Las pre­gun­tas que de­be­rá res­pon­der

El cri­te­rio del pre­si­den­te del tri­bu­nal de­ci­di­rá si con­tes­ta o no a cues­tio­nes aje­nas a los he­chos juz­ga­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - GON­ZA­LO BAREÑO

Aun­que no for­man par­te de los he­chos que se juz­gan en es­te pro­ce­so, ni del pe­río­do que se in­ves­ti­ga en es­te ca­so, que so­lo abar­ca el in­ter­va­lo 1999-2005, se da por se­gu­ro que Ma­riano Ra­joy se­rá pre­gun­ta­do so­bre cues­tio­nes an­te­rio­res y pos­te­rio­res a esas fe­chas. So­bre asun­tos re­la­ti­vos a la pre­sun­ta ca­ja B del PP, que es ob­je­to de otro jui­cio pen­dien­te, y so­bre su re­la­ción con Fran­cis­co Co­rrea y Luis Bár­ce­nas. De­pen­de­rá del cri­te­rio del pre­si­den­te del tri­bu­nal, Án­gel Hur­ta­do, el que Ra­joy ten­ga que res­pon­der o no a esas cues­tio­nes, aun­que los pre­ce­den­tes con otros tes­ti­gos en es­te jui­cio in­di­can que sí per­mi­ti­rá ese ti­po de pre­gun­tas.

¿Co­no­ció Ma­riano Ra­joy la ca­ja B del PP?

El lí­der del PP ten­drá que acla­rar si co­no­cía la exis­ten­cia de una con­ta­bi­li­dad pa­ra­le­la en el par­ti­do que se nu­tría con fon­dos pro­ce­den­tes de do­na­cio­nes pri­va­das, y con la que pre­sun­ta­men­te se pa­ga­ron so­bre­suel­dos y tam­bién las obras de la se­de na­cio­nal del PP en Ma­drid. Nin­gún otro car­go po­pu­lar ha re­co­no­ci­do has­ta aho­ra co­no­cer la exis­ten­cia de esa su­pues­ta ca­ja B ma­nus­cri­ta por el ex­ge­ren­te y lue­go ex­te­so­re­ro del PP Luis Bár­ce­nas.

¿Por qué no de­nun­ció a Co­rrea tras or­de­nar al PP na­cio­nal que de­ja­ra de con­tra­tar con él?

Se da por he­cho que Ma­riano Ra­joy pre­su­mi­rá en su de­cla­ra­ción de que fue él quien or­de­nó en el 2004, na­da más lle­gar a la pre­si­den­cia del par­ti­do, que el PP na­cio­nal no con­tra­ta­ra más even­tos con Co­rrea, da­do que Ál­va­ro La­puer­ta le co­men­tó que el ce­re­bro de la Gürtel in­vo­ca­ba a la di­rec­ción de Gé­no­va pa­ra exi­gir con­tra­tos a al­cal­des ma­dri­le­ños del PP. Las pre­gun­tas cla­ves en es­te as­pec­to con­cre­to se­rán por qué no de­nun­ció esos he­chos an­te la Fis­ca­lía y por qué per­mi­tió que Fran­cis­co Co­rrea si­guie­ra tra­ba­jan­do pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les del PP co­mo Ma­drid o co­mo la Co­mu­ni­dad Valenciana, en don­de lo hi­zo bajo la mar­ca Oran­ge Mar­ket, que or­ga­ni­zó una par­te del con­gre­so na­cio­nal del par­ti­do en Va­len­cia en el 2008 pese a que teó­ri­ca­men­te no po­día tra­ba­jar pa­ra el PP na­cio­nal.

¿Fue in­for­ma­do por La­puer­ta del pe­lo­ta­zo en Ar­gan­da y Ma­ja­dahon­da?

