El cal­va­rio de Pa­blo Ca­che­da

El ba­lon­ma­nis­ta se rom­pió la ro­di­lla ha­ce 8 me­ses y aún no tie­ne ga­ran­tías de si se re­cu­pe­ra­rá al 100 %

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - LO­RE­NA GARCÍA CAL­VO

De los úl­ti­mos cin­co años, Pa­blo Ca­che­da se ha pa­sa­do más de dos y me­dio le­sio­na­do. Es la reali­dad cru­da y des­nu­da de un ju­ga­dor de ba­lon­mano lla­ma­do a es­tar en­tre la éli­te de la éli­te, pe­ro al que el fí­si­co ha cas­ti­ga­do con se­ve­ri­dad. Los pro­ble­mas se han ce­ba­do con el que fue cam­peón de Eu­ro­pa jú­nior con la se­lec­ción y sub­cam­peón del Mun­do ju­ve­nil, pe­ro no han po­di­do con el la­li­nen­se, que ocho me­ses des­pués de des­tro­zar­se la ro­di­lla iz­quier­da, tra­ba­ja con un an­he­lo: po­der re­gre­sar a la pis­ta, al­go de lo que a día de hoy no tie­ne ga­ran­tías.

«Non po­do di­cir que te­ña a tran­qui­li­da­de de sa­ber que vol­ve­rei xo­gar. Igual den­tro de tres me­ses co­me­za­mos a fa­cer cam­bios de di­rec­ción e de rit­mo e o xeon­llo non res­pon­de. Hai tan­tas cou­sas que non po­de­mos con­tro­lar, que to­do es­tá por ver», di­ce Pa­blo con una en­te­re­za for­ja­da a ba­se de pa­los. «Es­ta é a quin­ta le­sión e a máis im­por­tan­te». En Va­lla­do­lid se rom­pió el li­ga­men­to cru­za­do an­te­rior de la pier­na de­re­cha, lue­go lle­ga­ron los me­tas de las dos ma­nos, un es­guin­ce en el li­ga­men­to la­te­ral in­terno de la pier­na de­re­cha y aho­ra el cru­za­do an­te­rior de la iz­quier­da «con to­dos os seus com­ple­men­tos», ma­ti­za el cen­tral del Ciu­dad de Lo­gro­ño.

Des­de el mo­men­to en el que se le­sio­nó en un par­ti­do con­tra el Ba­lon­mán Can­gas, a Ca­che­da le di­je­ron cuál era el es­ce­na­rio: una le­sión gra­ve cu­ya re­cu­pe­ra­ción no siem­pre es la idó­nea. De he­cho, ad­mi­te sin re­ser­vas y con se­re­ni­dad que la po­si­bi­li­dad de que no pue­da vol­ver a com­pe­tir es­tá ahí. «A día de ho­xe te­ño moi pre­sen­te que qui­zais non poi­da vol­ver xo­gar. Non que­ro per­der esa pers­pec­ti­va, te­ño que sa­ber que es­tá aí pa­ra, se o día de ma­ñá su­ce­de, que o gol­pe non se­xa aín­da máis du­ro. Ad­ver­tí­ron­me que es­ta foi un­ha le­sión moi gra­ve, de­pen­de de moi­tas cou­sas que vaia pa­ra adian­te, e no ca­so de que vaia, un­ha re­caí­da se­ría fa­tal».

Pa­blo ha asu­mi­do que en su re­cu­pe­ra­ción no hay ga­ran­tías ni pla­zos. Lo pri­me­ro, di­ce, es re­cu­pe­rar­se al cien por cien pa­ra la vi­da co­ti­dia­na. «Pri­mei­ro que­ro non ter nin­gún atran­co na mi­ña vi­da nor­mal, que é al­go que ho­xe aín­da me afec­ta en pe­que­nas cou­sas, e des­pois desexo vol­ver a xo­gar. Xa non é que se tra­te da mi­ña pro­fe­sión, se­nón que le­vo mal non po­der ir bo­tar un par­ti­di­llo ou saír a co­rrer», ejem­pli­fi­ca. Los de­ta­lles son los que mar­can la di­fe­ren­cia y tam­bién a los que se aga­rra pa­ra se­guir ade­lan­te. «Pen­so que igual den­tro dun mes po­do saír a co­rrer con al­gún ami­go, e iso axú­da­me».

