes po­drían sal­var los mue­bles se­ría que Puig­de­mont aca­ba­ra anun­cian­do que an­te la as­fi­xian­te pre­sión del Go­bierno pa­ra im­pe­dir el re­fe­ren­do no le que­da más re­me­dio que con­vo­car unas nue­vas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas que se ce­le­bra­rían pre­ci­sa­men­te el 1 de oc­tu­bre, y que de es­ta for­ma se pre­sen­ta­rían co­mo un ple­bis­ci­to a fa­vor o en con­tra de la in­de­pen­den­cia, dan­do apa­rien­cia de que se cum­ple la pro­me­sa de que los ca­ta­la­nes pue­dan de­ci­dir en la fe­cha anun­cia­da. El Go­bierno siem­pre ha es­ta­do con­ven­ci­do de que ese es en reali­dad el plan de los in­de­pen­den­tis­tas, por­que na­die en la Mon­cloa cree que sean ca­pa­ces de lle­var has­ta el fi­nal lo que con­si­de­ran una lo­cu­ra. Pe­ro el pro­ble­ma es que el tiem­po de esa op­ción se ago­ta. Pa­ra que esos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos pu­die­ran ce­le­brar­se el 1 de oc­tu­bre, la fe­cha lí­mi­te pa­ra con­vo­car­las es el 8 de agos­to, es de­cir, den­tro de 15 días. A par­tir de ese día, es­ta­ría­mos ya en un tiem­po de no re­torno, en el que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no ten­dría otra op­ción de lle­var su ór­da­go has­ta el fi­nal, sean cua­les sean las con­se­cuen­cias. Es de­cir, que si an­tes del 9 de agos­to Puig­de­mont no fre­na su co­che, Es­pa­ña en­tra­rá en una si­tua­ción de caos ab­so­lu­to con una Ge­ne­ra­li­tat lan­za­da ya ha­cia el abis­mo, sin que ni si­quie­ra el Go­bierno pue­da ga­ran­ti­zar qué ocu­rri­rá fi­nal­men­te.

QUI­QUE GARCÍA EFE

Puig­de­mont ten­drá que di­mi­tir si la con­sul­ta no lle­ga a ce­le­brar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.