Pre­sen­cia po­li­cial im­po­nen­te que ga­ran­ti­zó la «nor­ma­li­dad», y co­las en la ca­te­dral

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

La se­gu­ri­dad ya es una in­vi­ta­da más en San­tia­go en la fes­ti­vi­dad del Día de Ga­li­cia. La De­le­ga­ción del Go­bierno sos­tu­vo días atrás que el des­plie­gue de agen­tes uni­for­ma­dos o de pai­sano fue si­mi­lar al del año pa­sa­do, y sin em­bar­go la percepción de pre­sen­cia po­li­cial fue im­po­nen­te des­de la tar­de del 24 has­ta bien avan­za­da la jor­na­da de ayer. El de­le­ga­do, San­tia­go Villanueva, des­ta­có la «nor­ma­li­dad to­tal» en el dis­po­si­ti­vo, aun­que esa apa­ren­te tran­qui­li­dad ha­ya su­pues­to que los ve­ci­nos y los tu­ris­tas se ha­yan acos­tum­bra­do es­tos días al so­ni­do del he­li­cóp­te­ro po­li­cial so­bre­vo­lan­do Com­pos­te­la o a que to­do el cas­co his­tó­ri­co, y es­pe­cial­men­te la ca­te­dral, es­tu­vie­se to­ma­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad y sus vehícu­los es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­dos du­ran­te la lla­ma­da fa­se crí­ti­ca, que in­cluía la no­che de los fue­gos y las ce­le­bra­cio­nes po­lí­ti­cas. Hu­bo con­tro­les de vehícu­los en los ac­ce­sos de la ciu­dad —en ni­vel 4 de aler­ta te­rro­ris­ta des­de prin­ci­pios de ju­lio— y es­tu­vie­ron pre­sen­tes me­dios ca­ni­nos y ar­ti­fi­cie­ros, que no tu­vie­ron que in­ter­ve­nir.

Con­trol de bol­sos y ca­mio­nes

Tam­po­co hu­bo ma­yo­res pro­ble­mas pa­ra con­tro­lar que los ca­mio­nes no ac­ce­die­sen a la ciu­dad has­ta la me­dia­no­che de ayer, y sí al­gu­nas co­las pa­ra re­vi­sar cual­quier bol­so o mo­chi­la de pe­que­ño ta­ma­ño, por­que los gran­des es­ta­ban di­rec­ta­men­te prohi­bi­dos. Es­tos fil­tros, que fun­cio­na­ron con cier­ta flui­dez en las aglo­me­ra­cio­nes y los con­cier­tos pre­vis­tos, pro­vo­ca­ron du­ran­te el día ver­da­de­ros atas­cos hu­ma­nos pa­ra ac­ce­der a la ca­te­dral, en la que hu­bo res­tric­cio­nes de pa­so du­ran­te el ac­to de la ofren­da, que de­jó in­ha­bi­li­ta­do un es­pa­cio em­ble­má­ti­co pa­ra los pe­re­gri­nos co­mo es el Obra­doi­ro.

La De­le­ga­ción del Go­bierno des­ta­có los ca­na­les de coor­di­na­ción y co­mu­ni­ca­ción en­tre los di­fe­ren­tes agen­tes de se­gu­ri­dad de to­dos los cuer­pos im­pli­ca­dos, en­tre los que es­ta­ban la Guar­dia Ci­vil, la Po­li­cía Lo­cal de San­tia­go, Pro­tec­ción Ci­vil, la uni­dad de po­li­cía ads­cri­ta a la Xun­ta de Ga­li­cia, bom­be­ros y guar­dias de se­gu­ri­dad de em­pre­sas pri­va­das, que se hi­cie­ron car­go de con­tro­lar las en­tra­das al tem­plo y a los con­cier­tos.

Lo im­por­tan­te, di­jo Villanueva, es que du­ran­te el dis­po­si­ti­vo no hu­bo que re­se­ñar «nin­gún in­ci­den­te», sal­vo el ca­so de vio­len­cia con­tra una mu­jer que se pro­du­jo en la tar­de del 24 jun­to a la Ala­me­da y que no está re­la­cio­na­do con la fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.