O mó­bil de Dia­na Quer non ache­ga da­tos re­le­van­tes pa­ra sa­ber co­mo de­sa­pa­re­ceu

La au­sen­cia de nue­vos men­sa­jes de tex­to re­fuer­za la te­sis de que la jo­ven des­apa­re­ció contra su vo­lun­tad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA RI­BEI­RA / LA VOZ

A pe­sar de la expectación que se ge­ne­ró a raíz del des­blo­queo del te­lé­fono de Dia­na Quer, tan­to en su en­torno fa­mi­liar co­mo en­tre los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción, los pro­fe­sio­na­les de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil no han en­con­tra­do na­da re­le­van­te que pue­da des­pe­jar de cua­jo las in­cóg­ni­tas que, on­ce me­ses des­pués, to­da­vía pen­den so­bre el ca­so.

Los agen­tes ya con­ta­ban des­de el prin­ci­pio con de­ce­nas de gi­gas de in­for­ma­ción que Dia­na guar­da­ba en la nu­be. Sin em­bar­go, es­tos úl­ti­mos días han es­ta­do co­te­jan­do da­tos re­la­cio­na­dos con los 20 mi­nu­tos pre­vios a que el te­lé­fono mó­vil fue­se apa­ga­do por úl­ti­ma vez, y que con­si­guie­ron a raíz del des­blo­queo del ter­mi­nal por par­te de una em­pre­sa is­rae­lí. Los ex­per­tos han re­vi­sa­do en pri­mer lu­gar los men­sa­jes de What­sapp que re­ci­bió la jo­ven, pa­ra cen­trar­se más tar­de en las imá­ge­nes o ví­deos que pu­do sa­car esa mis­ma no­che.

Tal y co­mo se ha­bía co­men­ta­do cuan­do se ac­ce­dió al te­lé­fono, que no ha­ya apa­re­ci­do in­for­ma­ción nue­va tam­bién ayu­da a que la UCO pue­da ce­rrar al­gu­nas hi­pó­te­sis que has­ta el mo­men­to se­guían abier­tas. Una de las que pre­sun­ta­men­te se ha des­car­ta­do es la que su­po­nía que la jo­ven ha­bía que­da­do pre­via­men­te con al­guien pa­ra ver­se esa no­che. Si es­to hu­bie­se pa­sa­do, ha­bría al­gún con­tac­to a tra­vés del te­lé­fono, co­sa que no exis­te.

Me­nos fuer­za

Otra de las po­si­bi­li­da­des que pier­de fuer­za a pa­sos agi­gan­ta­dos es la que su­po­nía que la ma­dri­le­ña pu­do pre­pa­rar una hui­da de la ca­sa de ve­ra­neo de su ma­dre, en A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal. De ha­ber si­do así, Dia­na ha­bría he­cho trá­mi­tes pre­vios a tra­vés del te­lé­fono, que tam­po­co se des­ve­lan en es­te úl­ti­mo co­te­jo.

La au­sen­cia de nue­va in­for­ma­ción re­le­van­te tam­bién per­mi­te que los agen­tes si­gan tra­ba­jan­do en va­rias hi­pó­te­sis que se man­tie­nen abier­tas. Una de ellas es que la jo­ven pu­do en­con­trar­se con al­guien co­no­ci­do una vez que vol­vió a ba­jar de la ca­sa de su ma­dre, a la que ha­bía acu­di­do pa­ra cam­biar­se de ro­pa an­tes de re­gre­sar a la zo­na de fies­ta. Ade­más, se re­fuer­za la teo­ría de que Dia­na Quer pu­do ser re­te­ni­da en contra de su vo­lun­tad cuan­do ba­ja­ba de O Xo­bre, a pe­sar de que en un pri­mer mo­men­to no se en­con­tra­ron in­di­cios que evi­den­cia­sen una pe­lea en­tre la jo­ven y sus po­si­bles cap­to­res, ya que no ha­bía ras­tro de san­gre ni de res­tos de ro­pa.

Geo­lo­ca­li­za­cio­nes

En la in­ves­ti­ga­ción del te­lé­fono mó­vil, los pro­fe­sio­na­les de la UCO tam­bién es­tu­vie­ron ras­trean­do las geo­lo­ca­li­za­cio­nes (se­ña­les que en­vía el dis­po­si­ti­vo a las an­te­nas de te­le­fo­nía cer­ca­nas y que per­mi­ten co­no­cer dón­de es­tu­vo el te­lé­fono), que po­dían ha­ber des­ve­la­do si la jo­ven ha­bía pa­sa­do por al­gún pun­to di­fe­ren­te a los que se con­tro­la­ban has­ta la fe­cha.

La au­sen­cia de nue­vos de­ta­lles en es­te as­pec­to tam­bién sir­ve pa­ra re­do­blar los es­fuer­zos en se­guir co­te­jan­do las zo­nas que se te­nían con­tro­la­das, co­mo son la au­to­vía de O Bar­ban­za, des­de A Po­bra has­ta Rian­xo, con es­pe­cial in­te­rés en Ta­ra­go­ña, el lu­gar don­de fue en­con­tra­do el te­lé­fono por un ma­ris­ca­dor.

Dia­na Quer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.