Cie­lo y mar abrie­ron el ca­mino pa­ra ofre­cer en la exal­ta­ción del per­ce­be un pro­duc­to de pri­me­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

Tras un año de pa­rón, ha­bía ga­nas de per­ce­be en Agui­ño. Así que­dó de­mos­tra­do ayer en la exal­ta­ción del crus­tá­ceo con más ti­rón de la gas­tro­no­mía lo­cal, en la que se for­ma­ron lar­gas co­las pa­ra de­gus­tar un pla­to a pre­cio de gan­ga en com­pa­ra­ción con lo que se pi­de en el mer­ca­do. El pro­duc­to bien lo me­re­cía, pues cie­lo y mar abrie­ron el ca­mino pa­ra ofre­cer un per­ce­be co­mo ha­cía tiem­po no se veía en la fies­ta, con la ga­ran­tía de ca­li­dad de la co­fra­día de pes­ca­do­res y ma­ris­ca­do­res de Ca­rrei­ra y Agui­ño de­trás.

Una trein­te­na de per­so­nas, en­tre el per­so­nal del pó­si­to y de la em­pre­sa con­tra­ta­da pa­ra el mon­ta­je de la car­pa y la aten­ción al con­su­mi­dor, tra­ba­ja­ron sin des­can­so has­ta cerca de las cua­tro de la tar­de, cuan­do que­da­ban las úl­ti­mas exis­ten­cias en car­te­ra. Fue­ron cien­tos lo ki­los que se re­par­tie­ron en la Fes­ta do Per­ce­be agui­ñen­se, a la que po­cos pe­ros se le po­día po­ner en es­ta vi­gé­si­ma edi­ción.

La es­pe­ra se hi­zo de­ma­sia­do lar­ga pa­ra al­gu­nos, aun­que na­die se fue sin su ra­ción de ma­ris­co que, por sa­bor y ta­ma­ño, se ga­nó los ha­la­gos de los asis­ten­tes, si bien hu­bo quien lo es­pe­ra­ba más ca­lien­te.

Per­ce­bei­ros de ho­nor

La jor­na­da arran­có con la en­tre­ga de la fi­gu­ra del per­ce­bei­ro de ho­nor a los ex­pa­tro­nes ma­yo­res Ri­car­do Pé­rez Quei­ru­ga y Jo­sé Abral­des. El ac­to ins­ti­tu­cio­nal, pre­si­di­do por la con­se­llei­ra do Mar, Ro­sa Quin­ta­na, el al­cal­de, Ma­nuel Ruiz, y el pa­trón ma­yor de Agui­ño, Jo­sé An­to­nio San­ta­ma­ría, fue un mo­men­to es­pe­cial­men­te emo­ti­vo pa­ra la fa­mi­lia de los ho­me­na­jea­dos, que re­ci­bie­ron la dis­tin­ción a tí­tu­lo pós­tu­mo.

En su in­ter­ven­ción, Quin­ta­na en­sal­zó la ca­li­dad del per­ce­be de Agui­ño y des­ta­có el au­men­to en las des­car­gas del crus­tá­ceo es­tre­lla en el puer­to agui­ñen­se.

C. QUEIJEIRO

Ac­to car­ga­do de emo­ti­vi­dad. Fa­mi­lia­res de Abral­des y Pé­rez Quei­ru­ga re­co­gie­ron las dis­tin­cio­nes a tí­tu­lo pós­tu­mo. La viu­da del exal­cal­de (en la ima­gen) ex­pre­só su emo­ción be­san­do la pla­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.