Son ex­tre­me­ños y ca­da ve­rano vie­nen a Bu­re­la bus­can­do un cli­ma sua­ve

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - SA­RA GIL/Y. G.

En un vie­jo co­che y sin GPS. Así se aden­tra­ron los her­ma­nos An­to­na­ya en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de la fron­do­si­dad y del mar. Re­si­dían a 800 ki­ló­me­tros, en un so­fo­can­te Ba­da­joz es­ti­val. Pe­ro ter­mi­na­ron en Bu­re­la, mu­cho más al fres­co. Una vez co­no­ci­do el des­tino, los la­zos se es­tre­cha­ron pa­ra siem­pre.

Era el año 2013. Jo­se Luis y Juan ha­bían de­di­ca­do mu­cho tiem­po al cui­da­do de su ma­dre. Que­rían es­ca­par del ca­lor ex­tre­me­ño. Vie­ron un anun­cio de al­qui­ler de una vi­vien­da, jus­to al lado de la pla­ya de O Por­te­lo. Ese fue su pri­mer con­tac­to con es­ta lo­ca­li­dad de la cos­ta lu­cen­se.

«Nos per­di­mos y re­co­rri­mos me­dia Ga­li­cia an­tes de en­con­trar Bu­re­la. Pe­ro des­de que lle­ga­mos to­do fue ma­ra­vi­llo­so», re­cuer­da Je­sús. Se le ilu­mi­na la ca­ra tan­to co­mo a su her­mano Jo­sé Luis, cuan­do ha­bla de las sen­sa­cio­nes que les trans­mi­ten sus gen­tes. Por­que si hay al­go que des­ta­can por en­ci­ma de to­do, es eso. La gen­te.

De los pro­fe­sio­na­les de su­per­mer­ca­dos a los de las tien­das na­va­les o los del sec­tor hos­te­le­ro que fre­cuen­tan. No se les es­ca­pa ni uno. Cin­co años pa­san­do el ve­rano en la mis­ma es­qui­na del nor­te, dan pa­ra ha­cer amis­ta­des que se van for­ta­le­cien­do en­tre anéc­do­tas. No se les ol­vi­da tam­po­co el sec­tor sa­ni­ta­rio. To­do son pa­la­bras ama­bles ha­cia ellos. «Es­tá cla­ro que no ha­ce fal­ta vi­vir en una gran ciu­dad pa­ra te­ner una aten­ción sa­ni­ta­ria Los her­ma­nos An­to­na­ya (Jo­sé Luis con ca­mi­sa de cua­dros y Je­sús ne­gra) en Bu­re­la es­tos días. en­vi­dia­ble», apun­ta Jo­sé Luis.

Él, ju­bi­la­do de la ban­ca, se sien­ta li­bro en mano fren­te al mar pa­ra apren­der más de psi­co­lo­gía y psi­quia­tría. No se le es­ca­pa tam­po­co el lado opues­to, el de la es­cri­tu­ra, a la que de­di­ca con es­me­ro su tiem­po. Su her­mano Je­sús, pre­si­den­te de una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro, tam­bién se su­mer­ge en el mundo de las le­tras siem­pre que pue­de. Me­nos por las tar­des. Es­tas, es­tán des­ti­na­das siem­pre a otra ocu­pa­ción: la pes­ca. Qué me­jor lu­gar que es­te pue­blo bo­ni­te­ro pa­ra pa­sar­se ho­ras y ho­ras en­tre an­zue­los y ca­rre­tes, en­tre xar­das y agu­llas, en­tre lám­pa­ros y ca­bra­chos. Han co­no­ci­do es­pe­cies de que des­co­no­cían, ase­gu­ran.

Su re­ci­bi­mien­to anual en la lo­ca­li­dad son las fies­tas pa­tro­na­les que se ce­le­bran a prin­ci­pios del mes de ju­nio. Pro­ba­ble­men­te, los días más mul­ti­tu­di­na­rios del año en es­te rin­cón de Lu­go. Otro de sus en­can­tos, aña­den, el que no ha­ya gran­des aglo­me­ra­cio­nes ni ex­ce­si­vos tu­ris­tas du­ran­te to­do el ve­rano.

Los pa­seos de ese pri­mer fin de se­ma­na de ju­nio por la fe­ria se tra­du­cen des­pués en una ca­mi­na­ta dia­ria has­ta la pla­ya de A Ma­ro­sa (unos 3 ki­ló­me­tros), «por­que hay que ba­jar ba­rri­ga», di­cen am­bos. Por la no­che, hay tiem­po pa­ra ti­rar­se en el so­fá, de­lan­te de la te­le­vi­sión, y com­pe­tir a ver quién en­tien­de más gallego. No hay pro­ble­ma con el idio­ma, ase­gu­ran. Creo que ni la len­gua más ra­ra se­ría im­pe­di­men­to pa­ra es­tos ca­ris­má­ti­cos her­ma­nos. Su efu­si­vi­dad del sur con­tras­ta con la «so­brie­dad» del nor­te, que le lla­man ellos. Di­cen que los ga­lle­gos con muy ama­bles y aco­ge­do­res, pe­ro con un pun­to más de so­le­dad. Otra co­sa que les hi­zo ren­dir­se an­te los ga­lle­gos.

¿Ha­brá al­go que no les gus­te? «Ca­si he pen­sa­do en em­pa­dro­nar­me aquí. Lle­va­mos en to­tal un año y un mes vi­vi­dos en Bu­re­la», apun­ta Je­sús. Se­rán los chi­qui­tos y las ta­pas del Ki­ko, del Rom­peo­las, del bar O Tras­te o del Me­són A Pe­dra, de los que son ha­bi­tua­les. O se­rá la cha­que­ti­ta a los hom­bros pa­ra pa­sear, pe­ro al­go bueno tie­ne que te­ner el fres­qui­to del nor­te pa­ra ro­bar co­ra­zo­nes.

PE­PA LO­SA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.