«Me en­can­ta sen­tir­me so­bre­va­lo­ra­do»

El rea­li­za­dor ma­dri­le­ño ha sor­pren­di­do con «Sel­fie», una co­me­dia que ca­li­fi­ca de ber­lan­guia­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - PACHO RO­DRÍ­GUEZ

El re­tra­to de un pi­jo re­sul­tó ser una ra­dio­gra­fía de Es­pa­ña. Y así es co­mo afir­ma que la ve Víc­tor García León (Madrid, 1976), que, con Sel­fie, una co­me­dia de ba­jo pre­su­pues­to, ase­gu­ra que exa­ge­ra lo jus­to. Co­mo tam­bién, di­ce, lo ha­cía Luis García Ber­lan­ga, aun­que pa­ra la his­to­ria ha­ya que­da­do lo de ber­lan­guiano pa­ra de­fi­nir si­tua­cio­nes ex­ce­si­vas. Él cree en esa Es­pa­ña de­for­me en la que con sol­tar un pi­jo por La­va­piés, to­dos, des­de él, lla­ma­do Bos­co, has­ta los más que iden­ti­fi­ca­bles po­de­mi­tas, ha­rán que su gi­li­po­llez (co­mo pa­la­bra ca­si tron­cal y ne­ce­sa­ria) cam­pe a sus an­chas. El au­tor de Ve­te de mí, en aque­lla oca­sión con Juan Die­go y Juan Die­go Bot­to, re­cu­rre es­ta vez a in­tér­pre­tes des­co­no­ci­dos y po­dría de­cir­se que a un fle­qui­llo co­mo ban­de­ra del filme... el del ac­tor ove­ten­se San­tia­go Al­ve­rú. En su be­ne­fi­cio hay que de­cir que García León elo­gia su tra­ba­jo. Aun­que tam­bién se sa­be que Al­ve­rú tien­de a pi­jo de ma­ra­vi­lla. Sel­fie es un re­tra­to de una Es­pa­ña de­for­me que as­pi­ra a ga­nar con el tiem­po.

es­tá sien­do co­mo llu­via fi­na. Va ca­lan­do en­tre esos otros mons­truos de su­per­pro­duc­cio­nes con los que hay que com­par­tir car­te­le­ra. ¿Se sien­te fe­liz de la aco­gi­da de la pe­lí­cu­la?

—Sí. Por­que es­tá gus­tan­do y no va mal de re­cau­da­ción. Aun­que, tan­to una co­sa co­mo la otra pue­dan ser in­jus­tas por­que a ve­ces se tra­ta de caer de pie o no caer de pie.

—Si le di­go que a mí me gus­tó, ¿me pue­de ex­pli­car por qué?

—Pues ya so­lo por el me­ro he­cho de ir, me pa­re­ce un ac­to de ge­ne­ro­si­dad tal que me­re­ce que ha­ya si­do así. Tal vez le gus­tó por­que es una fo­to del mo­men­to. Yo creo que, sal­van­do las dis­tan­cias, cla­ro, Sel­fie se mue­ve en las ba­ses de lo ber­lan­guiano. Al­go que pa­ra mí no es na­da exa­ge­ra­do por­que es el que me­jor nos ha re­tra­ta­do. Yo has­ta di­ría que es na­tu­ra­lis­ta y na­da des­ca­be­lla­do. Lue­go re­sul­ta que Sel­fie pien­so que es una pe­lí­cu­la di­ver­ti­da que par­te de una ton­te­ría tal co­mo es la de po­ner a un pi­jo en La­va­piés, a ver qué le pa­sa.

—El crí­ti­co Carlos Bo­ye­ro ha ha­bla­do bien de la pe­lí­cu­la... ¿Có­mo se le que­dó el cuer­po?

—Cuan­do me di­je­ron que él ha­bía es­cri­to so­bre Sel­fie, lo pri­me­ro que hi­ce fue que­dar­me pá­li­do. Lue­go me di­je­ron que bien y es al­go que dis­fru­tas. Me en­can­ta sen­tir­me un di­rec­tor so­bre­va­lo­ra­do.

—Si es­to sir­ve pa­ra pro­mo­cio­nar la pe­lí­cu­la...

—Cla­ro. Pue­de que en Es­pa­ña no ha­ya tan­tas pe­lí­cu­las in­ter­me­dias. O su­per­pro­duc­cio­nes con An­te­na 3 y Te­le­cin­co de­trás, o co­sas co­mo de au­tor. O ci­ne muy in­de­pen­dien­te o to­tal­men­te mains­tream. Es­to yo creo que no es­tá bien... y no es ha­blar mal del ci­ne sino del mer­ca­do.

—¿Có­mo en­cuen­tra uno un pi­jo tan pi­jo pa­ra ha­cer de pi­jo?

—Los pro­duc­to­res as­tu­ria­nos me en­con­tra­ron a Al­ve­rú, que aun­que co­no­ce el mun­do pi­jo hi­zo un tra­ba­jo ac­to­ral bue­ní­si­mo. Te­nía mie­do al cli­ché de pi­jo de fle­qui­llo y a Ta­ma­ra Fal­có. Pe­ro Al­ve­rú lo cla­vó. Co­no­ce lo pi­jo y tie­ne lo su­yo. Y cuan­do vi su fle­qui­llo im­po­si­ble... ya no du­dé.

—Pe­ro, ¿us­ted tie­ne ami­gos tan pi­jos co­mo Bos­co/Al­ve­rú?

—Sí. Y lo me­jor de to­do es que les da igual lo que pien­se de ellos. Te pa­sas la vi­da en si has leí­do tal li­bro o si has es­cu­cha­do tal dis­co, en me­ter tri­pa pa­ra pa­re­cer más del­ga­do o in­ten­tar ser me­nos feo... Y a ellos los pi­jos les da igual to­do. Esa se­gu­ri­dad en sí mis­mos me fas­ci­na.

—Tie­nen es­ce­nas en mí­ti­nes de par­ti­dos y Bos­co has­ta sa­lu­da a Es­pe­ran­za Agui­rre...

—Sí. A Es­pe­ran­za Agui­rre la sa­lu­dó él por su cuen­ta. Por­que en esas es­ce­nas le de­já­ba­mos im­pro­vi­sar. Y tan­to PP co­mo Po­de­mos fue­ron muy ama­bles de­ján­do­nos ro­dar en sus mí­ti­nes. Yo creo que no se le­ye­ron ni el guion.

—O sea, que ha­bía guion...

—Cla­ro. Sal­vo esos de­ta­lles con­cre­tos. He oí­do por ahí co­mo Sel­fie que es­tá ro­da­do en plan fal­so do­cu­men­tal. Pe­ro yo creo que no. Sel­fie se­ría un buen reality fic­ción. Por­que hay una his­to­ria que es la que se quie­re con­tar. Pe­ro en ese plan de los reali­ties, que los es­tás vien­do, con ese ex­hi­bi­cio­nis­mo tan im­pú­di­co, y di­ces: pe­ro que yo no quie­ro sa­ber es­to. Y sin em­bar­go de al­gu­na ma­ne­ra te van ha­cien­do cóm­pli­ce. En Sel­fie hay al­go de eso. Te ríes de lo que le pa­sa a Bos­co y al res­to. Y de re­pen­te, en al­gún mo­men­to, sin dra­ma­ti­zar, te re­co­no­ces...

AN­TO­NIO PAS­TOR

García León fir­ma con «Sel­fie» su ter­cer lar­go­me­tra­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.