Al con­tra­rio que las le­sio­nes an­te­rio­res, es­ta sí le ha ge­ne­ra­do do­lor. Ca­da vez que tra­ba­ja con el fi­sio in­ten­tan­do re­cu­pe­rar to­dos los gra­dos de fle­xión de su ro­di­lla el do­lor aso­ma, pe­ro Ca­che­da sa­be que es par­te de la re­cu­pe­ra­ción. En­tre­na en­tre tres ho­ras y me­dia o cua­tro ca­da jor­na­da, por las ma­ña­nas con fi­sio­te­ra­peu­tas y re­cu­pe­ra­do­res, y por las tar­des se cen­tra en el gim­na­sio. Ja­más ne­go­cia el es­fuer­zo.

El as­pec­to emo­cio­nal

To­dos es­tos me­ses han si­do una mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal en la que se su­ce­dían pa­sos ade­lan­te y pa­ro­nes que han exi­gi­do a Pa­blo Ca­che­da una for­ta­le­za men­tal a prue­ba de gol­pes. Sos­tie­ne que no es­tá he­cho de una pas­ta es­pe­cial, que sim­ple­men­te «to­do is­to en­cai­xa­se por­que non che que­da máis re­me­dio. Por sor­te, te­ño un­ha men­ta­li­da­de de tra­ba­llo e de ti­rar pa­ra adian­te. Hai ve­ces que é máis complicado, nas que te plan­teas moi­tas cou­sas, mes­mo se me­re­ce a pe­na, pe­ro can­do ves a evo­lu­ción, vol­ve o gu­sa­ni­llo e o úni­co que an­sías é vol­ver á pis­ta». Ase­gu­ra que el apo­yo de «un­ha fa­mi­lia e uns ami­gos que non me­re­zo» ha si­do fun­da­men­tal pa­ra to­mar fuer­zas cuan­do las co­sas no mar­cha­ban bien. Ellos se en­car­gan de in­su­flar­se áni­mo si la me­jo­ría se es­tan­ca. El sue­ño de vol­ver a la pis­ta es su otra fuen­te de ener­gía. «A for­za sá­coa da ilu­sión por vol­ver, a mi­ña vi­da é o ba­lon­mán, o de­por­te», sen­ten­cia.

Des­de que fue­ra des­cu­bier­to en la can­te­ra del Ba­lon­mán La­lín, las ex­pec­ta­ti­vas de­po­si­ta­das en el Ca­che­da siem­pre han si­do enor­mes. Su ca­pa­ci­dad pa­ra ver y or­ga­ni­zar el jue­go le con­vir­tie­ron en un cen­tral co­ti­za­do y le abrie­ron las puer­tas de las se­lec­cio­nes de ba­se. In­clu­so de­bu­tó con la ab­so­lu­ta en un Par­ti­do de las es­tre­llas en el 2015. Sin em­bar­go, las le­sio­nes trun­ca­ron su pro­gre­sión y re­co­no­ce que al­gu­na vez sí se ha plan­tea­do qué le ha­bría de­pa­ra­do el de­por­te es­tos años si las le­sio­nes no se cru­za­sen en su ca­mino. «Ti­ven tan­to tem­po li­bre que pui­den pen­sar en to­do, e iso ta­mén. Pe­ro é al­go no que non que­ro pa­rar­me. As cou­sas son co­mo son e aca­ba­rei sendo o xo­ga­dor que a mi­ña tra­xec­to­ria me le­ve a ser».

Pa­blo so­lo quie­re mi­rar al fren­te. Si por él fue­se, «on­te mes­mo es­ta­ría xo­gan­do», pe­ro sa­be que de­be­rá es­pe­rar. Qui­zás a fi­na­les de es­te año pue­da es­tar in­te­gra­do en su equi­po y en el 2018 vol­ver a sen­tir­se ju­ga­dor en la pis­ta. No se de­ja lle­var por las fe­chas. Él se li­mi­ta a po­ner to­do de su par­te. Lue­go, ya se ve­rá. «Ca­da vez que al­guén me pre­gun­ta co­mo me ato­po, por sor­te po­do di­cir que me­llor. Xa cho­veu máis do que cho­ve».

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

El ju­ga­dor ga­lle­go, rea­li­zan­do ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos de es­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.