Ex­per­tos aler­tan de un au­men­to de los ci­be­ra­ta­ques de des­truc­ción de ser­vi­cio

Más da­ñi­nos que los tra­di­cio­na­les, de­jan los ne­go­cios sin po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - JAVIER AR­MES­TO

La rá­pi­da evo­lu­ción de las ame­na­zas en In­ter­net y su ma­yor mag­ni­tud po­drían de­ri­var en ata­ques de Des­truc­ción de Ser­vi­cio (DeOS) ca­pa­ces de eli­mi­nar las re­des se­gu­ras y de bac­kup que uti­li­zan las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra res­tau­rar sus sis­te­mas y da­tos tras un in­ci­den­te de ci­ber­te­rro­ris­mo. Así lo po­ne de ma­ni­fies­to el Mid­year Cy­ber­se­cu­rity Report 2017, un in­for­me se­mes­tral so­bre se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca rea­li­za­do por Cis­co. Es­ta com­pa­ñía con se­de en San Jo­sé (Ca­li­for­nia, EE.UU.), lí­der mun­dial en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, se apo­ya en los aná­li­sis dia­rios de más de 40.000 mi­llo­nes de pun­tos de te­le­me­tría.

El es­tu­dio des­ta­ca tam­bién có­mo la im­pa­ra­ble evo­lu­ción de la In­ter­net de las Co­sas (IoT) en múl­ti­ples sec­to­res es­tá ele­van­do el es­pa­cio ope­ra­ti­vo de las ci­be­ro­fen­si­vas y su es­ca­la­bi­li­dad e im­pac­to po­ten­cial.

«Nues­tros ad­ver­sa­rios son ca­da vez más crea­ti­vos a la ho­ra de di­se­ñar sus ata­ques, co­mo lo de­mues­tran in­ci­den­tes re­cien­tes co­mo Wan­naCry y Nyet­ya», in­di­ca Ste­ve Mar­tino, vi­ce­pre­si­den­te en Cis­co. Sin em­bar­go, alerta del cre­cien­te im­pac­to de agre­sio­nes di­gi­ta­les que pa­re­cen ran­som­wa­re, pe­ro que son mu­cho más des­truc­ti­vas: los DeOS, que po­drían re­sul­tar mu­cho más da­ñi­nos que los ata­ques tra­di­cio­na­les al de­jar a los ne­go­cios sin po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción.

La In­ter­net de las Co­sas am­plía aún más las opor­tu­ni­da­des pa­ra los cri­mi­na­les. La re­cien­te ac­ti­vi­dad de re­des bot­net com­pues­tas por dis­po­si­ti­vos IoT su­gie­re que al­gu­nos ci­ber­de­lin­cuen­tes po­drían es­tar crean­do

En el sec­tor Re­tail

y evi­tar la de­tec­ción del mal­wa­re. «Re­cu­rren ca­da vez más a la in­ter­ac­ción de las víc­ti­mas pa­ra ac­ti­var las ame­na­zas, ha­cien­do clic en un en­la­ce o abrien­do un archivo», ex­pli­ca el in­for­me. Tam­bién crean mal­wa­re sin archivo, que re­si­de com­ple­ta­men­te en me­mo­ria y es más di­fí­cil de de­tec­tar o in­ves­ti­gar, ya que se eli­mi­na al re­ini­ciar el dis­po­si­ti­vo. Ade­más, uti­li­zan in­fra­es­truc­tu­ra anó­ni­ma y des­cen­tra­li­za­da —co­mo ser­vi­cios proxy de la red Tor— pa­ra ocul­tar las ac­ti­vi­da­des.

So­lo las dos ter­ce­ras par­tes de las em­pre­sas in­ves­ti­gan las aler­tas de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, y en cier­tos sec­to­res, co­mo aten­ción sa­ni­ta­ria y trans­por­te, es­ta ci­fra se re­du­ce a cerca del 50 %. A pe­sar de ello, el 37 % de las or­ga­ni­za­cio­nes del mun­do de la sa­lud con­si­de­ran los ata­ques di­ri­gi­dos co­mo ame­na­zas de al­to ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.