Los ta­li­ba­nes vuel­ven a sem­brar de pá­ni­co y muer­te Ka­bul

Un co­che bom­ba, di­ri­gi­do contra agen­tes del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia af­gano, aca­ba con la vi­da de más de 30 ci­vi­les

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, L. G.

El te­rro­ris­mo gol­pea de nue­vo Ka­bul. Ca­si dos me­ses des­pués de re­gis­trar el ma­yor aten­ta­do des­de la in­va­sión es­ta­dou­ni­den­se de 2001, que de­jó 150 muer­tos y más de 300 he­ri­dos, la ca­pi­tal af­ga­na vol­vió a ser epi­cen­tro del ho­rror yiha­dis­ta. Ayer, un co­che car­ga­do de ex­plo­si­vos es­ta­lló al pa­so de un au­to­bús en un ba­rrio chií de la ciu­dad, cau­san­do 31 muer­tos, en­tre ellos ni­ños, y más de 40 he­ri­dos. La ma­yo­ría de los cuer­pos que­da­ron cal­ci­na­dos, lo que di­fi­cul­tó su iden­ti­fi­ca­ción por par­te de las au­to­ri­da­des.

Los ta­li­ba­nes, cu­ya in­fluen­cia y con­trol te­rri­to­rial han ido en au­men­to des­de que la OTAN aban­do­na­ra el país en el 2015, reivin­di­ca­ron la au­to­ría del ata­que. Se­gún el por­ta­voz pre­si­den­cial, Shah Hus­sain Mur­ta­za­qi, «en­tre los muer­tos y he­ri­dos hay fun­cio­na­rios y ci­vi­les, en­tre es­tos ten­de­ros y aque­llos que se di­ri­gían a sus pues­tos de tra­ba­jo». La ex­plo­sión tu­vo lu­gar a las sie­te de la ma­ña­na en una zo­na re­si­den­cial, cer­ca de la ca­sa del vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, Moham­mad Moha­qeq. Tan­to él co­mo gran par­te de sus ve­ci­nos per­te­ne­cen a los ha­za­ra, una mi­no­ría chií que es blan­co de los gru­pos ex­tre­mis­tas por su ca­rác­ter li­be­ral y res­pe­tuo­so con las mu­je­res.

El ob­je­ti­vo de la ma­sa­cre, se­gún el por­ta­voz ta­li­bán, Za­bihu­llah Mu­jahid, eran dos au­to­bu­ses de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, co­mo ven­gan­za por el «com­por­ta­mien­to cruel» du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios. La agen­cia de in­te­li­gen­cia es­ta­tal, el Di­rec­to­rio Na- cio­nal de Se­gu­ri­dad (NDS), ne­gó es­ta hi­pó­te­sis, ar­gu­men­tan­do que su de­par­ta­men­to «no uti­li­za au­to­bu­ses pa­ra trans­por­tar a sus em­plea­dos».

Es­ca­la­da de la vio­len­cia

Jun­to a los sucesos en Ka­bul, el Go­bierno con­fir­mó ayer los ru­mo­res so­bre el asal­to del do­min­go a un dis­tri­to de la pro­vin­cia de Ghor, en el cen­tro del país. El nú­me­ro de muer­tos, la ma­yo­ría de ellos doc­to­res y en­fer­mos de un hos­pi­tal lo­cal, os­ci­la en­tre los 22 y los 35 que ci­ta AFP. El cam­bio del lí­der ta­li­bán en 2015 y la irrup­ción de Es­ta­do Is­lá­mi­co han re­cru­de­ci­do el con­flic­to af­gano, que de­jó 1.662 ci­vi­les muer­tos en los pri­me­ros seis me­ses de 2016 y 26.500 des­de el 2009.

Pa­kis­tán, re­pren­di­do con fre­cuen­cia por el Go­bierno ve­cino por su per­mi­si­vi­dad pa­ra con los ta­li­ba­nes, tam­bién su­frió ayer un aten­ta­do a ma­nos de su fi­lial lo­cal, el Teh­rik-e-Ta­li­ban Pa­kis­tan (TTP), más pró­xi­ma a Al Qai­da. Un sui­ci­da que car­ga­ba en­tre 10 y 12 ki­los de ex­plo­si­vos se hi­zo ex­plo­tar a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta al es­te de Laho­re, la ca­pi­tal eco­nó­mi­ca del país. Mu­rie­ron 25 per­so­nas, en­tre ellos 10 po­li­cías, y 40 re­sul­ta­ron he­ri­das.

W.K. AFP

Ci­vi­les af­ga­nos trans­por­tan a los he­ri­dos tras el aten­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.