So­bre re­tos y res­pues­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL SUE­ÑO DE UNA NO­CHE DE VE­RANO PROCOPIO

ien­do ado­les­cen­te Cor­vus lo ha­bía apren­di­do en los ma­nua­les de la tri­bu. Sin es­tir­pe no hay ca­rác­ter y sin ca­rác­ter se di­si­pa la ener­gía. Tam­bién ha­bía apren­di­do otra co­sa. Al me­nos una vez al año to­dos los miem­bros de la es­tir­pe de­bían pro­pi­ciar una ex­pe­rien­cia muy par­ti­cu­lar. Con­sis­tía en ele­var lo pro­fano has­ta aque­llos ni­ve­les de ex­ce­len­cia que obli­gan a pen­sar­lo y a vi­vir­lo con las ca­te­go­rías de lo sa­gra­do. Los gu­rús de la tri­bu sa­bían, cla­ro es­tá, que la re­li­gión ha­bía per­di­do par­te de su an­ti­guo po­der pa­ra con­fi­gu­rar y dar sen­ti­do al mundo. Pe­ro se­guían pen­san­do que sin una ven­ta­na abier­ta a la tras­cen­den­cia el mundo aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de su­per­mer­ca­do. Pa­ra po­der lo­grar tal ex­pe­rien­cia Cor­vus dis­po­nía de un ins­tru­men­to que nun­ca le fa­lla­ba: el úl­ti­mo mo­vi­mien­to de la no­ve­na sin­fo­nía. Pa­ra el cuer­vo, co­mo pa­ra mu­cha otra gen­te, la mú­si­ca era ya la úni­ca teo­lo­gía po­si­ble. Y esa era la ra­zón que ex­pli­ca­ba su pre­sen­cia en A Co­ru­ña. Re­vi­vir la ex­pe­rien­cia es­ta vez na­da me­nos que en la voz de Ain­hoa Arte­ta y en la eje­cu­ción de los maes­tros de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia.

