Ra­joy de­cla­ra­rá que no te­nía nin­gu­na com­pe­ten­cia so­bre las fi­nan­zas del PP

Su in­te­rro­ga­to­rio co­mo tes­ti­go en el ca­so Gürtel se­rá de­ci­si­vo pa­ra su fu­tu­ro po­lí­ti­co

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - GON­ZA­LO BAREÑO

Ma­riano Ra­joy afron­ta hoy su mo­men­to más amar­go y com­pro­me­ti­do des­de que ac­ce­dió a la pre­si­den­cia del Go­bierno. El lí­der po­pu­lar está ci­ta­do a de­cla­rar a las 9.30 ho­ras en la Au­dien­cia Na­cio­nal co­mo tes­ti­go en el pri­me­ro de los jui­cios por el ca­so Gürtel, que in­ves­ti­ga una pre­sun­ta tra­ma de co­rrup­ción. Es la pri­me­ra vez que un pre­si­den­te del Go­bierno en ejer­ci­cio de­cla­ra an­te un tri­bu­nal. Y, al ha­cer­lo co­mo tes­ti­go, Ra­joy está obligado a com­pa­re­cer sin abo­ga­do, a res­pon­der a to­das las pre­gun­tas y a decir la verdad du­ran­te las dos ho­ras que se pre­vé que du­re el in­te­rro­ga­to­rio. Cons­cien­te de lo de­li­ca­do de su com­pa­re­cen­cia, el lí­der po­pu­lar lle­va días pre­pa­ran­do su de­cla­ra­ción asis­ti­do por un equi­po di­ri­gi­do por el le­tra­do Je­sús San­tos.

No ha­brá gran­des no­ve­da­des

Pese a que los he­chos in­ves­ti­ga­dos en es­te jui­cio se cir­cuns­cri­ben a la ac­ti­vi­dad de la tra­ma co­rrup­ta en el pe­río­do que abar­ca des­de 1999 has­ta el 2005 y a pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos en Ma­drid, Cas­ti­lla y León y An­da­lu­cía, Ra­joy es cons­cien­te de que se­rá pre­gun­ta­do tam­bién por asun­tos muy dis­tin­tos y com­pro­me­ti­dos pa­ra él, co­mo el pre­sun­to co­bro de so­bre­suel­dos o la exis­ten­cia de una ca­ja B en el PP. Aun­que tra­ta­rá de no caer en un re­pe­ti­ti­vo «no me cons­ta» o «no lo recuerdo», en el PP ase­gu­ran que Ra­joy no apor­ta­rá no­ve­dad al­gu­na a lo ya co­no­ci­do y tra­ta­rá de re­ver­tir la si­tua­ción ex­pli­can­do que fue pre­ci­sa­men­te él quien or­de­nó que su par­ti­do de­ja­ra de ha­cer con­tra­tos con las em­pre­sas de Fran­cis­co Co­rrea, ca­be­ci­lla de la tra­ma co­rrup­ta Gürtel, y que en la épo­ca que se in­ves­ti­ga su pa­pel en el par­ti­do era po­lí­ti­co y no te­nía ni nin­gu­na com­pe­ten­cia so­bre las fi­nan­zas.

En el PP es­tán con­ven­ci­dos de que, pese a com­pa­re­cer co­mo tes­ti­go, Ra­joy se­rá aco­sa­do a pre­gun­tas por la acu­sa­ción po­pu­lar. Y de que la ima­gen de un pre­si­den­te tes­ti­fi­can­do en un jui­cio no es al­go pre­ci­sa­men­te po­si­ti­vo. Pe­ro con­fían en la ca­pa­ci­dad del lí­der del PP pa­ra de­fen­der con fir­me­za su ho­nes­ti­dad per­so­nal y el des­co­no­ci­mien­to de cual­quier he­cho ile­gal que pu­die­ra ha­ber­se co­me­ti­do. De que con­si­ga o no am­bos ob­je­ti­vos de­pen­de en bue­na par­te su fu­tu­ro po­lí­ti­co y la es­ta­bi­li­dad de la le­gis­la­tu­ra.

