Com­pos­te­la se na­rra a sí mis­ma

La tra­di­ción fes­ti­va del Após­tol se pro­yec­tó so­bre la fa­cha­da del pa­zo de Ra­xoi

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - TA­MA­RA MON­TE­RO

Se pin­tó a sí mis­ma. Usó co­mo lien­zo la fa­cha­da del Pa­zo de Ra­xoi. A ba­se de luz fue tra­zan­do sus pro­pios con­tor­nos, ha­cien­do sa­lir la me­mo­ria de las fies­tas en el cen­tro mis­mo de la fies­ta. Ga­lo­pa­ron de nue­vo los ca­ba­llos en la fies­ta del Cen­dal, de­seo­sos de ha­cer­se con ese pa­ño de te­la fi­ní­si­ma, signo de la vic­to­ria. No lo ha­cían des­de fi­na­les del si­glo XVIII. Las pin­ce­la­das fue­ron dán­do­le co­lor a los re­cuer­dos, que sur­gían ví­vi­dos de la pie­dra mi­le­na­ria. San­tia­go se na­rra­ba a sí mis­mo an­tes de es­ta­llar en fies­tas.

Así que la no­che de los fue­gos ha­bló de fue­go. De la que­ma de la fa­cha­da neo­me­die­val que se ini­ció en el si­glo XIX y se re­pi­tió año a año, ca­da 24 de ju­lio, ca­da vís­pe­ra de San­tia­go, has­ta ha­ce cua­tro. Y co­mo un es­pe­jo, Ra­xoi iba re­fle­jan­do las fa­cha­das efí­me­ras que se han ins­ta­la­do ca­da no­che de los fue­gos de­lan­te de la es­ca­li­na­ta de ac­ce­so a la ca­te­dral.

So­bre el Ayun­ta­mien­to fue­ron pa­san­do los seis mo­de­los, uno a uno, que ha sa­ca­do de la his­to­ria la la­bor de do­cu­men­ta­ción de Ac­cio­na. Di­bu­jó Ma­nuel Pra­do y Va­llo la pri­me­ra en 1852. En el año san­to de 1880 se sus­ti­tu­yó por una neo­mu­dé­jar. La ha­bía di­se­ña­do Faus­tino Do­mín­guez Cou­mes-Gay. Ar­dió du­ran­te cien años. Has­ta que en el 2000, del ar­chi­vo mu­ni­ci­pal res­ca­ta­ron una fa­cha­da neo­gó­ti­ca. Daniel Gar­cía Vaa­mon­de la ha­bía pues­to so­bre el pa­pel, en 1897. Nun­ca ha­bía ar­di­do an­te el Após­tol. La Gue­rra de Cu­ba, por aquel en­ton­ces, im­pi­dió eje­cu­tar­la.

Y en­ton­ces, so­bre el lien­zo se tra­zó el pro­pio lien­zo. Y apa­re­ció Car­los Le­maur, el in­ge­nie­ro­que via­jó des­de Fran­cia a Com­pos­te­la pa­ra com­ple­tar la pla­za en la que mi­les de per­so­nas asis­tie­ron bo­quia­bier­tas a la re­cons­truc­ción del Pa­zo de Ra­xoi, que vol­vió a le­van­tar­se pie­dra a pie­dra, ven­ta­na a ven­ta­na. Des­de los ci­mien­tos has­ta la por­ta­da. Des­de los so­por­ta­les has­ta la ba­ta­lla de Cla­vi­jo. Y de re­pen­te, la sor­pre­sa. Vol­vía a ver­se el Pór­ti­co de la Glo­ria. So­bre la fa­cha­da de Ra­xoi, el par­te­luz. El Após­tol sa­lu­da­ba.

Y se pin­tó a San­tia­go. En Eu­ro­pa. En Asia. Y tam­bién en La­ti­noa­mé­ri­ca. Apa­re­ció el Após­tol del Ro­má­ni­co. Del Gó­ti­co. Y de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. Era un cua­dro. Y una es­cul­tu­ra. Tam­bién hay mu­chos en las vi­drie­ras. Allí es­ta­ba, con po­se pen­sa­ti­va. A lo­mos del ca­ba­llo blan­co. Con la con­cha. Siem­pre con la con­cha. Un re­pa­so por las re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas de la fi­gu­ra ja­co­bea a lo lar­go de la his­to­ria del ar­te de­jó cla­ro que la es­qui­na de Eu­ro­pa ha cru­za­do to­das las fron­te­ras.

Si­gue sien­do la es­qui­na de Eu­ro­pa con sus hó­rreos. El pa­zo de Ra­xoi se con­vir­tió en uno de ellos, cu­bier­to de ve­ge­ta­ción y en su cen­tro apa­re­ció un gru­po de pan­de­re­tei­ras de Can­ti­gas e Aga­ri­mos, que in­ter­pre­ta­ron un te­ma tra­di­cio­nal. Y de es­ta es­qui­na de Eu­ro­pa han sa­li­do tam­bién gran­des nom­bres, que tam­bién tu­vie­ron su ho­me­na­je vi­sual: Ro­sa­lía de Cas­tro, Mon­te­ro Ríos, Va­lle-In­clán o Díaz Pardo.

Pa­sa­ban los mi­nu­tos, y en el am­bien­te em­pe­za­ba a res­pi­rar­se la pól­vo­ra. Los que abrie­ron la jor­na­da se en­car­ga­ron tam­bién de des­pe­dir­la. Co­mo me­jor sa­ben ha­cer­lo. Con fies­ta. So­bre un co­lo­ri­do fon­do, vol­vie­ron los ca­be­zu­dos. Los que sa­lie­ron de bue­na ma­ña­na. Cuan­do la Be­ren­gue­la to­ca­ba las do­ce cam­pa­na­das. Y ani­ma­ron las ca­lles de Com­pos­te­la. Y con el re­loj a pun­to de ta­ñer otras do­ce ve­ces, re­gre­sa­ron al Obra­doi­ro. Pa­ra bai­lar. Pa­ra re­cor­dar­le a to­dos que es­ta es una no­che de fies­ta.

Zum­bó el pri­mer cohe­te. Y el cie­lo es­ta­lló en mil es­tre­llas. So­bre San­tia­go, más de cua­tro­cien­tos ki­los de pól­vo­ra pa­ra que el fue­go, co­mo no po­día ser de otro mo­do, hi­cie­se ac­to de pre­sen­cia. Un fue­go que du­ran­te unos se­gun­dos co­mu­ni­có Ra­xoi con la ca­te­dral. Cien­tos de co­lo­res abrie­ron los ojos en el Obra­doi­ro. Pe­ro tam­bién en la Ala­me­da.

Y aplau­die­ron des­de to­dos los pun­tos de San­tia­go al es­cu­char, y so­bre to­do ver, que ha­bía es­ta­lla­do la fies­ta. Cin­co mi­nu­tos fi­na­les de pól­vo­ra, tras los que mi­les de per­so­nas de­ja­ron de mirar al cie­lo. Y se pre­pa­ra­ron pa­ra vi­vir la no­che. La más es­pe­cial que tie­ne Com­pos­te­la.

XOAN A. SO­LER

Los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, lan­za­dos des­de el Pa­zo de Ra­xoi, di­bu­ja­ron un fas­tuo­so te­cho de luz so­bre la pla­za del Obra­doi­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.