Las tres jus­ti­cias del se­ñor Ra­joy

Cuan­do se en­tra en te­rri­to­rios po­lí­ti­cos, hay va­rias jus­ti­cias: la Jus­ti­cia de los jue­ces, la jus­ti­cia de los par­ti­dos y la jus­ti­cia me­diá­ti­ca. So­lo la pri­me­ra pue­de me­ter a al­guien en la cár­cel, pe­ro las otras dos apli­can pe­nas te­rri­bles

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - DES­DE LA COR­TE FER­NAN­DO ÓNEGA

Co­mo siem­pre que se se­ña­la una fe­cha le­ja­na, pa­re­ce que nun­ca lle­ga­rá. Pe­ro to­do lle­ga y se­rá ma­ña­na, a las 9.30 ho­ras, en la se­de de la Au­dien­cia Na­cio­nal en un in­hós­pi­to lu­gar de San Fer­nan­do de He­na­res. El pre­si­den­te lle­va va­rios días con­cen­tra­do pa­ra pre­pa­rar su de­cla­ra­ción. Ya sa­be lo que tie­ne que de­cir: que fue él —y no otra per­so­na— quien lim­pió al Par­ti­do Po­pu­lar de las co­rrup­cio­nes de la Gür­tel por­que pres­cin­dió de los ser­vi­cios de Fran­cis­co Co­rrea, el hom­bre que es­ta­ba más en la se­de de Gé­no­va que en su pro­pia em­pre­sa. Pe­ro hay al­go que le qui­ta el sue­ño al pre­si­den­te: lo que pre­gun­ta­rán los abo­ga­dos de las acu­sa­cio­nes. No es que no se­pa res­pon­der­les. Es que to­dos sa­ben que la de­cla­ra­ción se trans­mi­te en di­rec­to y que­rrán te­ner sus mi­nu­tos de glo­ria. Pa­ra un le­tra­do es una fas­tuo­sa opor­tu­ni­dad y la Mon­cloa te­me lo peor: que la for­mu­la­ción de esas pre­gun­tas, po­si­ble­men­te muy du­ras, de­jen al se­ñor Ra­joy mar­ca­do por la du­da. Por la du­da de los ciu­da­da­nos so­bre su ho­nor.

An­te esa pers­pec­ti­va, ¿có­mo no pre­pa­rar mi­nu­cio­sa­men­te la de­cla­ra­ción? Pa­ra él, pa­ra su par­ti­do, pa­ra el Go­bierno y se­gu­ra­men­te pa­ra el con­jun­to del país es más im­por­tan­te que un De­ba­te so­bre el Es­ta­do de la Na­ción. En esos de­ba­tes se di­ri­me el li­de­raz­go, el su­yo y el de sus ad­ver­sa­rios. En una de­cla­ra­ción ju­di­cial, aun­que sea co­mo tes­ti­go, se di­ri­me eso que se es­tá di­cien­do del «par­ti­do más co­rrup­to de Eu­ro­pa» o el ca­li­fi­ca­ti­vo de «je­fe de una ban­da or­ga­ni­za­da de co­rrup­tos» que con tan­ta osa­día e im­pu­ni­dad le de­di­can los lí­de­res po­pu­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas.

Si es­te cro­nis­ta es­tu­vie­se en­tre los ase­so­res del se­ñor Ra­joy, le di­ría que ha­ce bien en preo­cu­par­se por el con­te­ni­do de la de­cla­ra­ción y los abo­ga­dos. Pe­ro preocú­pe­se, so­bre to­do, por lo que ocu­rri­rá en el mi­nu­to si­guien­te: cuan­do los in­for­ma­do­res es­cri­ban sus cró­ni­cas y pro­cla­men la inocen­cia pal­ma­ria del pre­si­den­te, elo­gien su trans­pa­ren­cia o se de­di­quen a de­jar pe­li­gro­sos es­pa­cios a la sos­pe­cha; cuan­do los po­lí­ti­cos de la opo­si­ción di­gan lo que desean de­cir y no lo que han vis­to y re­pi­tan lo que vie­nen re­pi­tien­do des­de que Ra­joy fue ci­ta­do por el tri­bu­nal; o cuan­do los ana­lis­tas crea­do­res de opi­nión dic­ten su par­ti­cu­lar sen­ten­cia al es­ti­lo que se su­fre en las ter­tu­lias: no fal­ta­rán quie­nes vean que el pre­si­den­te en­tró en la sa­la co­mo tes­ti­go y sa­lió co­mo impu­table.

Es que, cuan­do se en­tra en te­rri­to­rios po­lí­ti­cos, hay va­rias jus­ti­cias: la Jus­ti­cia de los jue­ces, la jus­ti­cia de los par­ti­dos y la jus­ti­cia me­diá­ti­ca. So­lo la pri­me­ra pue­de me­ter a al­guien en la cár­cel, pe­ro las otras dos apli­can pe­nas te­rri­bles, en­tre ellas la pe­na de muer­te de imá­ge­nes pú­bli­cas y hon­ras per­so­na­les. Ese es el au­tén­ti­co ries­go del se­ñor Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.