Aho­ra ya era me­dia­no­che y ha­bía ple­ni­lu­nio. Cor­vus es­ta­ba acu­rru­ca­do en lo más al­to de esa to­rre que mu­chos lla­man de Hér­cu­les y él pre­fe­ría de­cir de Breo­gán. Lle­va­ba un lar­go ra­to re­pi­tién­do­se los ver­sos del Himno a la Ale­gría. En el idio­ma que de jo­ven ha­bía dis­ci­pli­na­do sus neu­ro­nas: «Freu­de schö­ne Göt­ter­fun­ken / Toch­ter aus Eli­sium / Alle Mens­chen wer­den Brü­der / Wo dein san­fter Flü­gel weilt». To­dos los hom­bres lle­gan a ser her­ma­nos don­de pal­pi­ta tu sua­ve ala. En esos go­zos an­da­ba me­ti­do cuan­do de la ne­gru­ra de la no­che vio sa­lir vo­lan­do rá­pi­do cin­co cuer­vos ne­gros. Pron­to re­co­no­ció a sus pa­rien­tes, los cuer­vos del Xa­llas. El ca­be­za­lei­ro que los man­da­ba aho­rró cor­te­sías o sa­lu­dos: «Lle­va­mos tres días bus­cán­do­te. El asun­to es muy gra­ve». Am­bos com­par­tían un se­cre­to: en­tre los sie­te cuer­vos que ha­bi­ta­ban la To­rre de Lon­dres, dos eran ga­lle­gos. Uno, oriun­do de Cor­me; y otro, de la Te­rra Chá. Y aho­ra aca­ba­ban de ser des­cu­bier­tos. Con mo­ti­vo del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, la po­li­cía ha­bía in­ten­si­fi­ca­do las ins­pec­cio­nes. An­te la pro­xi­mi­dad de uno de los do­ber­mans el cuer­vo de Cor­me no pu­do evi­tar un gri­to: «Coi­da­do co can!». La prue­ba del ADN dio po­si­ti­va en los dos cuer­vos y el Ra­ven­mas­ter —el je­fe de los cuer­vos— de­ci­dió un cas­ti­go ejem­plar. Los dos cuer­vos se­rían en­tre­ga­dos a un yiha­dis­ta que es­ta­ba pre­so en la mis­ma to­rre pa­ra que los de­ca­pi­ta­se y se los co­mie­se cru­dos. Al prin­ci­pio Cor­vus pen­só en re­cu­rrir a la so­li­da­ri­dad ét­ni­ca. Mo­vi­li­zar a los cuer­vos de las sie­te na­cio­nes her­ma­nas: Ga­les, Es­co­cia, Ir­lan­da, Cor­nua­lles, Bre­ta­ña, Is­la de Wight y Ga­li­cia. Tie­rras de gra­ni­to y ven­to ma­rei­ro. De gai­ta, cor­na­mu­sa y al­ma cel­ta. Fi­nis­te­rres atlán­ti­cos a los que don Ramón Otero Pe­dra­yo lla­mó As Te­rras do Sol­por. Las que cuan­do mue­re el día ven có­mo se zam­bu­lle el sol en los con­fi­nes del océano. Pron­to se dio cuen­ta que no ha­bía tiem­po pa­ra eso. Al ca­bo de un buen ra­to pre­gun­tó a sus pa­rien­tes: «¿Al­guno sa­be si es cier­to que to­dos los años, cuan­do lle­ga­ba el pri­mer mes sin erre, el cuer­vo de Cor­me en­via­ba al Ra­ven­mas­ter un gran fei­xe de per­ce­bes?». Uno de los cuer­vos ase­gu­ró que era cier­to y que ade­más el de la Te­rra Chá, en Na­vi­dad, le en­via­ba dos ca­po­nes de Vi­lal­ba, uno pa­ra la No­che­bue­na y otro pa­ra Fin de Año. Na­da más oír­lo, a Cor­vus le bri­lla­ron los ojos y muy se­gu­ro de sí mis­mo di­jo: to­do arre­gla­do. Y sin más le­van­tó el vue­lo po­nien­do rum­bo al nor­te. Al ca­bo de dos días con sus no­ches, Cor­vus di­vi­só la To­rre de Lon­dres. Es­ta­ba ama­ne­cien­do. En los apo­sen­tos del Ra­ven­mas­ter vio una ven­ta­na abier­ta y sin du­dar­lo se po­só en el al­féi­zar. El Ra­ven­mas­ter es­ta­ba en pleno break­fast. Sor­pren­di­do, mi­ró fi­ja­men­te al cuer­vo, quien con ges­to se­rio y mar­can­do las sí­la­bas le di­jo: «Per-ce-bes, ca-po-nes, pre-va-ri-ca-ción». Y des­pués aña­dió: «Si le ocu­rre al­go a los ga­lle­gos, lle­va­re­mos su ca­so a la Cor­te Su­pre­ma». El Ra­ven­mas­ter per­ma­ne­ció ca­lla­do unos ins­tan­tes y des­pués, con un es­ti­lo que no lo me­jo­ra­ría don Ma­nuel Igle­sias Co­rral en sus me­jo­res tiem­pos, di­jo: «¿Pe­ro qué me di­ce us­ted? No sé de lo que me es­tá ha­blan­do. Pre­ci­sa­men­te esos dos cuer­vos se han dis­tin­gui­do siem­pre por su con­duc­ta ejem­plar. In­clu­so es­tán pen­dien­tes de un as­cen­so». El Cuer­vo dio las gra­cias y se dis­cul­pó por las mo­les­tias. Aban­do­nó la to­rre y en cuan­to pu­do en­vió un wa­sap a sus pa­rien­tes. «To­do arre­gla­do. Pe­ro por fa­vor no os ol­vi­déis de se­guir man­dan­do los per­ce­bes y los ca­po­nes». Al re­ci­bir el men­sa­je, el ca­be­za­lei­ro son­rió y por tres ve­ces re­pi­tió la lec­ción: cuan­do no pue­das ves­tir­te con la piel del león, vís­te­te con la de la vul­pe­ja.

