El pa­ño de lá­gri­mas de Angrois cierra su bar por ju­bi­la­ción

El ba­rrio com­pos­te­lano pier­de su úni­co lo­cal y las víctimas un hom­bro en el que siem­pre han ha­lla­do con­sue­lo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - XURXO MELCHOR SAN­TIA­GO / LA VOZ

A sus 64 años de edad, Pi­lar Ra­mos acu­mu­la na­da me­nos que 51 co­ti­za­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial. Tra­ba­jó, en­tre otros lu­ga­res, en una fá­bri­ca de pa­ra­guas de San­tia­go, pe­ro bue­na par­te de su his­to­rial la­bo­ral la ha pa­sa­do tras la ba­rra del bar O Te­re, de Angrois. Más de tres dé­ca­das ha es­ta­do sir­vien­do en la ta­ber­na que es el cen­tro neu­rál­gi­co de es­te ba­rrio com­pos­te­lano. Un lu­gar de ci­ta obli­ga­da pa­ra los ve­ci­nos, ya que no hay otro lo­cal cer­ca, y pa­ra los pe­re­gri­nos que atra­vie­san la lo­ca- li­dad por la ru­ta del Ca­mino que lle­ga des­de Ou­ren­se, la de la Vía de la Pla­ta. En los úl­ti­mos cua­tro años, des­de que el 24 de ju­lio del 2013 un tren Alvia des­ca­rri­ló en el lu­gar se­gan­do la vi­da de 80 per­so­nas, O Te­re es tam­bién pun­to fre­cuen­te de en­cuen­tro pa­ra las víctimas de la tra­ge­dia y sus fa­mi­lia­res. Son mu­chos los que han ha­lla­do con­sue­lo en el hom­bro de Pi­lar, que ha si­do su pa­ño de lá­gri­mas y ha llo­ra­do con ellos has­ta que, li­te­ral­men­te, se le han se­ca­do los ojos.

Es­te se­rá el úl­ti­mo ve­rano en el que O Te­re es­té abier­to. Pi­lar Ra­mos se ju­bi­la en sep­tiem­bre y sus pla­nes pa­san por col­gar de la puer­ta del bar el car­tel de ce­rra­do. «Eu xa te­ría pe­cha­do hai tem­po, pe­ro ti­ven que es­pe­rar», ex­pli­ca es­ta mu­jer de ojos gran­des y co­ra­zón enor­me. Nin­guno de sus hi­jos ha que­ri­do con­ti­nuar con el ne­go­cio por­que to­dos ellos tie­nen tra­ba­jo. «Nós sa­be­mos que es­te tra­ba­llo é moi du­ro e hai que es­tar aquí se­gui­do», con­fie­sa ade­más Pi­lar. El lo­cal que­da­rá ahí, co­mo as en la man­ga si a al­gún miem­bro de la fa­mi­lia se le tuer­ce la vi­da y ne­ce­si­ta ponerse tras la ba­rra.

Si Pi­lar hu­bie­se que­ri­do, no le ha­bría cos­ta­do mu­cho en­con­trar quien qui­sie­ra co­ger el tras­pa­so de su bar, que po­cas ve­ces es­tá va­cío por la afluen­cia de ve­ci­nos, pe­re­gri­nos y aho­ra los obre­ros que tra­ba­jan en la am­plia­ción de la AP-9. Pe­ro no. Pre­fie­re ce­rrar. Qui­zás por­que, al vi­vir jus­to en­ci­ma de la ta­ber­na, es­ta­ría incómoda vien­do su es­ta­ble­ci­mien­to en otras ma­nos. «Nós o que que­re­mos e es­tar tran­qui­los, que xa fo­ron moi­tos anos tra­ba­llan­do», ase­gu­ra.

Angrois no se­rá lo mis­mo sin O Te­re abier­to. Y la tra­ge­dia del Alvia pier­de uno de sus sím­bo­los, por­que el bar sir­vió co­mo cen­tro de man­do de los ser­vi­cios de res­ca­te. Co­mo las víctimas y sus fa­mi­lias, Pi­lar tam­bién quie­re pa­sar pá­gi­na. Lo ne­ce­si­ta. «Es­tes anos fo­ron moi du­ros, es­pe­ro que pron­to ha­xa sen­ten­za e poi­da­mos des­can­sar», con­clu­ye.

VÍTOR MEJUTO

Pi­lar Ra­mos, due­ña del bar O Te­re, con­ver­san­do con una clien­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.