El ob­je­to con­cre­to de su com­pa­re­cen­cia co­mo tes­ti­go es de­ter­mi­nar si co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble del PP co­no­cía o no una do­na­ción de 245.000 eu­ros rea­li­za­da en el año 2003 pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña elec­to­ral del PP en los ayun­ta­mien­tos ma­dri­le­ños de Po­zue­lo y Ma­ja­dahon­da. Co­mo pre­si­den­te del PP, Ra­joy está ci­ta­do a de­cla­rar por el he­cho de que el par­ti­do se sien­ta en el ban­qui­llo co­mo be­ne­fi­cia­rio a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo de esa do­na­ción rea­li­za­da por la tra­ma co­rrup­ta. El lí­der po­pu­lar ale­ga­rá con to­da se­gu­ri­dad des­co­no­cer esa do­na­ción por­que, co­mo es ló­gi­co, no po­día es­tar al tan­to de los gas­tos de cam­pa­ña del par­ti­do en ca­da ayun­ta­mien­to de Es­pa­ña.

El coor­di­na­dor ge­ne­ral del PP, Fer­nan­do Mar­tí­nez Maí­llo, ya ade­lan­tó que Ra­joy echa­rá mano de los es­ta­tu­tos del PP pa­ra de­jar cla­ro que las fi­nan­zas de la for­ma­ción con­cier­nen en ex­clu­si­va al ge­ren­te y al te­so­re­ro. En las mu­ni­ci­pa­les del 2003, que son las que se in­ves­ti­gan en es­te jui­cio, Ra­joy no era el je­fe de cam­pa­ña y tam­po­co era el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP, car­go que ocu­pó des­de sep­tiem­bre del 2003 has­ta oc­tu­bre del 2004, aun­que sí era vi­ce se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Aco­so de la acu­sa­ción po­pu­lar

Pe­ro la acu­sa­ción po­pu­lar, re­pre­sen­ta­da por la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos De­mó­cra­tas de Eu­ro­pa (Ada­de), que es la que ha con­se­gui­do que de­cla­re co­mo tes­ti­go, le for­mu­la­rá otras pre­gun­tas más com­pro­me­ti­das, re­fe­ri­das a su im­pli­ca­ción en el co­bro de so­bre­suel­dos o la exis­ten­cia de una con­ta­bi­li­dad pa­ra­le­la en el PP, co­mo tam­bién lo ha­rán, pre­vi­si­ble­men­te, los re­pre­sen­tan­tes del Par­ti­do So­cia­lis­ta del País Va­len­ciano (PSPV) y el Par­ti­do So­cia­lis­ta de Ma­drid (PSM), per­so­na­dos en la cau­sa. Está por ver si la Fis­ca­lía, que se opu­so a su ci­ta­ción co­mo tes­ti­go, in­te­rro­ga­rá o no al pre­si­den­te del Go­bierno.

Lo ex­cep­cio­nal de que por pri­me­ra vez un pre­si­den­te del Go­bierno en ejer­ci­cio ten­ga que de­cla­rar en un jui­cio se cons­ta­ta en he­chos co­mo el de que Ra­joy no va­ya a es­tar sen­ta­do du­ran­te su in­te­rro­ga­to­rio en el lu­gar en el que lo han he­cho el res­to de los tes­ti­gos y acu­sa­dos, si­tua­do en un ni­vel más bajo que el de los jue­ces y abo­ga­dos, sino en un es­tra­do a la mis­ma al­tu­ra que los ma­gis­tra­dos. Y tam­bién en las gran­des me­di­das de se­gu­ri­dad to­ma­das en las cer­ca­nías de la se­de de la Au­dien­cia Na­cio­nal en la lo­ca­li­dad de San Fer­nan­do de He­na­res (Ma­drid).

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Ra­joy está ci­ta­do a de­cla­rar a las 9.30 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.