El cri­ti­cón

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Es­te­vo Sil­va Piñeiro

Lle­vo una se­ma­na vien­do al la­do de los con­te­ne­do­res de nues­tra casa un pe­da­zo de san­día, cás­ca­ras de hue­vos y otros des­per­di­cios que no ha­blan de­ma­sia­do bien de al­guno de mis com­pa­ñe­ros de ave­ni­da. Hay que ser bas­tan­te cer­do pa­ra de­jar eso en la ca­lle. Tam­po­co ha­bla de­ma­sia­do bien de la lim­pie­za de nues­tra vi­lla. To­dos so­mos hu­ma­nos, y no pa­sa na­da si un día o dos no se pa­sa por una ca­lle de­ter­mi­na­da a lim­piar, pe­ro una se­ma­na es de­ma­sia­do. Cier­to es que la pea­to­nal boi­ren­se se cui­da, del mis­mo mo­do que el pe­re­zo­so en la hi­gie­ne se lava la ca­ra por­que es lo que más se ve, pe­ro aban­do­na el res­to de pa­rro­quias y ter­mi­na apes­tan­do a cho­tuno.

Me sien­to un po­co vie­ja­les ha­blan­do de la lim­pie­za de las ca­lles, pe­ro cuan­do un pe­da­zo de san­día te da los bue­nos días hay que ha­cer al­go y, aun­que uno se con­si­de­ra más o me­nos cí­vi­co, no va a ba­jar con su es­co­ba a lim­piar la ca­lle.

Me cons­ta que no de­be ser fá­cil di­ri­gir un con­ce­llo co­mo el de Boi­ro, co­mo cual­quie­ra de los de nues­tra co­mar­ca. So­mos mu­chos y no to­dos co­la­bo­ran. Y no pien­sen us­te­des que a es­te que cri­ti­ca le mue­ve la ani­mad­ver­sión. Del mis­mo mo­do que pue­do re­cri­mi­nar pro­yec­tos ho­rri­bles co­mo el de Ave­lla­ne­da (por cier­to, ¿qué de­mo­nios es eso, unas me­sas o unos pos­tes pa­ra atar ca­ba­llos? ¿cien mil eu­ros por eso?), el aban­dono no­to­rio de A Ca­cha­da o la ta­la ex­ce­si­va en el pro­yec­to del río Brei­ro, tam­po­co me due­len pren­das en re­co­no­cer cuan­do se ha­cen co­sas chu­las co­mo el pa­seo del río Co­ro­ño. Aun­que el buen ro­llo se me pa­sa en­se­gui­da, en el mo­men­to en que veo las fo­tos del de­rrum­ba­do te­cho del pa­zo de Goiáns. Eso si­gue sien­do im­per­do­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.