El pa­zo y su me­tá­fo­ra

En la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller em­pe­za­ron a in­quie­tar­se con las no­ti­cias que lle­ga­ban des­de lo que al­gu­nos ya lla­ma­ban Ex­pa­ña. Co­mo en otras oca­sio­nes de­ci­die­ron re­cu­rrir a Pam­pi­nea. Pam­pi­nea sa­bía que la fun­da­ción era el más po­de­ro­so ten­tácu­lo cul­tu­ral de la CIA. Pe­ro a ella eso ape­nas le im­por­ta­ba. Res­pe­ta­ban su li­ber­tad y pa­ga­ban al con­ta­do. Pi­dió a Cor­vus con­se­jo so­bre el lu­gar don­de ce­le­brar la reu­nión. El cuer­vo con­tes­tó rá­pi­do: «San­tia­go de Com­pos­te­la. Pa­zo de San Ro­que». Ha­bía si­do igle­sia y hos­pi­tal y des­pués Co­le­gio de Ir­lan­de­ses, una es­pe­cie de se­mi­na­rio me­nor. Una his­to­ria de ba­tas blan­cas y so­ta­nas ne­gras. Me­tá­fo­ra ca­si per­fec­ta de quie­nes cua­ren­ta años an­tes ha­bían pi­lo­ta­do la tran­si­ción po­lí­ti­ca en Ga­li­cia. Unos cuan­tos mé­di­cos —don Pe­pi­ño, don Do­min­go, don Ge­rar­do— y una nu­be de ex­se­mi­na­ris­tas. Unos de ju­re y otros de vo­ca­ción. Pe­ro to­dos do­ta­dos de la vie­ja sa­bi­du­ría de la San­ta Ma­dre Igle­sia. La que les per­mi­tía a la vez ser ca­pa­ces de ex­pli­car el Mis­te­rio de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad y en­ten­der por qué en Ga­li­cia quie­nes te­nían cua­tro va­cas o una cha­la­na, cuan­do lle­ga­ba la oca­sión, vo­ta­ban lo mis­mo que el pro­pie­ta­rio de El Cor­te In­glés. Ade­más de tan­ta vio­len­cia sim­bó­li­ca el pa­zo de San Ro­que te­nía otra ven­ta­ja. A me­nos de trein­ta pa­sos mal con­ta­dos es­pe­ra­ban so­lí­ci­tos los vi­nos, el pul­po y las cro­que­tas del Ga­rum.

