La co­lle­ja es le­gal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

LÍ­NEA ABIER­TA RO­SA MOSQUERA RE­GUEI­RO

La pu­bli­ca­ción de la sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de A Co­ru­ña que ab­suel­ve a la ma­dre acu­sa­da por dar­le una bo­fe­ta­da a su hi­jo ha ge­ne­ra­do cuan­do me­nos un re­vue­lo dia­léc­ti­co que sir­ve de jus­ti­fi­ca­ción a es­te aná­li­sis.

Al re­gu­lar las re­la­cio­nes pa­terno-fi­lia­les el le­gis­la­dor español ha eli­mi­na­do re­fe­ren­cias an­te­rio­res re­la­ti­vas a la fa­cul­tad de los pro­ge­ni­to­res de «co­rre­gir a los hi­jos» o in­clu­so de «cas­ti­gar­los mo­de­ra­da­men­te». Sin em­bar­go, es­te de­ber de co­rre­gir es­tá im­plí­ci­to en la obli­ga­ción de los pro­ge­ni­to­res de edu­car a los hi­jos y de pro­cu­rar­les una for­ma­ción in­te­gral que im­po­ne ex­pre­sa­men­te el Có­di­go Ci­vil, nor­ma que re­co­ge tam­bién el de­ber de los hi­jos de obe­de­cer a sus pa­dres y de res­pe­tar­les siem­pre.

La ta­rea de edu­car a los hi­jos exi­ge mar­car lí­mi­tes y obli­gar a cum­plir nor­mas, lo que con fre­cuen­cia re­quie­re fir­me­za de los pro­ge­ni­to­res, que en nin­gún ca­so pue­de con­fun­dir­se con vio­len­cia ni con agre­sión fí­si­ca, en to­do ca­so re­pro­ba­bles.

En es­te con­tex­to edu­ca­ti­vo la co­lle­ja pue­de ser una ma­ne­ra de lla­mar la aten­ción en un mo­men­to de irra­cio­na­li­dad del me­nor o de desafío del ado­les­cen­te, por lo que no pue­de ser con­si­de­ra­da en mo­do al­guno ni co­mo vio­len­cia ni co­mo agre­sión, por lo que en el ám­bi­to ju­rí­di­co pe­nal ha de ser irre­le­van­te.

Pe­ro es ne­ce­sa­rio que los adul­tos re­fle­xio­ne­mos so­bre el mo­de­lo edu­ca­ti­vo que en la prác­ti­ca trans­mi­ti­mos a nues­tros jó­ve­nes, en el que sin pro­po­nér­nos­lo, qui­zá pre­do­mi­na la di­men­sión pla­cen­te­ra y uti­li­ta­ris­ta de la vi­da so­bre la di­men­sión éti­ca.

El ejer­ci­cio de la au­to­ri­dad, y no el au­to­ri­ta­ris­mo, es una in­fluen­cia ne­ce­sa­ria pa­ra trans­mi­tir bue­nos há­bi­tos de au­to­con­trol, dis­ci­pli­na, or­den, res­pe­to…. Ejer­cer la au­to­ri­dad es una for­ma de amar y se vuel­ve im­pres­cin­di­ble pa­ra en­tre­nar a los hi­jos en el de­por­te de la vi­da, que no es­tá exen­ta de di­fi­cul­ta­des, pro­ble­mas y frus­tra­cio­nes.

Tam­bién la so­cie­dad en su con­jun­to de­be im­pli­car­se con los pa­dres en es­ta ta­rea edu­ca­ti­va por­que los lu­ga­res de apren­di­za­je de los jó­ve­nes son igual­men­te la ca­lle, los si­tios de ocio y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Es loa­ble que la Con­ven­ción so­bre los de­re­chos del Ni­ño exi­ja que «los Es­ta­dos Par­te adop­ten to­das las me­di­das […] apro­pia­das pa­ra pro­te­ger al ni­ño con­tra to­da for­ma de per­jui­cio o abu­so fí­si­co o men­tal, des­cui­do o tra­to ne­gli­gen­te, ma­los tra­tos o ex­plo­ta­ción, in­clui­do el abu­so se­xual […]». Afor­tu­na­da­men­te el sis­te­ma ju­di­cial español dis­po­ne de me­ca­nis­mos ade­cua­dos pa­ra dis­cer­nir en ca­da ca­so con­cre­to las con­duc­tas vio­len­tas de otras que no lo son. Ayer pro­mo­vie­ron un escándalo en la pla­za de Abas­tos dos ven­de­do­ras de pes­ca­do, ara­ñán­do­se una de ellas to­da la ca­ra, con los dien­tes de una mer­lu­za, al tiem­po de ti­rár­se­la a su ad­ver­sa­ria.

Un agen­te de la au­to­ri­dad res­ta­ble­ció el or­den al­te­ra­do.

*** An­te­ayer tar­de, dos pes­ca­do­ras ri­ñe­ron en el puer­to de Pa­sa­jes a mor­dis­co lim­pio, re­sul­tan­do una de ellas con una le­sión en la ca­ra que po­ne en gra­ve pe­li­gro su vi­da.

La con­tra­ria le va­ció el ojo iz­quier­do de una den­te­lla­da.

CARTAS AL DI­REC­TOR Con la re­vo­lu­ción in­dus­trial, los mo­dos de pro­duc­ción cam­bia­ron drás­ti­ca­men­te, al te­ner que or­ga­ni­zar a los tra­ba­ja­do­res en gran­des fá­bri­cas me­dian­te una es­tric­ta je­rar­quía de man­dos in­ter­me­dios y una ex­haus­ti­va di­vi­sión del tra­ba­jo. Los gran­des gu­rús siem­pre di­je­ron que la di­gi­ta­li­za­ción de la pro­duc­ción aca­ba­ría de­fi­ni­ti­va­men­te con la je­rar­qui­za­ción y la ri­gi­dez pro­duc­ti­va, ofre­cien­do una fle­xi­bi­li­dad al tra­ba­ja­dor que le fa­ci­li­ta­ría su con­ci­lia­ción fa­mi­liar. En la prác­ti­ca, la dis­ci­pli­na la­bo­ral de la era in­dus­trial y sus ocho ho­ras dia­rias han si­do sus­ti­tui­das por una nueva dis­ci­pli­na que ca­re­ce de lí­mi­tes tem­po­ra­les y je­rár­qui­cos, al es­tar per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­dos en un en­torno di­gi­tal que nun­ca se detiene. HORACIO TORVISCO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.