La sen­ten­cia del bo­fe­tón

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

PA­SOS SIN HUE­LLAS

IGNACIO BER­MÚ­DEZ DE CAS­TRO

Me nie­go a ha­cer una re­fle­xión téc­ni­co-ju­rí­di­ca so­bre es­te te­ma. La co­sa no da pa­ra tan­to, ya que las le­yes deben re­co­ger asun­tos de más en­jun­dia. So­la­men­te de­cir que la sen­ten­cia en la que se ab­suel­ve a una ma­dre por abo­fe­tear pro­por­cio­na­da­men­te a su hi­jo, tras es­tam­par es­te su mó­vil con­tra el sue­lo co­mo mues­tra de dis­con­for­mi­dad por ser re­ga­ña­do, me pa­re­ce ajus­ta­da a un De­re­cho que ni tan si­quie­ra de­bie­ra ha­ber en­tra­do a va­lo­rar los he­chos.

¿Adónde es­ta­mos lle­gan­do en lo que a la per­mi­si­vi­dad de los hi­jos se re­fie­re? A los que ya no cum­pli­re­mos los 50 to­do es­to nos sue­na a chis­te. Ama­mos a nues­tros pa­dres a pe­sar de que ra­ro fue el día de nues­tra ni­ñez en que una za­pa­ti­lla no ro­za­ba nues­tra ore­ja tras co­me­ter una tras­ta­da.

Nin­gún pa­dre en su sano jui­cio re­pren­de a su hi­jo si no re­sul­ta es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, pe­ro lo con­tra­rio, el con­sen­tir­les to­do, a lo úni­co que con­lle­va es a la crea­ción de pe­que­ños mons­truos que ha­rán la vi­da im­po­si­ble a to­dos aque­llos que les ro­dean.

Co­mo no se pon­ga re­me­dio a to­da es­ta lo­cu­ra de me­no­res que de­nun­cian a sus pro­ge­ni­to­res ani­ma­dos por lo que leen en las re­des so­cia­les, y se en­cuen­tran con una sen­ten­cia con­de­na­to­ria, mal les irá a los que el día de ma­ña­na ten­gan que edu­car a sus hi­jos. Mu­chos de aque­llos a quie­nes en mi ni­ñez les to­có ser pa­dres es­tán preo­cu­pa­dos por re­ci­bir una ci­ta­ción del juz­ga­do. Pa­ra su tran­qui­li­dad les di­ré que no ha­ce fal­ta que con­sul­ten el Có­di­go Pe­nal. Su tan exe­cra­ble de­li­to ya ha pres­cri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.