La pos­ver­dad lle­ga a la Au­dien­cia Na­cio­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - A TO­RRE VIXÍA XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

La pró­xi­ma de­cla­ra­ción de Ra­joy an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal (AN), co­mo testigo de la Gür­tel, se ha con­ver­ti­do en uno de esos cu­tres «acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos» que la so­cie­dad de la co­mu­ni­ca­ción crea con tan­ta li­ge­re­za. Y por eso es ne­ce­sa­rio de­jar cons­tan­cia de que, pa­ra que es­te he­cho con­ci­te tan­ta es­pec­ta­cu­la­ri­dad, fue ne­ce­sa­rio que la pos­ver­dad se ins­ta­la­se en­tre los cri­te­rios del tri­bu­nal que lo lla­ma a de­cla­rar y en el con­jun­to de ac­to­res de la opi­nión pú­bli­ca, que, a pe­sar de ser cons­cien­tes de que el pre­si­den­te del Go­bierno no pue­de acla­rar na­da que no es­té cla­ro, y de que sus imá­ge­nes van a ser uti­li­za­das pa­ra aven­tar el es­tiér­col, han mon­ta­do es­te au­to de fe.

La con­se­cuen­cia es que la se­sión de la AN del pró­xi­mo día 26 pue­de te­ner­se por un mo­nu­men­to a la pos­ver­dad, en el que una so­cie­dad frus­tra­da por la in­men­sa tra­pa­lla­da que des­cu­brió la cri­sis, y una Jus­ti­cia que tra­ta de apro­ve­char el mo­men­to pa­ra reivin­di­car­se co­mo el pun­to de apo­yo que Ar­quí­me­des re­cla­ma­ba pa­ra mo­ver el mun­do, van a re­pre­sen­tar una co­me­dia en la que na­da es lo que pa­re­ce, y en la que to­das las con­clu­sio­nes son idén­ti­cas a las cau­sas por las que el pre­si­den­te va a pa­sar por sus Hor­cas Cau­di­nas.

Un testigo, en cual­quier jui­cio, es un ser­vi­dor de la co­mu­ni­dad y del Es­ta­do. Pe­ro en es­te ca­so ser testigo sig­ni­fi­ca que es un sos­pe­cho­so con­tra el que no hay evi­den­cias, por lo que no que­da más re­me­dio que im­pli­car­lo en efi­gie, pa­ra que que­de zahe­ri­do por la pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad. Y en tan ad­ver­so con­tex­to, a na­die le im­por­ta ya lo que Ra­joy pue­da de­cir so­bre el ca­so Gür­tel, por­que to­da la in­tri­ga re­si­de en cons­ta­tar có­mo mien­te, o có­mo elu­de la ver­dad, mien­tras la pos­ver­dad del jui­cio que­da­rá con­for­ma­da por una ra­di­cal an­tí­fra­sis de to­do lo que di­ga el pre­si­den­te. No se tra­ta de es­cu­char­lo, sino de hu­mi­llar­lo, y por eso es­ta­mos an­te un au­to acia­go pa­ra to­dos los que no cree­mos en las vir­tu­des cu­ra­ti­vas y re­vi­ta­li­za­do­ras del po­pu­lis­mo. Cons­cien­tes de to­do es­to, los miem­bros del tri­bu­nal van a te­ner al­gu­nas de­fe­ren­cias con el pre­si­den­te que, al rom­per la pu­ra igual­dad con otros tes­ti­gos, se­rán fa­ri­seas e in­jus­tas.

No veo po­si­ti­vo es­te in­ne­ce­sa­rio y es­té­ril au­to de fe que, por cier­to, no tie­ne na­da de español ni de ra­ro, ya que en Fran­cia es un de­por­te na­cio­nal sen­tar a los pre­si­den­tes —en tra­je de ex­pre­si­den­tes— en el ban­qui­llo. Y quie­ro des­ta­car, por si al­guien no lo co­gió aún, que en la Es­pa­ña de hoy no ha­ce fal­ta mu­cha va­len­tía pa­ra sen­tar a un pre­si­den­te fren­te al juez, aun­que sí pa­ra no sen­tar­lo. Pe­ro, en me­dio del tea­tro, ce­le­bro que to­do ha­ya caí­do —por­que na­die es per­fec­to— en un 26 de ju­lio, cuan­do la vi­da me­dia de las no­ti­cias his­tó­ri­cas no lle­ga a las 48 ho­ras. Me ale­gro por mí, por­que a Ra­joy le de­be dar igual. Y lo la­men­to mu­cho por to­dos los aman­tes in­con­di­cio­na­les de la te­rri­ble pos­ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.