El tes­ti­go

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - Tino No­voa

Ra­joy se con­ver­ti­rá hoy en el pri­mer pre­si­den­te del Go­bierno en ejer­ci­cio en com­pa­re­cer an­te un tri­bu­nal. Lo ha­rá co­mo tes­ti­go, con­vie­ne re­cor­dar­lo. No es in­ves­ti­ga­do ni sos­pe­cho­so pe­nal­men­te de na­da. Pe­ro que no pese so­bre él nin­gu­na acu­sa­ción no sig­ni­fi­ca que su pa­so por la Au­dien­cia Na­cio­nal sea po­lí­ti­ca­men­te in­tras­cen­den­te. La ex­cep­cio­na­li­dad de la com­pa­re­cen­cia es un fiel re­fle­jo de su ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia. Ca­si seis años des­pués de su lle­ga­da a la Mon­cloa, la som­bra de la co­rrup­ción si­gue ace­chan­do a Ra­joy, hi­po­te­can­do su pre­si­den­cia y las­tran­do la vi­da po­lí­ti­ca del país, ne­ce­si­ta­do de una re­ge­ne­ra­ción que no lle­ga. Y ver al pre­si­den­te tes­ti­fi­can­do an­te los tri­bu­na­les no ayu­da pre­ci­sa­men­te a pa­sar pá­gi­na. No por­que el ca­so Gürtel le pue­da sal­pi­car pe­nal­men­te, que a es­tas al­tu­ras que­da cla­ro que no, sino por el des­gas­te que pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas su­po­ne el in­ter­mi­na­ble rosario de ca­sos de co­rrup­ción.

En con­di­cio­nes nor­ma­les, ca­bría es­pe­rar que el Go­bierno en­ca­be­za­ra la re­ge­ne­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro en la prác­ti­ca está ocu­rrien­do jus­to lo con­tra­rio. Las cul­pas del pa­sa­do han he­cho del PP el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra una lim­pie­za que Es­pa­ña ne­ce­si­ta co­mo el res­pi­rar. Que la co­rrup­ción fue un tu­mor que se me­tas­ta­ti­zó por to­do el te­ji­do del PP y al­can­zó a no­ta­bles di­ri­gen­tes del par­ti­do es al­go que hoy está fue­ra de to­da du­da. Y que la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal no le al­can­ce a Ra­joy no sig­ni­fi­ca que no la ten­ga po­lí­ti­ca. Por lo que pa­só y por lo que de­be­ría pa­sar aho­ra. Por el car­go que ocu­pa­ba en el PP cuan­do su­ce­die­ron los he­chos que se juz­gan y por sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo en­car­ga­do de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les del par­ti­do, Ra­joy no es un tes­ti­go más, es el tes­ti­go. Y co­mo ac­tual pre­si­den­te del Go­bierno, su tes­ti­mo­nio de­be ser­vir pa­ra arro­jar luz so­bre lo que su­ce­dió, no pa­ra se­guir ta­pán­do­lo. No está en jue­go su fu­tu­ro pe­nal, pe­ro sí su cre­di­bi­li­dad. Y con ello su fu­tu­ro po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.