El abo­ga­do del ma­qui­nis­ta cree que Gar­zón que­rría vol­ver a con­du­cir un tren

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo -

Cuan­do se cum­plía un año del ac­ci­den­te de Angrois, el ma­qui­nis­ta del Alvia, Fran­cis­co Gar­zón, se di­ri­gía a las víctimas en una car­ta pu­bli­ca­da por La Voz: «Us­te­des son las víctimas, los que con ple­na con­fian­za se mon­ta­ron en un tren que de­bía lle­var­los sa­nos y sal­vos al lu­gar pre­vis­to. Sin em­bar­go, mu­chas vi­das, mu­chos sue­ños y es­pe­ran­zas se que­da­ron en las vías». Tres años des­pués de esa car­ta, y cua­tro des­pués del ac­ci­den­te, su abo­ga­do, Ma­nuel Prieto, cree que a Gar­zón le gus­ta­ría vol­ver a con­du­cir un tren: «Él siem­pre ha di­cho que le ha gus­ta­do mu­chí­si­mo su pro­fe­sión, y por eso creo que le gus­ta­ría vol­ver a con­du­cir un tren. Pe­ro aho­ra no es­tá en eso», de­cía ayer.

Gar­zón, que des­de el ac­ci­den­te tra­ba­ja en los ta­lle­res de Ren­fe, no pue­de vol­ver a lle­var los man­dos de un tren al me­nos has­ta que fi­na­li­ce el jui­cio. Un pro­to­co­lo de Ren­fe im­pi­de, ex­pli­ca su abo­ga­do, que los ma­qui­nis­tas im­pli­ca­dos en un si­nies­tro con­duz­can un fe­rro­ca­rril mien­tras ha­ya cau­sas ju­di­cia­les pen­dien­tes. En es­te ca­so fal­tan al me­nos dos años pa­ra que se cie­rre la vía ju­di­cial. Gar­zón ten­drá 58.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.