La ban­de­ra más ame­ri­ca­na era por­tu­gue­sa

Isil­da Ri­bei­ro co­sió el es­tan­dar­te que Arms­trong cla­vó en la Luna en 1969

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Begoña Íñi­guez Lisboa

Ha­ce 48 años, el 20 de ju­lio de 1969, el hom­bre lle­gó por pri­me­ra vez a la Luna. Coin­ci­dien­do con la efe­mé­ri­de ha sa­li­do a la luz la be­lla his­to­ria de una cos­tu­re­ra por­tu­gue­sa, Ma­ría Isil­da Ri­bei­ro, quien tam­bién fue pro­ta­go­nis­ta del acon­te­ci­mien­to que mar­ca­ría la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Ella fue la en­car­ga­da de co­ser y re­ma­tar a mano, con su­mo cui­da­do y pro­fe­sio­na­li­dad, la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se que el as­tro­nau­ta Neil Arms­trong cla­vó por pri­me­ra vez en el sa­té­li­te, una ima­gen que dio la vuel­ta al mun­do.

Isil­da emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos en 1966, co­mo tan­tos por­tu­gue­ses, en bus­ca de una vi­da me­jor, des­de su al­dea na­tal de Vi­la de So­sa, mu­ni­ci­pio de Va­gos, cerca de Avei­ro. Des­de pe­que­ña des­ta­có por su buen ha­cer en la cos­tu­ra y el bor­da­do. Se ins­ta­ló en el es­ta­do de Nueva Jer­sey, don­de to­da­vía re­si­de, y po­co des­pués fue con­tra­ta­da co­mo cos­tu­re­ra en An­nin & Com­pany, la fá­bri­ca de ban­de­ras más an­ti­gua del mun­do. De­bi­do a la ca­li­dad de su tra­ba­jo, en 1968 fue se­lec­cio­na­da por sus su­pe­rio­res pa­ra los co­me­ti­dos más im­por­tan­tes.

Por ello, no se ex­tra­ñó en ab­so­lu­to cuan­do, un año des­pués, re­ci­bió, con la dis­cre­ción que la ca­rac­te­ri­za y sin pre­gun­tar de­ta­lles, un en­car­go to­tal­men­te di­fe­ren­te a los rea­li­za­dos has­ta en­ton­ces: «Co­ser a mano una ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se, de 90 cen­tí­me­tros de an­cho por un me­tro y me­dio de lar­go, de nai­lon y fi­bra de vi­drio, en vez de la ha­bi­tual te­la, ca­paz de re­sis­tir tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas y si­tua­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas, y que se ins­ta­la­ría en un lu­gar es­tra­té­gi­co pa­ra el país».

La cos­tu­re­ra es­pa­cial

La cos­tu­re­ra por­tu­gue­sa tar­dó va­rios días en en­tre­gar el en­car­go, ya que tu­vo que co­ser y re­for­zar, con su­mo cui­da­do y des­tre­za, los re­ma­tes, los do­bla­di­llos y el plie­gue del as­ta de la ban­de­ra. La ma­yor di­fi­cul­tad con la que se en­con­tró Isil­da, co­mo ha de­cla­ra­do es­tos días a va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción lu­sos, «fue te­ner que tra­ba­jar con un te­ji­do de nai­lon y fi­bra de vi­drio, muy ás­pe­ro, du­ro y po­co ma­ne­ja­ble». Pa­sa­ron las se­ma­nas, si­guió con sus queha­ce­res en la fá­bri­ca y el 20 de ju­lio de 1969 se sen­tó de­lan­te del te­le­vi­sor pa­ra con­tem­plar, co­mo el res­to de los te­le­vi­den­tes del pla­ne­ta, la lle­ga­da del hom­bre a la Luna. Pa­sa­ron los mi­nu­tos y so­lo se dio cuen­ta de la tras­cen­den­cia de su tra­ba­jo cuan­do, ató­ni­ta an­te lo que veía, com­pro­bó con emo­ción có­mo la ban­de­ra que cla­va­ba el as­tro­nau­ta Neil Arms­trong en la su­per­fi­cie lu­nar era la que a ella tan­to tra­ba­jo le ha­bía da­do, la que ha­bía co­si­do y re­ma­ta­do con tan­ta de­li­ca­de­za. Al día si­guien­te fue­ron sus pro­pios je­fes los que le ra­ti­fi­ca­ron que la ban­de­ra era la su­ya. Des­de en­ton­ces pa­só a ser co­no­ci­da co­mo la cos­tu­re­ra es­pa­cial.

¿Qué fue de la ban­de­ra? El es­tan­dar­te nun­ca más fue avis­ta­do o de­tec­ta­do por las son­das es­pa­cia­les que los cien­tí­fi­cos han ido co­lo­can­do en la Luna du­ran­te las tres úl­ti­mas dé­ca­das. El as­tro­nau­ta Buzz Al­drin, quien par­ti­ci­pó con Neil Arms­trong y Mi­chael Co­llins el 20 de ju­lio de 1969 en la mi­sión del Apo­llo XI, de­cla­ró ha­ce años: «No ten­go du­das, la ban­de­ra fue des­trui­da por la ig­ni­ción de un cohe­te». To­do apun­ta a que aquel tra­ba­jo se con­vir­tió en ce­ni­zas, po­co des­pués de la lle­ga­da de Arms­trong, Al­drin y Co­llins al sa­té­li­te. Aun­que eso es lo de me­nos, por­que la ban­de­ra de la cos­tu­re­ra lu­sa ya for­ma par­te de la his­to­ria es­pa­cial.

REUTERS

Buzz Al­drin, el 20 de ju­lio de 1969, an­te la ban­de­ra de EE. UU. plan­ta­da en la su­per­fi­cie lu­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.