El pre­si­den­te Du­da fre­na la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de Po­lo­nia por sor­pre­sa

Ve­ta la re­for­ma de la Jus­ti­cia, pe­ro la UE no se fía de las in­ten­cio­nes de Var­so­via

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Sor­pre­sa en Bru­se­las y sor­pre­sa en Var­so­via. La de­ci­sión del pre­si­den­te po­la­co, Andrzej Du­da, de ve­tar par­cial­men­te la re­for­ma del sis­te­ma ju­di­cial que ame­na­za­ba con di­ri­gir a Po­lo­nia ha­cia el au­to­ri­ta­ris­mo co­gió al Go­bierno ul­tra­con­ser­va­dor del PiS y a la Co­mi­sión Eu­ro­pea con el pie cam­bia­do.

La for­ma­ción del cons­pi­ra­noi­co Ja­ro­sław Kaczyns­ki, quien apa­dri­nó la po­lé­mi­ca re­for­ma y au­pó a Du­da al car­go, no tar­dó en car­gar las tin­tas contra el pre­si­den­te po­la­co por ha­ber echa­do por tie­rra un pro­yec­to le­gis­la­ti­vo con el que as­pi­ra­ba a li­qui­dar la di­vi­sión de po­de­res so­me­tien­do a los jue­ces al po­der po­lí­ti­co. La pre­sión pú­bli­ca, las ma­ni­fes­ta­cio­nes, pro­tes­tas y los cán­ti­cos fren­te al pa­la­cio pre­si­den­cial hi­cie­ron me­lla en el pre­si­den­te, quien, ol­vi­dan­do vie­jas leal­ta­des y fa­vo­res, di­jo no a la re­for­ma del Su­pre­mo y a la del má­xi­mo ór­gano de go­bierno de los jue­ces.

«Aun sien­do ur­gen­te y ne­ce­sa­ria, la re­for­ma ju­di­cial no pue­de te­ner co­mo efec­to el mie­do a un Go­bierno opre­si­vo. La ley del Tri­bu­nal Su­pre­mo no for­ta­le­ce el sen­ti­do de jus­ti­cia en­tre la po­bla­ción», ex­pli­có a tra­vés de los te­le­vi­so­res a los mi­les de ciu­da­da­nos que se­guían con el co­ra­zón en un pu­ño los acon­te­ci­mien­tos. Du­da jus­ti­fi­có el ve­to ase­gu­ran­do que no se pue­de apro­bar nin­gu­na re­for­ma a cos­ta de «di­vi­dir el país» y, pa­ra con­ven­cer a los más es­cép­ti­cos de su de­ter­mi­na- ción, su por­ta­voz acla­ró que «la de­ci­sión es ina­mo­vi­ble».

Se man­tu­vo fir­me a pe­sar del cha­pa­rrón de crí­ti­cas que le ca­yó tras la reu­nión de ur­gen­cia que con­vo­có la pri­me­ra mi­nis­tra, Bea­ta Szdy­lo, quien aho­ra dis­po­ne de dos me­ses pa­ra en­men­dar las dos le­yes. Su equi­po de go­bierno ma­ni­fes­tó su «de­cep­ción» por el re­cha­zo de Du­da, que so­lo ac­ce­dió a apro­bar la ley que per­mi­ti­rá al po­der po­lí­ti­co nom­brar jue­ces en los tri­bu­na­les re­gio­na­les de ape­la­ción.

Es­te gi­ro ines­pe­ra­do no evi­tó que mi­les de po­la­cos se die­sen ci­ta fren­te a la re­si­den­cia del pre­si­den­te pa­ra pe­dir que ve­te la re­for­ma al com­ple­to. Los par­ti­dos de la opo­si­ción aplau­die­ron la de­ci­sión, pe­ro quie­ren que se en­tie­rre de for­ma de­fi­ni­ti­va la in­fa­me pro­pues­ta que tam­bién ha le­van­ta­do am­po­llas en Bru­se­las. La Co­mi­sión Eu­ro­pea lle­va más de un año in­ten­tan­do me­ter al Go­bierno po­la­co en ve­re­da, sin éxi­to. Aun­que el ve­to fue bien re­ci­bi­do en los cuar­te­les de la ins­ti­tu­ción, na­die se fía ya de las in­ten­cio­nes y ma­nio­bras de los po­la­cos.

«Hi­ci­mos una ofer­ta pa­ra abrir el diá­lo­go y to­da­vía no he­mos re­ci­bi­do res­pues­ta», se que­jó el por­ta­voz co­mu­ni­ta­rio, Mar­ga­ri­tis Schi­nas. Lo cier­to es que el mo­vi­mien­to de Du­da ha de­ja­do des­co­lo­ca­do al equi­po de Jean Clau­de Junc­ker que ya te­nía pre­pa­ra­do el tra­ba­jo pa­ra abrir nue­vos ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res a Po­lo­nia. El país ya tie­ne dos en mar­cha. El pri­me­ro por po­ner en ries­go y de for­ma sis­te­má­ti­ca el Es­ta­do de de­re­cho y el se­gun­do por de­sa­fiar a la UE ne­gán­do­se a cum­plir con su cuo­ta de aco­gi­da de re­fu­gia­dos. De na­da le sir­vió a Var­so­via el ca­ble que le echó el lí­der hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, quien acu­só a Bru­se­las de ac­tuar co­mo una «in­qui­si­do­ra».

¿Se con­for­ma­rá la Co­mi­sión Eu­ro­pea con es­ta tregua? «To­dos los acon­te­ci­mien­tos se eva­lua­rán de for­ma glo­bal. Se­rán los co­mi­sa­rios los que de­ci­dan», ase­gu­ran.

REUTERS

La po­li­cía in­ten­ta de­te­ner a ma­ni­fes­tan­tes que pro­tes­ta­ban contra el Go­bierno en Var­so­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.