Pam­pi­nea ini­ció la reu­nión con una sen­ten­cia tan ma­ni­da co­mo cier­ta: «Lo más gra­ve de lo que nos pa­sa es que no sa­be­mos lo que nos pa­sa». El Go­bierno afir­ma­ba que el país ha­bía sa­li­do de la cri­sis. La opo­si­ción, cla­ro es­tá, lo ne­ga­ba. Pe­ro lo cier­to es que en la ca­lle al­go nue­vo es­ta­ba su­ce­dien­do. La prohi­bi­ción de fu­mar en el in­te­rior de ba­res y ta­ber­nas ha­bía inun­da­do las ace­ras de tol­dos y te­rra­zas. El in­ven­to del ta­peo per­mi­tía a mu­cha gen­te lo que has­ta en­ton­ces era un lu­jo: co­mer o ce­nar fue­ra de ca­sa. Ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos es­tre­na­ban ta­ble­tas y What­sApps ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos. Al­gu­nos, más fa­vo­re­ci­dos, se ani­ma­ban a cam­biar de co­che o in­clu­so a apun­tar­se en un cru­ce­ro de pla­cer por el Ca­ri­be. Pe­ro si se ras­ca­ba la cor­te­za no to­do era tan ama­ble. El ma­les­tar. To­do el mundo se sen­tía ame­na­za­do de al­gún mo­do. Víc­ti­ma pa­sa­da o pre­sen­te de al­go que no sa­bía con­cre­tar. Aun­que a la ba­ja, la pre­ca­rie­dad y el pa­ro per­sis­tían y de la ma­ña­na a la no­che al­gún ban­co se iba al ga­re­te. Pe­ro no pa­re­cía que to­do eso pu­die­se ex­pli­car la una­ni­mi­dad del ma­les­tar. ¿Por qué su­ce­día to­do eso? Tras un lar­go si­len­cio, Cor­vus se con­si­de­ró obli­ga­do a con­tes­tar. Él era más de le­tras que de cien­cias y pen­sa­ba que el in­trín­gu­lis de la cues­tión más te­nía que ver con la men­te que con la eco­no­mía. «Lo que ocu­rre», di­jo, «es que en ape­nas dos dé­ca­das el mundo se nos ha vuel­to irre­co­no­ci­ble. No so­lo lo que an­tes era só­li­do aho­ra se nos ha vuel­to lí­qui­do. Mu­chas co­sas, va­lo­res y cos­tum­bres se han eva­po­ra­do. Y lo des­co­no­ci­do no so­lo me­te mie­do a los mie­do­sos. A to­dos des­con­cier­ta». A Cor­vus le en­can­tó la me­tá­fo­ra que aca­ba­ba de en­con­trar e in­ten­tó sa­car­le ju­go. «Esa es la si­tua­ción. Nos han cam­bia­do el con­cier­to y des­co­no­ce­mos la par­ti­tu­ra. To­dos to­ca­mos de oí­do y así sa­le lo que sa­le. Bar­ba­ri­da­des co­mo el Pu­trum­pén». Al­guien pre­gun­tó qué co­sa era eso y so­bre la mar­cha lo acla­ró: «El re­sul­ta­do de la hi­bri­da­ción de Vla­di­mir Pu­tin, Do­nald Trump y Ma­ri­ne Le Pen». La con­fu­sión y el des­con­cier­to eran evi­den­tes. Y aho­ra la pre­gun­ta cam­bia­ba de signo: «¿Quién era el cul­pa­ble?». Cor­vus no lo sa­bía, pe­ro es­ta­ba se­gu­ro de que te­nía que exis­tir un cul­pa­ble. No en vano du­ran­te más de vein­te si­glos la tri­bu Cor­vus Co­rax Xa­co­beus ha­bía si­do edu­ca­da en la tra­di­ción ju­deo­cris­tia­na de la cul­pa. Des­de el pe­ca­do ori­gi­nal que nos ex­pul­só del Pa­raí­so. El pro­ble­ma era que eso del pe­ca­do tam­bién se nos ha­bía eva­po­ra­do.

