Eu­ro­pa se mo­vi­li­za pa­ra evi­tar la nue­va tan­da de san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos contra Ru­sia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - C. P.

Pe­se a que con­ta­ba con la re­sis­ten­cia ini­cial del pre­si­den­te Do­nald Trump, el Con­gre­so de EE.UU. vo­ta­rá hoy el pro­yec­to de ley que pro­po­ne ex­ten­der las san­cio­nes a Ru­sia por in­ter­fe­rir en las pa­sa­das elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, por la ane­xión de Cri­mea y la per­sis­ten­te in­ter­ven­ción mi­li­tar en el es­te de Ucra­nia. A fal­ta de con­tar con el vis­to bueno del Se­na­do, la Unión Eu­ro­pea ya ha pues­to a tra­ba­jar a to­dos sus equi­pos di­plo­má­ti­cos pa­ra con­ven­cer a sus so­cios ame­ri­ca­nos de que den mar­cha atrás.

Bru­se­las cree que se­rá la UE la que al fi­nal car­gue con las con­se­cuen­cias, da­da la enor­me de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca que si­gue te­nien­do del gas ru­so. «Es­ta­mos ac­ti­van­do to­das las vías di­plo­má­ti­cas dis­po­ni­bles», ase­gu­ró ayer el por­ta­voz de la Co­mi­sión, Mar­ga­ri­tis Schi­nas. El grie­go ape­ló al mul­ti­la­te­ra­lis­mo pa­ra per­sua­dir a EE.UU. «La uni­dad de los so­cios del G 7 so­bre es­te asun­to es de una im­por­tan­cia cru­cial», ad­vir­tió. Las alar­mas han sal­ta­do en Ber­lín y, por con­si­guien­te, en Bru­se­las. «Es­ta­mos si­guien­do es­te pro­ce­so con cier­ta preo­cu­pa­ción por los in­tere­ses de la UE en jue­go, la in­de­pen­den­cia y la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca del blo­que», in­di­có Schi­nas.

Hay dos ra­zo­nes que han obli­ga­do a la Co­mi­sión a mo­ver fi­cha. La pri­me­ra es que Mos­cú po­dría pa­ra­li­zar la cons­truc­ción del ga­so­duc­to Nord Stream II, di­se­ña­do pa­ra bom­bear gas des­de Ru­sia a Ale­ma­nia a tra­vés del Bál­ti­co. Y la se­gun­da es sal­va­guar­dar los in­tere­ses de los gi­gan­tes ener­gé­ti­cos eu­ro­peos que in­ter­vie­nen en el ma­cro pro­yec­to. Na­da me­nos que las fir­mas ale­ma­nas Win­ters­hall y Uni­per, la au­tria­ca OMV, la ho­lan­de­sa Shell y la fran­ce­sa En­gie.

«Es­pe­ra­mos que nues­tros in­tere­ses sean aten­di­dos», des­li­zó Schi­nas. El co­mi­sa­rio de Ve­cin­dad, Johan­nes Hahn, tam­bién sa­lió ayer al pa­so pa­ra re­cor­dar a Was­hing­ton que su ma­nio­bra «po­dría da­ñar a al­gu­nas com­pa­ñías ener­gé­ti­cas de la UE que ha­cen ne­go­cios con Ru­sia». A pe­sar de sus en­con­tro­na­zos con el pre­si­den­te de EE.UU., Bru­se­las cree que las con­ver­sa­cio­nes van por buen ca­mino. La in­ten­ción de los ne­go­cia­do­res es po­der en­men­dar el tex­to de la pro­pues­ta nor­te­ame­ri­ca­na pa­ra, de es­te mo­do, apa­ci­guar los te­mo­res de Ber­lín, cu­yas au­to­ri­da­des se lan­za­ron de ca­be­za al pro­yec­to en bus­ca de su­mi­nis­tro ener­gé­ti­co más se­gu­ro, sin dis­po­ner del vis­to bueno de la UE por­que, al ac­tuar así, no con­tri­buían a «los ob­je­ti­vos de la Unión ener­gé­ti­ca», y sin te­ner en cuen­ta a paí­ses co­mo Po­lo­nia, a la que han de­ja­do al mar­gen del plan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.