As po­li­cías lo­cais au­men­tan a vi­xi­lan­cia pa­ra frear a es­ca­la­da dos car­tei­ris­tas

Los agen­tes in­di­can que los la­dro­nes ac­túan de for­ma or­ga­ni­za­da y que ca­da po­co tiem­po va­rían el lu­gar de sus fe­cho­rías

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - S. GÓMEZ

Las gran­des aglo­me­ra­cio­nes son su há­bi­tat na­tu­ral. Se es­con­den en­tre la gen­te, pre­pa­ra­dos pa­ra lan­zar el gol­pe de­fi­ni­ti­vo. Son car­te­ris­tas, au­tén­ti­cos pro­fe­sio­na­les, que, en gru­pos per­fec­ta­men­te de­fi­ni­dos, es­quil­man bol­si­llos y bol­sos de ve­ra­nean­tes y ve­ci­nos. Es­te pro­ble­ma, apun­tan los en­car­ga­dos de fre­nar­lo, se in­cre­men­ta en ve­rano, lo que ha obli­ga­do a las po­li­cías lo­ca­les de la zo­na a re­do­blar su pre­sen­cia en la ca­lles pa­ra con­tro­lar­lo.

Es en A Po­bra don­de es­tá lu­cha ha au­men­ta­do en in­ten­si­dad. Du­ran­te el mer­ca­di­llo del pa­sa­do miér­co­les, va­rios mu­ni­ci­pa­les acu­die­ron de pai­sano pa­ra con­tro­lar, en pri­me­ra per­so­na, to­do lo que ocu­rría en­tre los pues­tos. La es­tra­te­gia fun­cio­nó, ya que los agen­tes con­si­guie­ron iden­ti­fi­car a seis per­so­nas, lle­ga­das des­de di­ver­sas po­bla­cio­nes de la pro­vin­cia co­ru­ñe­sa.

Al mi­lí­me­tro

Des­de los cuer­pos de se­gu­ri­dad des­gra­nan el pro­ble­ma al que se en­fren­tan. Es­tos de­lin­cuen­tes lle­gan a las lo­ca­li­da­des en sus vehícu­los par­ti­cu­la­res, que apar­can en una zo­na ale­ja­da del pun­to don­de pre­ten­den tra­ba­jar. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo son los mer­ca­di­llos, aun­que van va­rian­do sus des­ti­nos ca­da mes, con el fin de que los co­mer­cian­tes no lo­gren iden­ti­fi­car­los. Las fies­tas ve­ra­nie­gas son otra de sus me­tas, ya que con­si­guen co­lar­se en­tre la mul­ti­tud de per­so­nas pa­ra sus­traer to­do lo que en­cuen­tran a su pa­so, co­mo fue el ca­so de la Fei­ra Me­die­val de Noia.

Una vez en la lo­ca­li­dad ele­gi­da se di­vi­den en gru­pos, cu­yos miem­bros adop­tan ro­les di­fe­ren­cia­dos. Mien­tras uno con­tro­la que los agen­tes no apa­rez­can, otros van com­pro­ban­do don­de hay per­so­nas vul­ne­ra­bles. Cuan­do uno arre­ba­ta un bi­lle­te­ro, otro sue­le de­di­car­se a es­ca­par­se con el bo­tín en otra di­rec­ción. Pa­ra in­ten­tar fre­nar­los, en Ri­bei­ra avi­san a los ve­ci­nos que ex­tre­men la pre­cau­ción en las fies­tas del ve­rano, ya que es uno de los pun­tos más con­flic­ti­vos ca­da año. Ade­más, du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes la pre­sen­cia de agen­tes en la ca­lle au­men­ta­rá de for­ma re­le­van­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.