El re­to y la res­pues­ta

Pseu­do­ni­mus se acor­dó de Ar­nold Toyn­bee y de su dia­léc­ti­ca del re­to y la res­pues­ta. To­do gran cam­bio his­tó­ri­co su­po­ne un desafío que exi­ge una res­pues­ta. Quie­nes acier­tan la res­pues­ta pa­san a de­ten­tar la he­ge­mo­nía po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca. Pe­ro el pro­pio éxi­to sue­le con­du­cir a lo que Toyn­bee lla­ma la ido­li­za­ción de la res­pues­ta. Se con­vier­te en un ído­lo. Y cuan­do so­bre­vie­ne un nue­vo cam­bio, los que ha­bían acer­ta­do tien­den a de­fen­der la res­pues­ta a to­da cos­ta. Has­ta que otros, no ne­ce­sa­ria­men­te más lis­tos ni más cul­tos pe­ro sí más li­bres, dan con la res­pues­ta ade­cua­da y con ello el po­der y la in­fluen­cia so­cial cam­bia de ma­nos. Pseu­do­ni­mus pen­sa­ba que bien pró­xi­ma te­nía­mos una es­ce­ni­fi­ca­ción de esa dia­léc­ti­ca re­to/res­pues­ta. So­lo a su tra­vés po­día en­ten­der­se ca­bal­men­te lo ocu­rri­do en la ce­le­bra­ción del cua­ren­ta ani­ver­sa­rio de la Tran­si­ción Po­lí­ti­ca. Un en­ca­je de bo­li­llos. De la Ley a la Ley pa­san­do por la Ley. De oca en oca y ti­ro por­que me to­ca. Me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to a la cla­ri­vi­den­cia y ge­ne­ro­si­dad de unas per­so­nas. Pe­ro tam­bién la per­cep­ción de una evi­den­cia: la ido­li­za­ción de una res­pues­ta ha­bía pues­to fue­ra de jue­go a to­da una ge­ne­ra­ción. Per­so­na­jes ilus­tres pe­ro ya in­ser­vi­bles. Y por si hi­cie­se fal­ta un ejem­plo pa­ra de­mos­trar la vi­gen­cia de la dia­léc­ti­ca re­to/res­pues­ta ahí es­ta­ba uno bien dra­má­ti­co. El prin­ci­pal ar­tí­fi­ce del pro­di­gio, el rey emérito, no ha­bía si­do in­vi­ta­do a su ce­le­bra­ción. La dis­cul­pa era ha­ber en­tre­te­ni­do a una ru­bia y ma­ta­do a un elefante. Pe­ro lo cier­to es que su pre­sen­cia se veía ya co­mo un es­tor­bo. ¡Qué le va­mos a ha­cer! Ya lo de­cían los an­ti­guos: sic tran­sit glo­ria mun­di.

Bus­can­do un D.L.I.

Fi­lós­tra­to pen­sa­ba que la glo­ba­li­za­ción era una ma­ni­fes­ta­ción más de la «des­truc­ción crea­do­ra» pro­pia del ca­pi­ta­lis­mo y así lo di­jo en el de­ba­te. Tam­bién creía que la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les, bie­nes y ser­vi­cios y per­so­nas jun­to a las tec­no­lo­gías que la ha­cían po­si­ble cons­ti­tuían ese gran desafío que Pseu­do­ni­mus an­da­ba bus­can­do. Por­que aho­ra re­sul­ta­ba que el fe­nó­meno no era tan be­né­fi­co co­mo al­gu­nos ha­bían anun­cia­do. To­ca­bas una te­cla y mil millones de dó­la­res po­dían apa­re­cer en Aus­tra­lia, en Lon­dres o en Nue­va York. Pe­ro tam­bién po­dían des­apa­re­cer en Pa­na­má, Sui­za o en las Sey­che­lles. Mer­can­cías pro­du­ci­das en paí­ses más o me­nos es­cla­vis­tas des­pla­za­ban del mer­ca­do a las que cum­plían los re­qui­si­tos obli­ga­dos en el mundo oc­ci­den­tal. Al me­nos en Es­pa­ña no ha­bía una fa­mi­lia que no tu­vie­se al­gún pa­rien­te tra­ba­jan­do en Sin­ga­pur, Du­bái o Bogotá. Pe­ro es­ta vez y eso era la gran no­ve­dad no pi­can­do pie­dra, sir­vien­do co­pas o lim­pian­do el WC. Fi­lós­tra­to pen­sa­ba que los pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por cir­cu­la­ción tan ace­le­ra­da no se re­sol­ve­rían le­van­tan­do mu­ros, sino ins­ta­lan­do se­má­fo­ros. Y no de­ja­ba de ex­tra­ñar­le que en la de­mo­ni­za­ción de ese fe­nó­meno par­ti­ci­pa­sen por igual la iz­quier­da más ra­di­cal y con­ser­va­do­res tan acé­rri­mos co­mo Do­nald Trump, The­re­sa May o Ma­ri­ne Le Pen. Otra vez la con­fu­sión.

PIN­TO & CHINTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.