Ra­joy se­rá pre­gun­ta­do sin du­da por la fa­mo­sa reunión en la que, en su pre­sen­cia y en la de Es­pe­ran­za Agui­rre, el ex­te­so­re­ro Ál­va­ro La­puer­ta in­for­mó de que los al­cal­des del PP en Ma­ja­dahon­da y Ar­gan­da del Rey pre­pa­ra­ban un pe­lo­ta­zo ur­ba­nís­ti­co con Co­rrea me­dian­te con­cur­sos ama­ña­dos. El lí­der del PP ten­drá que acla­rar si es­cu­chó esa acu­sa­ción, tal y co­mo afir­ma la pro­pia Es­pe­ran­za Agui­rre, y ex­pli­car por qué no de­nun­ció esa tra­ma, que lle­gó a dar el pe­lo­ta­zo en Ar­gan­da por 25 mi­llo­nes de eu­ros.

¿Co­bró so­bre­suel­dos en di­ne­ro ne­gro?

En los pa­pe­les de Bár­ce­nas, es­cri­tos a mano por el ex­te­so­re­ro del PP y que re­fle­jan su­pues­ta­men­te la con­ta­bi­li­dad pa­ra­le­la del par­ti­do, Ra­joy apa­re­ce ci­ta­do en 35 oca­sio­nes co­mo re­cep­tor de so­bre­suel­dos en me­tá­li­co con car­go a esa ca­ja B. El pre­si­den­te del Go­bierno de­be­rá con­fir­mar o des­men­tir si co­bró has­ta 163.500 eu­ros por ese mé­to­do en­tre los años 1997 y 2008. Y tam­bién de­be­rá acla­rar si, co­mo de­cla­ró Luis Bár­ce­nas, re­ci­bió en el 2008 un to­tal de 45.000 eu­ros del ex­te­so­re­ro en bi­lle­tes de 500 pro­ce­den­tes de la ca­ja B. Ra­joy ya ase­gu­ró en su día que «nun­ca» ha­bía re­ci­bi­do di­ne­ro ne­gro.

¿Tra­ba­jó con Co­rrea en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de Az­nar que di­ri­gió?

Ma­riano Ra­joy fue el je­fe de cam­pa­ña de Jo­sé Ma­ría Az­nar en las elec­cio­nes de 1993, 1996 y 2000. Al me­nos en es­tos úl­ti­mos co­mi­cios el PP tra­ba­jó con Gürtel. Las acu­sa­cio­nes pre­gun­ta­rán a Ra­joy qué re­la­ción tu­vo con Co­rrea du­ran­te esas elec­cio­nes, dan­do por he­cho que sien­do el je­fe de cam­pa­ña tu­vo que co­no­cer­lo y tra­tar con él. El ca­be­ci­lla de Gürtel de­cla­ró que en esa épo­ca dis­po­nía has­ta de una tar­je­ta es­pe­cial pa­ra ac­ce­der di­rec­ta­men­te al apar­ca­mien­to de la se­de de Gé­no­va sin pa­sar por la puer­ta prin­ci­pal.

¿Por qué en­vió un SMS a Bár­ce­nas pi­dién­do­le que fue­ra «fuer­te»?

Ra­joy se­rá pre­gun­ta­do tam­bién por los men­sa­jes SMS que se cru­zó con Luis Bár­ce­nas en el 2012, cuan­do ya era pre­si­den­te del Go­bierno y ya era pú­bli­co que el ex­te­so­re­ro te­nía una cuen­ta mi­llo­na­ria en Sui­za. En es­pe­cial, por dos men­sa­jes. Uno que de­cía: «Luis, lo en­tien­do, sé fuer­te. Ma­ña­na te lla­ma­ré», y otro en el que se leía: «Luis, na­da es fá­cil, pe­ro ha­ce­mos lo que po­de­mos». ¿Por qué de­bía ser fuer­te Bár­ce­nas? ¿Qué es lo que ha­cía el PP pa­ra ayu­dar­le?

Esas se­rán las pre­gun­tas que le for­mu­la­rán al lí­der po­pu­lar, que de­be­rá acla­rar tam­bién por qué Bár­ce­nas si­guió co­bran­do un ele­va­do suel­do del PP cuan­do ya es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.