Jo­sé M. Fer­nán­dez

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

Sin vuel­ta atrás. O mu­cho se equi­vo­ca el juez San­tia­go Pedraz o Vi­llar es­tá a pun­to de pa­sar a la his­to­ria del fútbol español. Pe­ro an­tes de ce­le­brar la caí­da de Vi­llar se­ría bueno re­fle­xio­nar so­bre có­mo ha si­do po­si­ble so­bre­vi­vir a so­lo una mí­ni­ma par­te de la in­mun­di­cia que Pedraz ha pues­to so­bre la me­sa, y la que al pa­re­cer fal­ta. Com­pra de vo­tos, co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res, ad­mi­nis­tra­ción des­leal, apro­pia­ción in­de­bi­da o al­za­mien­to de bie­nes... To­do pre­sun­to, cla­ro. Fa­lla­ron los con­tro­les, pe­ro, so­bre to­do, se con­sin­tió, por te­mor o por in­ca­pa­ci­dad.

Es­cu­char que la de­ten­ción de Vi­llar y com­pa­ñía no es más que el triunfo del Es­ta­do de de­re­cho re­sul­ta­ría chus­co de no ser por­que lle­va ca­si 30 años en el po­der o por­que otros, in­clui­do un pre­si­den­te del CSD, se har­ta­ron de de­nun­ciar­lo. Ha­bía in­di­cios su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ha­ber­le pues­to co­to sin ne­ce­si­dad de em­pon­zo­ñar aún más un fútbol que no se me­re­cía se­me­jan­te tra­to. Por más que sor­pren­da la re­pro­duc­ción de cier­tas con­ver­sa­cio­nes, el en­torno del fútbol español ha­bía oí­do lo su­fi­cien­te de los ne­go­cios de Pa­drón, los so­bre­suel­dos de Vi­llar y sus alle­ga­dos o las prác­ti­cas de ne­po­tis­mo y el papel de Gor­ka Vi­llar co­mo pa­ra pen­sar que con 29 años ya era su­fi­cien­te.

No era ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que el au­to del juez Pedraz aver­gon­za­ra a to­do el fútbol español. Al «hon­ra­do y tra­ba­ja­dor» Vi­llar, co­mo a sus exé­ge­tas les gus­ta­ba ca­li­fi­car­lo, hay quien le ha bus­ca­do co­mo coar­ta­da en el éxi­to de re­be­lión de los ba­ji­tos, los goles de To­rre e Inies­ta o al am­pa­ro de una ge­ne­ra­ción irre­pe­ti­ble. ¿Les sue­na?

El vi­lla­ra­to es res­pon­sa­bi­li­dad de Vi­llar y de los su­yos —al fin al ca­bo, los su­je­tos ac­ti­vos—, pe­ro tam­bién de los que cons­tru­ye­ron y con­sin­tie­ron un sis­te­ma, unos la­zos clien­te­la­res que el fútbol ha per­pe­tua­do y que, aún hoy, per­ma­ne­cen. No se en­tien­de de otra for­ma que ha­ce ape­nas un par de me­ses, co­mo en las úl­ti­mas ocho elec­cio­nes, le ofre­cie­ran su apo­yo in­con­di­cio­nal, des­oyen­do los atro­na­do­res in­di­cios.

Así que se­ría con­ve­nien­te que con Vi­llar se fue­ra el mo­de­lo y to­dos aque­llos que pu­sie­ron la mano en el fue­go por el «hon­ra­do y tra­ba­ja­dor» pre­si­den­te, aún a ries­go de co­lap­sar las uni­da­des de que­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.