La de­cla­ra­ción de Ra­joy en el jui­cio de la Gür­tel dis­pa­ra la ten­sión en el PP

Los po­pu­la­res re­co­no­cen que la ima­gen de su lí­der en la mis­ma sa­la que Bár­ce­nas y Co­rrea es un gol­pe

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - RA­MÓN GORRIARÁN

La de­cla­ra­ción de Ma­riano Ra­joy co­mo testigo en el jui­cio del ca­so Gür­tel de es­te miér­co­les es uno de los peo­res tra­gos que va a pa­sar el PP en los úl­ti­mos años. Aun­que de puer­tas pa­ra afue­ra los po­pu­la­res tra­tan de mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la ima­gen, den­tro del par­ti­do la ten­sión es má­xi­ma. Así lo re­co­no­cen en pri­va­do sus di­ri­gen­tes, no tan­to por lo que pue­da de­cir el pre­si­den­te del Go­bierno —«que va a apor­tar muy po­co», se­gún el coor­di­na­dor del par­ti­do, Fer­nan­do Mar­tí­nez Maí­llo—, sino por la inevi­ta­ble aso­cia­ción de Ra­joy con la co­rrup­ción y las ne­fas­tas con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas que con­lle­va.

El pre­si­den­te del Go­bierno siem­pre ha di­cho que su re­la­ción con el jefe de la tra­ma Gür­tel, Fran­cis­co Co­rrea, fue inexis­ten­te por­que ape­nas le co­no­cía y ape­nas le ha­bía vis­to «al­gu­na vez» por la se­de na­cio­nal del PP, en la ca­lle Gé­no­va de Madrid. Es más, des­de la di­rec­ción in­ci­den siem­pre en que fue Ra­joy el que en el 2004 or­de­nó que se de­ja­ra de con­tra­tar a las em­pre­sas de Gür­tel. Co­rrea dio otra ver­sión en el jui­cio y sos­tu­vo que la rup­tu­ra no se de­bió a di­fe­ren­cias con Ra­joy, sino a que su gru­po em­pre­sa­rial con­tra­tó a An­to­nio Cá­ma­ra, ex­se­cre­ta­rio de Jo­sé Ma­ría Az­nar, que te­nía «una re­la­ción fa­tal» con el lí­der del PP.

La es­tra­te­gia del PP: ig­no­ran­cia

La es­tra­te­gia de los po­pu­la­res pa­sa por man­te­ner que su lí­der lo ig­no­ra­ba to­do de los ma­ne­jos de Co­rrea. «Po­drían ha­ber lla­ma­do a Ra­joy o al pa­pa de Ro­ma pa­ra que di­ga lo que sa­bía, por­que sa­be lo mis­mo», lle­gó a de­cir el por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, Ra­fael Her­nan­do. Pe­ro es bas­tan­te pro­ba­ble que el pre­si­den­te del Go­bierno tu­vie­ra al­gu­na re­la­ción con el jefe de la tra­ma, por­que fue el di­rec­tor de la cam­pa­ña de Az­nar pa­ra las ge­ne­ra­les de 1996 y el 2000, y en es­tas úl­ti­mas el gru­po de Co­rrea se en­car­gó de la lo­gís­ti­ca de nu­me­ro­sos ac­tos elec­to­ra­les. Ade­más, Ra­joy fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do en­tre sep­tiem­bre del 2003 y oc­tu­bre del 2004, an­tes ha­bía si­do vi­ce­se­cre­ta­rio, y se­gún di­jo Co­rrea en el jui­cio, la se­de de la ca­lle Gé­no­va era su casa, por­que pa­sa­ba más tiem­po allí que en su des­pa­cho.

El PP, pe­ro so­bre to­do el pre­si­den­te del Go­bierno, tra­tan de en­mar­car en «la nor­ma­li­dad» su ci­ta­ción y sub­ra­yan su vo­lun­tad de co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia. Unas de­cla­ra­cio­nes que, sin em­bar­go, ca­san mal con las ma­nio­bras pro­ce­sa­les de sus abo­ga­dos de­fen­so­res, que han tra­ta­do por to­dos los me­dios, pri­me­ro, de im­pe­dir su tes­ti­fi­ca­ción y, des­pués, de que en nin­gún ca­so fue­ra pre­sen­cial.

Pe­ro el pro­ble­ma pa­ra el PP no es lo que di­ga o de­je de de­cir, es un pro­ble­ma po­lí­ti­co de ima­gen: que la ciu­da­da­nía iden­ti­fi­que el par­ti­do con la co­rrup­ción, co­mo cons­ta­tan los son­deos.

B. OR­DÓ­ÑEZ

Ra­joy y García Es­cu­de­ro declararán el mis­mo día pa­ra mi­ni­mi­zar la com­pa­re­cen­cia pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.